PUBLICIDAD

DESTACADOS

Por qué amamos los rituales y tradiciones navideñas (según la ciencia)

Las tradiciones navideñas inundan anualmente los hogares alrededor del mundo y aunque cada uno celebra las fiestas de fin de año a su manera, el júbilo es la constante. Reunirse alrededor de la mesa para compartir un platillo delicioso de comida con aquellos a quienes más se ama, transforma la cotidianidad en una experiencia que marca la memoria. Inexplicablemente se vuelven parte de las fechas más esperadas y más gustadas por algunos. Pero, ¿qué vuelve tan especial a estas tradiciones? La ciencia explica por qué amamos los rituales y tradiciones navideñas.

Los rituales navideños están llenos de estímulos sensoriales, desde el titilar de las luces que adornan el árbol, hasta las pequeñas campanadas que se escucha en la música de temporada. Y es que uno puede casi apreciar los tintineos cuando se observa una imagen navideña. Es decir que es un combo de sensaciones que se asocian en nuestra memoria, que de inmediato identifica que no se trata de una ocasión común. Tales sensaciones visuales y auditivas nos permiten anclar esta fecha con un evento que vale la pena mantener fijo en la memoria.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Y aunque el anclaje sensorial es parte de por qué amamos las tradiciones de fin de año, no lo es todo. Hay muchas razones más por las que las fiestas de esta temporada se han vuelto parte importante en la vida de las personas. Desde varios enfoques científicos aquí hay algunos porqués detrás del júbilo de estas fechas.

La tradición amortigua la ansiedad

La incertidumbre puede resultar en una vida llena de ansiedad, el desconocimiento de qué nos depara el futuro es uno de los mayores detonadores del estrés. No obstante, podemos evadir tal irresolución con los rituales que con el tiempo se convierten en tradición. El hecho de esperar una fecha en donde sabemos exactamente qué hacer y cómo desenvolvernos, la vuelve especial pues se convierte en una secuencia predefinida con acciones simbólicas ocultas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Cada persona dota de significado a los rituales, sería imposible pensar que las tradiciones significan lo mismo para todos. No obstante, es justamente este simbolismo que se convierte en predecible lo que ayuda a amortiguar la ansiedad. Los estudios de la psicología del comportamiento, sugieren que las acciones estructuradas y repetitivas que carecen de un propósito definido, es decir, sólo por ‘gusto’, logran bajar la ansiedad al convertirse en predecibles, aunque emocionantes porque no son obligatorias.

Desde luego que tales acciones pueden desenvolverse en cualquier fecha del año y es por ello que los cumpleaños y celebraciones familiares son tan apreciadas por la conducta humana. Aunque las tradiciones navideñas elevan la emoción por los estímulos sensoriales ya mencionados.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Compartir es la clave

Además de las acciones repetitivas que se realizan por mero placer, la acción de compartir también genera sensaciones positivas hacia las tradiciones navideñas. Durante esta época del año es común intercambiar regalos y aunque desde la perspectiva moderna podría parecer un mero comportamiento mercantil, en realidad hay toda una historia detrás.

Los estudios antropológicos han notado que en muchas de las sociedades del mundo, la entrega de regalos ritualizada es crucial para reforzar los vínculos sociales. No se trata de obtener un producto cuyo valor monetario es la clave de la alegría, sino de compartir. El hecho de intercambiar regalos reafirma la reciprocidad entre individuos y la alegría detrás de esta tradición, proviene del hecho de saberse importante para otros. Acción que funciona de manera bilateral y no únicamente hacia una dirección, por esta razón nos emociona intercambiar regalos en estas fechas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En pocas palabras, la emoción de todo lo vivido durante los rituales y festividades, genera recuerdos sensoriales y emocionales que nos provocan el impulso de recrearlos de nuevo. En ese sentido, cuando se acercan las fechas especiales, la emoción comienza a surgir de nuevo y se convierte en un ciclo al que llamamos tradición.

Referencias:
Wood, A. Don’t stop believing: Rituals improve performance by decreasing anxiety. Organizational Behavior and Human Decision Processes. DOI.
Mauss, M. Christmas Gifts and Kin Networks. American Sociological Review. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD