Queremos celebrar la vida, incluso cuando atravesamos por momentos difíciles. Mostrarte lo maravilloso que es el mundo, aun cuando ha habido grandes cambios. Acompañarte en esta celebración del Día de la Tierra, un evento que nos inunda de energía y mucha acción.

 

¿Qué es el Día de la Tierra?

Desde 1970, cada 22 de abril millones de personas se reúnen para reflexionar sobre los riesgos que enfrenta el planeta. A lo largo del tiempo, el Día de la Tierra ha evolucionado para adaptarse a los retos de cada año, y este 2020 no es la excepción.

La evolución del Día de la Tierra ha sido paulatina, pues este gran globo azul no es el mismo que hace 50 años y, por lo tanto, cada día surgen nuevos retos que afrontar. Los problemas ambientales de hoy van más allá de la contaminación del aire, los océanos plastificados y las especies en peligro de extinción.

dia-de-la-tierra-2020-abril-medio-ambiente

El impacto de las actividades humanas en el medioambiente ha crecido hasta convertirse en una lista interminable y hasta cierto punto difícil de explicar, y aún más compleja para aquellos que no han aceptado que vivimos en un planeta que requiere de un equilibrio casi perfecto para mantenernos con vida.

 

Los riesgos actuales 

El ser humano moderno ha priorizado dos aspectos en relación con el desarrollo de su vida en el planeta: la economía y la política. El sistema capitalista que prevalece en las sociedades modernas cada día pone en riesgo el equilibrio del lugar en el que habitamos, incluso a costa de nuestras vidas.

Los riesgos de hoy han pasado del aire contaminado a océanos abarrotados de plásticos y basura; de animales en peligro de extinción al tráfico de especies exóticas para su consumo; de la tala de árboles a una explotación masiva de los suelos desérticos, forestales, montañosos y oceánicos.

Hemos rebasado la línea como especie: dejamos de habitar el planeta y pasamos a consumir sus recursos de manera excesiva. Tomamos todo a nuestro paso, sin pensar en que hay consecuencias por ese comportamiento.

En cierta medida el cambio está en uno mismo, y todavía hace algunos años el equilibrio del planeta podía resolverse con algunos cambios en nuestra rutina. Sin embargo, en pleno siglo XXI las cosas son distintas y no basta con un cambio personal, urge empujar un cambio sistémico.

De acuerdo con Ninel Escobar Montecinos, experta en cambio climático y representante del Fondo Mundial para la Naturaleza, los ciudadanos debemos exigir que el cambio sistémico suceda y esto implica que en los países democráticos se vote por políticos que tengan una agenda ambiental y esta sea una de sus prioridades.

Por ejemplo, México atraviesa uno de los cambios más significativos en materia de energías. El actual gobierno se inclina riesgosamente hacia la explotación de combustibles fósiles y minerales que, debido a su proceso de extracción, tienen un grave impacto en el medioambiente y la vida de muchas personas.

Lo único que provocan estas acciones es aumentar la huella ecológica del ser humano en la Tierra, lo cual quiere decir que al planeta cada vez le cuesta más sostener la vida. Con esto nos referimos a que conforme pasa el tiempo se se vuelve más complicado alimentar a las personas, suministrar el agua, llenar el tanque de gasolina o que tengan acceso a energía eléctrica.

 

Se nos olvida que nuestras decisiones afectan directamente la vida de otros seres vivos, no solamente de los seres humanos.

 

¿Qué nos propone el Día de la Tierra?

Sabemos que nos puede tomar tiempo entender los efectos que estamos teniendo en el planeta, pero la realidad es que no nos queda mucho tiempo. Si no le exigimos un cambio a aquellas personas que lideran las sociedades de hoy, continuaremos atravesando tiempos difíciles. 

Por esta razón, el Día de la Tierra propone una exigencia mundial virtual: reunirnos para escuchar a los expertos, informarnos, medir los riesgos que enfrentamos y poner en práctica soluciones que detengan el avance de la emergencia climática.

El aislamiento por la pandemia del nuevo coronavirus demuestra que con un cambio en las actividades humanas el planeta se regenera. Para que esto continúe, necesitamos ayudarle un poco.

Puedes unirte a la transmisión del Día de la Tierra en su sitio oficial y estar atento a las transmisiones en vivo, registrar un evento a favor de la lucha por un cambio sistémico, tomar acción o difundir el mensaje. En este momento, tu participación es fundamental para hacer un cambio.

No importa el país, la edad o el idioma; lo verdaderamente importante es saber que el lugar en el que vivimos está en riesgo y si tú tomas acción, nosotros haremos el cambio contigo.

 

Sigue leyendo: El último hombre en la Tierra nos muestra lo absurdos que somos ante la crisis climática