Ver fotos de animales bebés te ayudará a dejar la carne (Estudio)

¿Quieres quitarte el antojo de comer carne de una vez por todas? Según un estudio, ver fotos de animales bebés es la solución.

Si quieres participar en la conservación de nuestro planeta, reducir tu consumo de carne es una de las acciones más efectivas que puedes tomar. Más allá del daño alarmante que la industria de la carne provoca en la naturaleza, pensar en que lo que comemos alguna vez fue un ser vivo y sensible puede ser la clave para adquirir una dieta más sustentable. 

Es un hecho: según expertos en psicología, ver fotos de animales bebés reduce el antojo por consumir carne. Esto es especialmente cierto para las mujeres, pero creemos que cualquier persona se la pensaría dos veces antes de comer una hamburguesa si viera primero a esta adorable vaquita:

En un estudio de la Universidad de Lancaster, grupos de hombres y mujeres observaron fotografías de animales bebés al lado de platos de carne. Se les pidió que calificaran el nivel de ternura que sentían y su apetito del 0 al 100. Aunque ambos grupos demostraron menos apetito, para las mujeres fue especialmente difícil no empatizar con los animales: sus ganas de comer carne se redujeron en 14 puntos.

La industria de la carne contamina excesivamente, desperdicia recursos y depreda los hábitats de muchas especies. Dejar de comer carne tan sólo 1 día a la semana puede hacer una gran diferencia. Según el WWF, si todos comiéramos un poco menos de carne salvaríamos un área de tierra del tamaño de la Unión Europea.

La ternura que nos provocan estos animalitos es un recordatorio poderoso de la importancia de ser más empáticos en nuestros esfuerzos por conservar el planeta.

 



Por qué comer menos carne verdaderamente salva especies y ecosistemas

Comer menos carne puede ser la acción más certera contra la crisis ecológica, según la WWF.

Las especies animales están tan amenazadas actualmente (por cuestiones como la producción y consumo de carne), que por primera vez una era geólogica ha sido conceptualizada por el impacto específico de una especie, y no por el desarrollo natural de la biósfera en su conjunto.

Se trata de la era del Antropoceno, la era del hombre, que aunque aún no es oficialmente admitida por la comunidad científica, pareciera bastante certera. Sobre todo cuando pensamos en los daños mayores que ha implicado el desarrollo del sistema capitalista, el cual ha transformado nuestras formas de habitar el mundo de tal manera que incluso ha modificado nuestra dieta.

La dieta proteica y la extinción de especies

comer-menos-carne-bueno-medio-ambiente-impacto-produccion-carne-planeta
(Foto: Institute for Critical Animal Studies)

No es casual que desde hace varias décadas la industria de la carne haya repuntado, volviéndose enorme y colocando las proteínas como el alimento indispensable en las dietas de muchísimos países. Según el Instituto Heinrich Böll:

Las clases medias en el mundo consumen demasiada carne. No solo en Estados Unidos y Europa, sino que cada vez más en China, India y otras naciones emergentes.

Por eso, varias organizaciones y académicos alrededor del mundo están alertando sobre esta cuestión, no sólo por sus impáctos en la salud, sino por sus radicales consecuencias en el medio ambiente. En un nuevo informe publicado el mes de octubre de 2017 por el WWF del Reino Unido, se asegura que los cultivos para alimentar al ganado dañan el ecosistema y esto ha ocasionado la extinción de más de 30 especies en el mundo (por lo cual algunos hablan que en la era del Antropoceno habrá una probable extinción masiva).

Esto porque la producción de carne es la más demandante de las industrias alimentarias. En torno a ella gira la agricultura e incluso la pesca, pues los cultivos (cereales y semillas), así como el pescado, son usados para la engorda del ganado, lo que amenaza la biodiversidad y los ecosistemas.

La carne, mucho más que un alimento

comer-menos-carne-bueno-medio-ambiente-impacto-produccion-carne-planeta-5

Sin embargo, según la WWF, si la gente redujera el consumo de proteínas a las cantidades recomendadas, los granjeros necesitarían un trece por ciento menos de tierra para producir alimento para el ganado y las piscifactorías, área equivalente a 1.5 veces el tamaño de la Unión Europea. Esa es la principal razón por la cual se promueven campañas para reducir el consumo de este alimento, pues en la decisión de comer carne están implicadas cuestiones de interés global

No obstante, también debe tomarse en cuenta que alimentarse de carne es algo incluso tradicional, como puede verse en cientos de festividades que giran alrededor de cocinar este alimento (por ejemplo, en las “pampas” del Cono Sur). Así que la discusión es mucho más amplia, pero requiere de acciones y pensamientos colectivos, y no de herméticas posturas en torno al problema o de unilaterales soluciones al mismo.

comer-menos-carne-bueno-medio-ambiente-impacto-produccion-carne-planeta-3



Rastros sin crueldad: una reforma en México pretende poner fin al sufrimiento de los animales de granja

En México una reforma podría comenzar a castigar como delito grave a aquellos que maltraten y asesinen violentamente a animales de rastro.

