Muchas veces, el desorden psíquico y emocional decanta en el desorden de los espacios que habitamos. La relación puede ser inversa, y que sean los espacios desordenados los que desordenan nuestra mente. Como sea, ambas situaciones promueven un circulo vicioso de depresión, una condición que se ha vuelto casi epidémica en nuestra era, que se caracteriza por estar saturada de estímulos baratos que no satisfacen nuestras necesidades más primigenias.

Según la OMS, la depresión afecta a más de 300 millones de personas en el mundo. Entender esta condición es, por ello, un imperativo de nuestra época. Para eso, es necesario estimular nuestra empatía, lo cual requiere que nos sumerjamos en la mente del depresivo y aprendamos a ver el mundo con sus ojos. Aunque puede que baste con echar un vistazo a su cuarto o a cualquiera de sus espacios vitales, que es como entrar a su mente por otra vía.

Y es que nuestra mente y nuestra realidad tienen nexos indiscutibles. Eso es lo que creen algunos monjes zen, para quienes limpiar su espacio es equivalente a limpiar su mente. Las fotografías que te presentamos a continuación son un ejemplo de ello. Usuarios de Internet muestran en ellas el antes y después de la depresión, que a su vez ejemplifican con el antes y después de sus cuartos. Una oportuna curaduría realizada por Šarūnė Mac para el portal Bored Panda.

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva

depresion-cuartos-estilo-vida-mente-depresiva