Cómo alimentar nuestra creatividad todo el tiempo: Patti Smith y David Lynch te explican

Cómo alimentar nuestra creatividad todo el tiempo: Patti Smith y David Lynch te explican

En una conversación sin pretensiones, la madre del punk y el cineasta más impredecible de todos los tiempos nos regalan algunas hints para estimular la creatividad.

Cuando dos grandes espíritus se reflejan uno en el otro, cada uno brilla más que por separado. Es lo que le pasó a la estruendosa Patti Smith y el ecléctico David Lynch, quienes compartieron un diálogo como parte de los nuevos segmentos de la BBC titulados Newsnight Encounters.

Gracias a su breve interacción es posible ver nuevas cosas que permanecían ocultas o pasaban de largo sobre estas legendarias figuras, representantes de la música y del cine, respectivamente. Por ejemplo: ¿de dónde provienen sus ideas artísticas, que tanto han impactado al mundo del arte?

Como dice en la charla, a Patti Smith la inspiración para una canción le vino de una aparición fantasmática: la del encanecido guitarrista Jerry García. Al parecer, el espectro quería desvanecer todos los complejos que Smith cargaba respecto a su edad, pues la artista estaba pasando por una especie de crisis. De paso, García le regaló una canción (que, por cierto, es genial) que terminó titulándose “Grateful”, precisamente a modo de agradecimiento al fantasma del guitarrista.

¿Y Blue Velvet, la épica película de Lynch? ¿De dónde surgió la inspiración para algo así?

Smith, sin rodeos, le pregunta a Lynch:

Todos tenemos esta habilidad chamánica [haciendo referencia a su experiencia fantasmática]. Algunos hacen más uso de ella. ¿Has tenido esta experiencia?

Y Lynch responde:

Supongo que en frases. Es cómo si en el otro cuarto hubiera un rompecabezas, y todas las piezas estuvieran juntas. Pero a mi cuarto me voy llevando pequeñas piezas una por una. La primera pieza que me llevo es un fragmento de todo el rompecabezas, pero me enamoro de este fragmento […] Lo guardo, lo escribo, y yo digo que tener ese fragmento es como un imán que atrae a los otros, cada vez más rápido.

Además, Lynch fue obviamente inspirado por la canción “Blue Velvet” de Bobby Vinton, de la cual, con los años, comenzó a “surgir” algo al escucharla (pues al principio no le gustaba). Lo que se originó a partir de la canción eran las imágenes de “labios rojos en la noche, en un carro, y jardines verdes bien cuidados” .

Luego le vino a Lynch la inolvidable imagen del oído entre el césped (una de las primeras escenas de Blue Velvet). Y bueno: el cine no volvió a ser el mismo.

Entre estos fantasmas y rompecabezas podemos hallar lo que hace geniales a estos artistas. Parece que la inspiración es algo que encontramos al tener una intuición permanentemente abierta a cualquier cosa que se presente.

Para Patti Smith y David Lynch, la creación que surge de esta inspiración no tiene hoja de ruta; es un proceso que sólo puede atenerse al azar. Sin embargo, ello también implica “reconectarse con el mundo y el arte”, como dice Smith, y “hacer lo mejor que puedas”, como señala Lynch.

Una lección que nos sirve para saber que la creatividad es sobre todo paciencia, simpleza y ganas de compartir algo con el mundo.

[related]
Total
0
Share