No importa si es el intento mil o si es el primero, dejar de fumar siempre será una de las mejores decisiones de tu vida. Muchas veces el cigarro puede ser el reflejo de una rutina poco saludable, y es probable que tu forma de vivir esté aumentando esta severa adicción.

Podríamos recomendarte que mastiques chicle o tal vez un poco de ginseng, pero la realidad es que estas acciones sólo buscarían satisfacer una necesidad que sigue sin tratamiento. El objetivo no es sustituir el cigarro por otra cosa o alimento.

cigarro

Hay formas naturales para dejar de fumar que nos ayudan a entender el problema desde lo profundo. Esto no trata de tratamientos médicos, sino de encontrar hábitos más saludables y que pongan en equilibrio tu cuerpo para que no necesite esa dosis de nicotina diaria.

 

Cómo dejar de fumar naturalmente

1 Plantea claramente tu objetivo

El principal factor por el que los intentos por dejar el cigarrillo fallan es por la falta de claridad. Si es un objetivo que quieres cumplir, plantea fechas; metas a corto y largo plazo. Estamos seguros de que cada vez que logres un avance tendrás más ganas de continuar y experimentar los resultados.

 

2 Revisa tu alimentación

Un estudio publicado por la Academia de Oxford indica que las personas que consumen menos de cuatro frutas o verduras al día tienen más probabilidades de que aumente su necesidad de consumo de cigarrillo.

Si quieres disminuir esa ansiedad por el cigarro y dejar de fumar, agrega a tu alimentación una fruta o verdura. Además, evita el café o el alcohol, ya que éstos aumentan la sensación de querer fumar, por las pocas calorías que contienen.

 

3 Prepárate para los días malos

Abandonar un hábito no es nada sencillo, pero tampoco es imposible. Como en la vida, dejar de fumar tendrá días difíciles en los que tu cuerpo necesitará un cigarrillo. Practica el control de tu mente y capacítate en el dominio de tus pensamientos.

A veces la fuerza proviene más de la mente que de otro lado. Si estás decidido a lograrlo, seguramente podrás resolver positivamente cualquier obstáculo. La fuerza ya está en ti, sólo necesitas explotarla.

cigarro-fumar-salud

 

4 Haz ejercicio al aire libre

Se ha comprobado que las personas que fuman tienen menos energía para hacer ejercicio o moverse. Esto se debe a que el cuerpo va perdiendo la energía. Sin embargo, una simple caminata puede hacer la diferencia. Un poco de movimiento y la necesidad de fumar irá decreciendo, al igual que la ansiedad y otros síntomas característicos de la abstinencia.

 

5 Snacks saludables

Olvida los chicles; si quieres masticar algo para evitar las ganas de fumar, que sean unas cuantas almendras u otras semillas. La Asociación Dietética Americana comprobó que al abandonar el cigarro es posible que quieras comer más, y no queremos que la comida chatarra se vuelva el sustituto de la nicotina.

Alimenta esas ganas de cigarrillo con cosas saludables, así tendrás dos beneficios al mismo tiempo: dejar de fumar y una buena alimentación.

 

6 Comunica tu decisión

El apoyo de tu círculo más cercano también será clave en el éxito de este proceso. Rodéate de ambientes saludables, de personas que te ayuden a no recaer o que incluso hagan contigo este cambio. Además, la comunicación muchas veces puede hacernos sentir mejor y seguros.

 

7 Encuentra tu hobby

Una de las formas más naturales de dejar de fumar es encontrando una actividad que te mantenga distraído y que te relaje. No estamos hablando de llenarte con trabajo, sino de tomar algunas clases de baile, tal vez un poco de pintura o aprender a tocar un instrumento.

Trata de aprender algo nuevo siempre, de mantener tu mente ocupada en actividades sanas y que sirvan de escape para esa ansiedad. Libera lo que sea que te mantiene atado al cigarrillo y elige vivir de una manera más sana.

 

Sigue leyendo: ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar? (video)