PUBLICIDAD

DESTACADOS

Los nenúfares amazónicos, los sublimes gigantes vegetales

Las plantas llevan largos años habitando nuestro planeta, seres completamente antiguos que encontraron la forma de complejizar sus estructuras. Con distintas formas y apariencias, las plantas han evolucionado sabiamente para lograr sobrevivir incluso en los ambientes más hostiles. Las hojas de los nenúfares del Amazonas, son el claro ejemplo de ello, con su imponente tamaño nos cuentan una historia antigua. 

Los nenúfares han llamado la atención de los biólogos desde que las sociedades modernas los descubrieron a principios del siglo XIX. Desde entonces se les ha estudiado arduamente para intentar comprender por qué tienen tan semejante tamaño y forma tan peculiar que a muchos ha despertado la fantasía de sentarse en ellos para flotar en el agua. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Investigadores del Jardín Botánico de la Universidad de Oxford descubrieron cualidades sorprendentes en las hojas de esta especie tras analizarlas con detenimiento. Sorprendentemente descubrieron que en estas bellas y enormes plantas, existen pistas que aportan conocimiento al campo de la ingeniería para futuros desarrollos tecnológicos. El estudio publicado en Science Advances revela un complejo sistema tanto en el interior como en la superficie de las hojas de nenúfares, mismo que les permite ser resilientes ante todo tipo de amenazas.

Los secretos de las hojas gigantes de nenúfares 

El rasgo más impactante de estos seres vivos, sin duda alguna es su gran tamaño. Los nenúfares son las estructuras vivas más grandes de la naturaleza que además, no paran de agrandarse. Cada una de las hojas pueden crecer hasta 40 centímetros por día hasta alcanzar tres metros de diámetro. Aunque no se aprecia a simple vista, debajo de ellas se esconde un complejo sistema vascular que les permite mantenerse a flote mientras continúan creciendo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los nenúfares han desarrollado formas tan complejas por varios propósitos. El doctor Chris Thorogood, director del Jardín Botánico de la Universidad de Oxford y principal autor el estudio, especificó que la fuerza y forma de esta planta le permite captar más luz debido a su enorme superficie. Es por eso que pueden continuar su crecimiento y aprovechar este recurso de mejor manera. 

A través de un análisis matemático de la forma de estos gigantes acuáticos, los especialistas hallaron que esta especie tiene una gran rigidez debido a su materia vegetal. Gracias a la presencia de fibras y venas entrelazadas,  los nenúfares tienen una resistencia excepcional que les permite soportar incluso el peso de un niño pequeño.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Su sistema interno permite que las hojas gigantes se puedan extender rápidamente ocupando una mayor superficie en el agua. Al estar junto a otras hojas similares, bloquean el paso de la luz para las plantas que están debajo de ellas. De este modo, alcanzan un tamaño diez veces más grande que otras especies de plantas acuáticas, mientras que su gran superficie nunca deja de mantenerse a flote. 

Una estructura sorprendente 

Otros detalles que se encontraron en el estudio muestran su capacidad para defenderse de amenazas externas. El borde de cada una de las hojas es resistente pero flexible, lo que hace que toleren daños en el caso de que aves o insectos de gran tamaño se posen sobre ella. También cuenta con pequeños orificios que captan el agua de lluvia y posteriormente la expulsan al exterior como un mecanismo ante fuertes tormentas

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Vista por debajo, cada una de las hojas tiene pequeñas púas para evitar que otras plantas puedan moverlas fuera del agua y que evitan que los peces las mordisqueen en busca de alimento. Finalmente, las plantas están bien adaptadas para soportar y superar los desafíos de su hábitat. Los seres humanos todavía tienen mucho que aprender de las estos complejos seres vivos. 

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD