El último Día de la Tierra se vivió distinto a todos los demás, mientras se celebraba el 50 aniversario de esta conmemoración en 2020, la humanidad vio su vida habitual transformarse en algo totalmente diferente a lo conocido, como consecuencia de la urgencia de salubridad más importante en los últimos 100 años que nos ha traído importantes lecciones. La vida habitual sufrió un giro de 180 grados desde entonces y a lo largo de este año, el planeta nos ha dejado valiosas lecciones sobre el entendimiento del medio ambiente.  

datos asombrosos planeta tierra

Pero en un escenario de caos para la humanidad, la naturaleza pudo respirar y propició los mejores escenarios para comprender su importancia. La lucha contra el cambio climático sigue en pie, pero hoy más que nunca nuestro planeta nos ha dejado valiosas lecciones desde que celebramos el último Día Internacional de la Tierra.

Lecciones para reflexionar sobre el Día de la Tierra

Podemos reducir la contaminación acústica

Con el cese de actividades humanas, con ello también se vieron reducidos los niveles de contaminación acústica tanto en el plano terrestre como en el marítimo. Hecho que ayudó a darle momentos de silencio a la naturaleza y sus especies, que requieren del silencio para poder comunicarse entre sí y mantener el equilibrio de los ecosistemas.

dia internacional de la tierra

La contaminación auditiva está afectando seriamente a los océanos y la vida marina. El ser humano bombea ruido a cada instante en el océano, que viaja a distancias enormes por las propiedades de propagación del sonido del agua. Ruidos de barcos de pesca, transporte, dispositivos de sonar, perforaciones petroleras, construcción, elementos de disuasión acústicos, minería en los fondos marinos y la cereza del pastel, pruebas militares y la guerra.

También en Ecoosfera: Contaminación auditiva, la latente amenaza a la vida en los océanos

Las investigaciones al respecto bien saben que “existe una clara evidencia de que el ruido compromete la capacidad auditiva e induce cambios fisiológicos y de comportamiento en los animales marinos”.

Pero como por arte de magia, de un día a otro el silencio reinó en los océanos a causa del parón de actividades antropogénicas. Los estudiosos ya se encuentran investigando los impactos positivos que dejó lo que denominan el “año del océano tranquilo”.

barcos generando contaminación auditiva en océanos

No protegemos lo suficiente al océano

La pérdida de biodiversidad está en estado crítico, las cifras son alarmantes en todo sentido. Pero apuntan a que no estamos protegiendo suficientemente a nuestros océanos, tan sólo el 6% de ellos se encuentran protegidos bajo leyes.

Un informe publicado en la revista Nature, encontró que el número de tiburones y rayas del océano decrece a velocidades alarmantes. Las cifras indican que los ejemplares se han desplomado en más del 70% en el mismo periodo de tiempo. Además, el Fondo Mundial para la Naturaleza, también informó que un tercio de todos los peces de agua dulce están en peligro de extinción. Por si esto fuera poco, durante 2020 se declararon extintas diversas especies marinas como el pez mano liso. Cetáceos, tortugas, peces y un sinfín de animales marinos están sufriendo las consecuencias del cambio climático y la explotación negligente de recursos marítimos.

ballena-jorobada-bebes-mar-oceano

Tierra ecológicamente intacta casi inexistente

Cifras anteriores a 2020 mostraban que el porcentaje de superficie terrestre ecológicamente intacta ascendía entre el 20% y el 40%. Sin embargo, una nueva investigación redujo la cifra dramáticamente hasta quedar sólo 3% de tierra intacta y ecológicamente funcional. La drástica diferencia radica en que esta última investigación tomó en cuenta los hábitats naturales violentados por la caza furtiva y la pérdida de biodiversidad a manos del hombre y sus actividades.

Comunidades indígenas: los más conscientes

Como extensión del estudio anterior, los autores recalcan que resulta preocupante que de todas las áreas de investigación que se tomaron en cuenta para determinar la cifra de superficie intacta, únicamente el 11% pertenecen a áreas protegidas.

Aunado a esto y para remata el hecho de que no existen esfuerzos gubernamentales suficientes para proteger las áreas silvestres, la mayoría de las áreas intactas están bajo el cuidado de comunidades indígenas. Desde Siberia hasta el Amazonas, ellos son los que más esfuerzos invierten por mantener los ecosistemas sanos y por desarrollar comunidades sustentables en armonía con la Madre Tierra.

comunidades indígenas reforestan Andes
ECOAN

Los incendios forestales se tornan en escenarios apocalípticos

Si hubo un hecho que marcara el 2020 aparte de la pandemia, esos fueron los incendios forestales. Tan sólo en la Amazonia brasileña, los datos muestran que los incendios en este periodo, superan en un 45% el promedio de los últimos diez años debido a la deforestación ilegal. En Bolivia hubo un incremento del 35% en los focos de incendios.

Pero como si de un escenario apocalíptico se tratara, en septiembre pasado, los cielos de San Francisco se tornaron rojos. Los fuertes vientos arrastraron el humo de los incendios forestales de California hacia la atmósfera de la ciudad. Lo impactante de esto no es el fenómeno en sí mismo, sino el trasfondo detrás; nos acercamos a una catástrofe climática provocada por la humanidad si no invertimos los esfuerzos correctos para detenerla. 

incendios-forestales-crisis-climatica-estados-unidos
Ray Chavez

Sigue leyendo: Lecciones de Björk para entender que la naturaleza somos también nosotros