La crueldad que media a la producción de la carne es un problema mundial, y es una de las principales razones detrás del vegetarianismo de cientos de personas. Los abusos que cometen los trabajadores en los rastros y criaderos, así como la nula importancia que le dan los dueños de las empresas al sufrimiento animal, ha sido una cuestión denunciada por muchas organizaciones independientes y ONG’s, como Mercy for Animals e Igualdad Animal en México.

Ello ha servido para concientizar sobre el sufrimiento espantoso —y totalmente innecesario— que pasan vacas, cerdos, pollos y demás animales en los rastros, trayendo como resultado que se presione a los gobiernos para que implementen medidas eficaces contra la crueldad en estos sitios.

ley de rastros sin crueldad mexico iniciativa diputados proteccion animales

Es ahora el caso de México, en donde la Cámara de Diputados aprobó el pasado 7 de noviembre el proyecto para modificar la Ley Federal de Sanidad Animal y el Código Penal Federal, una iniciativa que comenzó como proyecto de ley en marzo pasado. La implementación de esta reforma tipificaría como delito grave la crueldad en los rastros; en este sentido, las personas que cometan actos atroces contra estos animales de granja podrían ser encarceladas entre 6 meses y 2 años, y pagar multas administrativas de hasta 50 mil salarios mínimos. 

Además, la ley será una herramienta para plantear el uso de la ciencia y la tecnología para suprimir todo sufrimiento y hacer que el abastecimiento de carne a los mercados no tenga como trasfondo el infierno por el que pasan actualmente los animales en los rastros. Esto es fundamental pues México es un país que produce muchísima carne, sobre todo para exportarla a países como Estados Unidos, Corea y Rusia.

ley de rastros sin crueldad mexico iniciativa diputados proteccion animales carne

Para cumplir con las necesidades del mercado existen en México dos tipos de rastros: los municipales, que son inspeccionados por la Secretaría de Salud, y los de inspección federal (TIFF), que son coordinados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación  (SAGARPA). Estos últimos son los que más respetan las normas, tanto en el ciclo de engorda del ganado —donde se cuida que éste se encuentre libre de componentes dañinos para la salud como el clembuterol—,  hasta el proceso de sacrificio, corte y deshuese.

Lamentablemente, los rastros TIFF equivalen al 40%, mientras que los rastros municipales, mismos que no cumplen normas básicas de supervisión e higiene, son el 60% restante. Pero además de ser malo para la salud de los consumidores, las prácticas en estos rastros ocasionan que se amplifique el sufrimiento animal.

Así lo documentó el equipo de investigación del portal Igualdad Animal, quienes en 2016 accedieron a 21 rastros municipales en los estados de Jalisco, Nuevo León, Aguascalientes, San Luis Potosí, Colima, Zacatecas y Nayarit, descubriendo prácticas terribles durante el sacrificio del ganado. Documentaron cómo en esos lugares se mata a los animales con golpes de mazo, degollados sin aturdimiento previo e incluso con base en repetidas puñaladas, todo ello para ahorrar dinero en este proceso al no gastar en tecnología que impida este sufrimiento absurdo.

A raíz de ello, Mercy for Animal lanzó una petición que alcanzó 340 mil firmas, misma que fue uno de los detonantes para que el Senado y la Cámara de Diputados pusieran a discusión la reforma a la Ley Federal de Sanidad Animal, misma que consiste en obligar a los propietarios de animales domésticos o silvestres en cautiverio a procurar el máximo bienestar en materia de alojamiento, trato, seguridad y cuidado a los mismos.

Ahora que la sociedad mexicana logró empujar a que esto sucediera, la ultima palabra está en manos de los legisladores, para hacerlo posible. Y de llevarse acabo esta reforma, toca dar seguimiento para que no solo sea inviolable, sino que los organismos gubernamentales se encarguen de que sea efectiva en la práctica. Sólo así, podrá comenzar una lucha contra el sufrimiento desmedido de los 7 millones de animales que se sacrifican al año en el país.