Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

DESTACADOS

Una gentil amistad creció entre un bebé chimpancé y un pequeño gorila

Por: Ecoo sfera12 de febrero de 2022

A menudo tendemos a mirar la vida de forma sesgada y a dicotomizar donde quiera que miremos. Blanco con blanco y negro con negro, es el orden lógico que hemos aprendido. Sin embargo, la naturaleza está compuesta de una hermosa diversidad de tonalidades y es el encuentro ante la diferencia lo que le da alegría a la vida. De vez en vez surge una historia para hacernos comprender que la verdadera riqueza yace en la Otredad. Michael Poliza tuvo la suerte de observar en su forma más genuina una amistad que floreció a partir de la diferencia, un bebé chimpancé y un pequeño gorila que desbordan cariño el uno por el otro.

Durante su visita a un orfanato de gorilas, las narrativas emotivas llegaron hasta él. Primates rescatados que han quedado huérfanos por diversas causas viven en Evaro Gorilla, un refugio africano en Gabón. El lugar está repleto de historias que tocan directo al corazón, pero hubo una que cautivó tanto al fotógrafo que no dudo en plasmarla en imágenes. Su intención era mostrarle al mundo lo que sucede cuando aceptas lo diferente y le extiendes la mano para abrazarlo en equidad.

[caption id="attachment_115321" align="aligncenter" width="1024"]

Michael Poliza

[/caption]

Es bien sabido que los gorilas y los chimpancés no se llevan bien en la naturaleza. Por el contrario, son aguerridos contrincantes que defienden sus territorios pues de ello depende su supervivencia. Desde que son unas crías, aprenden estos comportamientos y lo repiten para mantener el equilibrio. Pero cuando por alguna razón el contexto natural desaparece, estas barreras se derriban.

A la llegada al orfanato, Poliza notó que un bebé gorila y un pequeño chimpancé no mostraban comportamientos hostiles entre sí. Por el contrario, se abrazaban cariñosamente y compartían todo, incluso la comida. Pronto comprendió que una amistad y un extraordinario vínculo surgió sin importar lo diferentes que eran.

[caption id="attachment_115324" align="aligncenter" width="1024"]

Michael Poliza[/caption]

Más tarde se dio cuenta de que probablemente al no estar cerca de sus madres, los primates no aprendieron el comportamiento hostil que los caracteriza y por esta razón pudieron estrechar una relación amistosa. Se vincularon en equidad, cada uno desde su especie y sus diferencias que se convirtieron en su mayor fortaleza.

Reaprender la empatía sin prejuicios

Las imágenes hablan por sí solas, es imposible no admirar la extraordinaria cercanía entre el pequeño chimpancé y el bebé gorila. Entre abrazos, juegos y miradas, se muestra la gentileza entre ambos. Y no, no es parte de la imaginación humana, los animales también son capaces de sentir la calidez del cariño y el dolor emocional.

[caption id="attachment_115320" align="aligncenter" width="1024"]

Michael Poliza

[/caption]

En medio de esta historia, Poliza extendió su reflexión hasta la situación de la humanidad. “El mundo no se ha convertido necesariamente en un lugar mejor y más pacífico en los últimos 10 años”, reflexiona el fotógrafo. “Pero ver esto demuestra que gran parte de nuestros problemas se basan en un comportamiento entrenado. La comunicación es clave. Por eso viajar es tan importante, nos da la oportunidad de conocer gente de otras culturas, entornos y orígenes. Y, a través de la comunicación, aprender sobre otras perspectivas”.

Puede que los chimpancés y gorilas no puedan estrechar una amistad en condiciones naturales, porque así lo dicta la naturaleza. Pero ver la amistad de estos pequeños, nos invita a reaprender la empatía sin prejuicios. Tal como los niños, repartir gentileza a pesar de las diferencias nos volvería una especie más fuerte y menos sesgada.

[caption id="attachment_115323" align="aligncenter" width="1024"]

Michael Poliza

[/caption]


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: