Recientemente el desperdicio de alimentos se duplicó. Dejando fuera las condiciones climáticas, la producción y el suministro, las razones podrían estar vinculadas directamente con características del consumidor, entre ellas, la elasticidad de la riqueza.

alimentos-comida-desperdicio-basura

Esto quiere decir que a medida que una persona va adquiriendo mayor riqueza, el desperdicio tiende a incrementarse. No obstante, se comprobó que el desperdicio de alimentos se equilibra en cuanto la riqueza de la persona se estabiliza.

Esta información se comprobó en una investigación realizada por la Universidad de Wageningen en la que además de probar el efecto de la elasticidad de la riqueza, se incluyeron en el cálculo de desperdicio de alimentos los factores que rodean a los consumidores.

La Organización de las Naciones Unidas calcula que 1/3 de los alimentos disponibles en todo el mundo se desperdicia. Esto significa que cerca de 1.3 billones de toneladas de comida terminan en la basura incluso antes de que lleguen a la mesa.  

 

Otros factores que producen el desperdicio de alimentos

Además de la elasticidad de la riqueza, existen otros elementos que alteran el rumbo de la comida. Por ejemplo, se tomaron en cuenta aspectos como los ingresos, la educación, el lugar de residencia y la cultura alimentaria.

Los investigadores concluyeron que el desperdicio es resultado de distintas decisiones del consumidor. El factor más importante hasta ahora es la riqueza, que determina que tan accesible es para una persona adquirir un alimento. Entre más fácil sea pagarlo, más se desperdicia.

alimentos-comida

En este sentido, los autores del estudio proponen que los primeros en reducir el desperdicio de alimentos sean los países de altos ingresos. De esta forma, se espera que la balanza se logre equilibrar y que en aquellas regiones en las que es difícil acceder a alimentos básicos se pueda garantizar al menos una comida básica.

Mientras unos desperdician, otros tratan de aprovechar el poco alimento disponible. Es por esto que, independientemente de cuál sea tu situación, te invitamos a reflexionar sobre las porciones de comida que ingieres, para que el desperdicio de alimentos se vuelva una práctica menos común.

 

Sigue leyendo: Las insólitas consecuencias del desperdicio de alimentos