PUBLICIDAD

DESTACADOS

Pulpo que se refugiaba en un vaso de plástico cambió de casa con ayuda de los buzos

Los pulpos son criaturas marinas muy bien conocidas por su gran inteligencia. Pese a que anteriormente no se les prestó gran atención por tratarse de seres invertebrados, hoy en día sabemos que de hecho, son una de las criaturas más inteligentes. Especialmente la especie pulpo de coco se caracterizan por llevar sus capacidades cognitivas hasta el límite. Estos cefalópodos navegan curiosamente por las profundidades marinas transportando todo tipo de objetos que usan como hogar. Lamentablemente la basura generada por el hombre termina por ingresar a los mares donde representa un peligro para el ecosistema. El claro ejemplo de esto es la historia de un pequeño pulpo de coco que adoptó un vaso de plástico como hogar. Pero en el camino encontró a un buzo que se percató de la situación y le ofreció hogares hasta que finalmente eligió uno.

[caption id="attachment_115550" align="aligncenter" width="1024"]

Sam Sloss[/caption]

Pall Sigurdsson es un buzo que se encarga de esparcir la consciencia sobre el cuidado del ecosistema marino. Con su traje de neopreno y su equipo de buceo, realiza inmersiones constantemente para captar las escenas más impresionantes bajo el agua. En una de sus tantas aventuras mientras buceaba en los mares de Indonesia, se encontró con una situación insólita que quedó grabada en video. Un pequeño pulpo de coco se protegía bajo su hogar, como lo hace su especie normalmente, salvo porque su concha era un vaso de plástico desechable.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ofrecieron múltiples hogares al pequeño pulpo

Cuando Sigurdsson se percató del infortunio del cefalópodo se convenció de que su responsabilidad para con la naturaleza era intentar remediar la situación. Así que él y su equipo gastaron la mayor parte de su oxígeno siguiendo al pequeño pulpo para ponerlo a salvo. Le arrojaron todo tipo de conchas naturales con la esperanza de que eligiera alguna de ellas y abandonara su vaso de plástico.

[caption id="attachment_115549" align="aligncenter" width="1024"]

Pall Sigurdsson[/caption]

Los pulpos cocoteros son bien conocidos por ser exigentes en la elección de sus conchas protectoras. No cualquier objeto marino puede ser el elegido para salvarles la vida de posibles depredadores. Así que por más esfuerzos que hicieron, el pulpo se rehusaba a abandonar el vaso de plástico. Pero el equipo sabía que era vital lograr que cambiara de parecer, pues si una anguila veía la oportunidad, seguramente se tragaría al pulpo con todo y recipiente plástico. El infortunio entonces también tocaría a la puerta de la anguila que terminaría por morir al introducir plástico en su cuerpo. Y quizá la situación no acabaría ahí, pues el vaso podría terminar en el estómago de otro depredador más grande.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Por esta razón, pasaron horas hasta que finalmente el pequeño pulpo de coco decidió mudarse hacia un hogar natural que le diera la protección adecuada. El video muestra los esfuerzos de Sigurdson y su equipo para salvarle la vida a al pulpo de coco que al final, cobró confianza para adoptar una concha marina. 

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=DTJbdy097m0[/embed]

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD