A medida que pasa el tiempo, el desplazamiento por causas climáticas aumenta. Hoy en día se han acumulado cerca de 25 millones de desplazados climáticos. Las razones de ello incluyen inundaciones, sequías, huracanes, etc., pero lo que permanece es la devastación del planeta y la humanidad.

Por más que nos incomode escucharlo constantemente, sí, la mayor causa del desplazamiento climático es la crisis ambiental. El incremento de la temperatura de los océanos produce más huracanes, y éstos arrasan con regiones enteras.

desplazados-climaticos-crisis-climatica-ambiental

La explotación del suelo causa desde devastación hasta sequía, y esto implica que muchas comunidades abandonen los suelos que no producen alimento. Un último reporte científico incluso ha propuesto que hay una relación entre los movimientos tectónicos y el calentamiento global. Con la misma celeridad con la que se desvanece el equilibrio climático, se eleva la cifra de refugiados climáticos. La crisis ya no es solamente ambiental, también se vuelve humanitaria. El deterioro de la biosfera ocurre, a grandes rasgos, en todo el planeta. ¿Qué nos falta por entender?

 

La línea al desplazamiento climático 

La realidad es que somos reticentes a creer que en algún momento podemos convertirnos en un refugiado o desplazado climático. Queremos pensar que los únicos países afectados son los del tercer mundo o, peor aún, las personas de escasos recursos. Pero esto no depende de lo mucho o poco que tengas, sino de la inestabilidad climática a nivel mundial, la cual lamentablemente golpea a todos los países en mayor o menor escala.

Olvidemos por un momento nuestras clasificaciones sistemáticas, nacionalistas e ideológicas y habitemos lo que somos en esencia pura: seres humanos. Las migraciones climáticas no tienen un continente, país o nacionalidad, sino que se mueven conforme el planeta decide. México, por ejemplo, es uno de los países que podrían enfrentar una era de sequías y calor extremo, mientras que Australia ya vive los efectos de esos cambios de temperatura.

refugiados-climaticos-calentamiento-global

Este es un problema urgente que requiere soluciones urgentes, pero antes necesitamos reventar la burbuja que nos ha convencido de que sólo sucede en ciertos lugares. Después debemos reconocer que esta situación no sólo provoca empobrecimiento y otros problemas sociales, sino que reduce las posibilidades de un futuro desarrollo.

También en Ecoosfera: La cartografía del desastre ecológico que nos muestra cómo será el mundo si sube la temperatura 4 grados

 

¿Cómo nos desviamos del camino y cómo recuperarlo?

Se han identificado tres factores como los principales causantes de la crisis climática: primero, mientras mejor le va a la industria, peor le va a la naturaleza; dos, la ruptura entre individuos y la pérdida de la acción unificada; tres, la ruptura con nuestro propio contexto, nuestro desapego a la vida y al planeta. Hay un dato que dibuja perfectamente la correlación entre estos puntos:

“El 92% de las víctimas del cambio climático se encuentran en países empobrecidos, pero también ya están ocurriendo diversos fenómenos en países desarrollados. La diferencia es que un país como Mali no tiene la capacidad económica para atender una sequía, pero Estados Unidos sí la tiene”, señala Víctor Viñuales, director de Ecodes.  

El punto más relevante de esta declaración es que los daños son provocados por los gases de efecto invernadero y el mayor emisor del mundo es Estados Unidos, mientras que uno de los países más afectados por dichos gases es Mali. Aquí está la conexión. 

incendios-refugiados-climaticos-australia

 

Es hora de actuar por la humanidad 

Los países de tercer mundo no son culpables al 100% de la falla de sus economías, ni del brutal desplazamiento que viven. Los actores principales están en la industria. Algunos han decidido cambiar sus objetivos y alinearse a una revolución energética y económica. Pero, ciertamente, no todo depende de las empresas. La innovación tecnológica debe ir de la mano de la social. De nada sirve cambiar el mercado si la forma de consumo es la misma.

Hoy miramos con lástima y preocupación a los desplazados climáticos sin fijarnos en las acciones que llevamos a cabo y que abonan a ello. La revolución social debe guiar la evolución tecnológica, económica y ambiental. Si no queremos convertirnos en una humanidad desplazada, es momento de actuar y volver a despertar nuestro sentido de responsabilidad.

 

Sigue leyendo: Pensar el cambio climático: México ante las amenazas inminentes