Religiones del mundo lanzan iniciativa contra la deforestación

Esta es una nueva iniciativa de la ONU para salvar los bosques.

En los últimos tiempos, diversos sectores de las religiones más importantes han volcado su atención hacia los problemas ambientales. La Iglesia de Inglaterra, por ejemplo, ha llamado a sus feligreses a realizar la tradicional Cuaresma… pero sin plástico.

Ahora, las religiones del mundo se unen contra la deforestación.

deforestacion-religion-ecoteologia-iniciativa-interreligiosa-onu
Aulia Erlangga

Tras poco más de 1 año de haber anunciado su creación, la ONU lanzará la Iniciativa Interreligiosa por los Bosques Tropicales. Con ésta se busca que la religión, junto con todas las conciencias a las que moviliza, se convierta en un agente de cambio contra la deforestación, misma que está contribuyendo a nuestra paulatina extinción.

Y es que la tierra está agotada. Un 75% de las áreas de cultivo ya no son fértiles. A ello, y a la degradación de la biodiversidad, está contribuyendo la deforestación. Más aún: la tala indiscriminada en los bosques tropicales, llevada a cabo por la industria extractiva y agrícola podría tener graves impactos sobre la atmósfera, pues según la ONU, éstos capturan 1/3 de todos los gases de efecto invernadero.

Cada minuto se tala el equivalente a 32 canchas de fútbol
en distintas selvas del mundo.

deforestacion-religion-ecoteologia-iniciativa-interreligiosa-onu

La Iniciativa Interreligiosa por los Bosques Tropicales reunirá a líderes religiosos de 11 religiones, entre ellos cristianos, musulmanes, judíos, budistas, hindus y taoístas, que trabajarán codo a codo con las comunidades indígenas de países como Brasil, Colombia y Perú –que comparten la Amazonia, hoy en riesgo–, así como el Congo e Indonesia. A la misión de parar la deforestación le llaman los sectores religiosos, en su declaración publicada en noviembre de 2018, una “tarea sagrada”:

Nuestra misión de enseñanza de las palabras sagradas incluye también la denuncia de todo aquello que afecta el sano metabolismo entre la naturaleza y la sociedad y que se expresa, por ejemplo, en una acelerada e irracional extracción de las riquezas naturales de los territorios, convertidas en mercancías (materias primas) que hacen parte del juego especulativo de los mercados financieros del mundo.

Y afirman:

Nos une una preocupación y un compromiso que trascienden las fronteras de nuestras religiones y espiritualidades.

Los esfuerzos de esta iniciativa incluirán educación amplia sobre los bosques y su cuidado, así como sobre la relación entre las cuestiones ambientales y la religión –lo que han llamado “ecoteología”–. Sin duda esta es una nueva corriente que habrá que seguir de cerca, pues ante la catástrofe en ciernes jamás sobrarán los aliados.



Poesía submarina: las mejores fotografías del Ocean Art Underwater Photography 2019

Estas fotografías son una invitación a sumergirnos para conocer otros mundos.

Últimamente la fotografía área se ha vuelto la predilecta de los aficionados de la fotografía, ya que los drones nos han permitido ver la Tierra en una hipnótica abstracción. Pero a veces olvidamos que hay otros mundos.

Las profundidades marinas son espacio de la más sublime poesía visual. De una poesía violenta, como siempre es cualquier poesía. Porque en esa suerte de galaxia submarina se libran grandes luchas: confluyen dualidades, como el orden y el caos, la luz y la oscuridad, de una manera apabullante. Algunas veces, las fotografías de National Geographic nos lo recuerdan.

Pero, ¿sabías que existe un concurso dedicado a premiar las mejores fotografías del océano?

Es el Ocean Art Underwater Photography Competition.

Este año, las fotografías ganadoras y las menciones honoríficas te harán sentir que te has sumergido en el océano y estás nadando entre las más extrañas especies que pueblan el ecosistema más grande del mundo,y te harán ver de otra manera el océano.

La selección de este concurso se divide en varias categorías: desde las más técnicas, como Gran angular, Macro y Supermacro, hasta las más educativas, como Comportamiento de la vida marina, y las más artísticas, como Arte submarino y Retrato. Incluso los moluscos nudibranquios tienen su propia categoría –aunque bien podrían tener su propio concurso–.

Aquí te mostramos una selección de fotografías del Ocean Art Underwater Photography Competition, que bien podrían despertar tu empatía por el mundo submarino, al que hemos llenado de espantoso plástico.

La mejor fotografía

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography
“Devil Ray Ballet”, Duncan Murrel

Fotografías ganadoras por categoría

Wide-Angle Category

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography
“Gentle Giants” François Baelen

Macro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Ancistrocheirus” Jeff Milisen

Cold Water

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-5
“Grey Seal Face”, Greg Lecoeur

Nudibranchs

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Inside the Eggs”, Flavio Vailati

 

Supermacro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Hairy Flames”, Edison So

Novice DSLR

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Special Encounter”, Alvin Cheung

Mirrorless Wide-Angle

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Atlantic Spotted Dolphins”, Eugene Kitsios

Mirrorless Macro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2

Mirrorless Behavior

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“My Babies”, Fabrice Dudenhofer

Compact Wide-Angle

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Dancing Jellyfish”, Melody Chuang

Compact Macro

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2-66
“Hairy Shrimp”, Sejung Jang

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Chimaera”, Claudio Zori

Compact Behavior

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Cannibal Crab”, PT Hirschfield

Underwater Art

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Disco Nudi”, Bruno Van Saen

Reefscapes

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Mangrove”, Yen-Yi Lee

Algunas menciones honoríficas

mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Waves”, Stefano Proakis
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Croc in the Mist”, Christina Barringer
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Sheep on the shot”, Chun Ho Tam
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Porcelain Plume”, Wayne Jones
mejores-fotografias-oceano-2019-especies-marinas-underwater-photography-2
“Seal face” Greg Lecoeur.

 



La belleza interior de los árboles

El valor económico de algunos árboles hace que la gente se olvide de la importancia del resto de ellos, y la deforestación en el mundo es rampante.

Las palmeras, para muchos, son un elemento imprescindible en las fantasías tropicales y tienen un toque romántico en ellas, dado que son ornamentos no esenciales. Pero para los costeños de países en desarrollo, la belleza de las palmas va más allá de su forma. Los indonesios, por ejemplo, consideran que la palma de aceite es un ingreso magnífico. Usan las hojas como escobas, el tronco para construcción y el aceite para biocombustibles y exportación comercial; es decir: dinero.

'New Britain Oil Palm Limited' palm plantation, near Kimbe, West New Britain Island, Papua New Guinea, Wednesday 24th September 2008.El problema, como apunta Anna Clark en Hoffington Post, es que una vez que comenzamos a destilar la naturaleza en dólares, no nos queda más que buscar maneras de maximizar el valor de mercado o vender por completo.

Al día de hoy, el valor económico de las palmas de aceite sustituye aquél de los bosques tropicales que alguna vez cubrieron Malasia e Indonesia. Princeton University y el Swiss Federal Institute of Technology estiman que entre 1990 y 2005, 55-60% de la expansión de palmas de aceite en Malasia e Indonesia ocurrieron a expensas de bosques vírgenes.

 

La deforestación ocurre en todo el mundo y desaparece del planeta innumerables especies de árboles. ¿Pero podrá cambiar su curso antes de que sea demasiado tarde? Clarck nos recuerda que la reforestación urbana es crucial para mitigar este problema, ya que las ciudades se están calentando dos veces más rápido con el cambio climático y las implicaciones para la salud humana son graves.

palm20plants

“Muchos responsables de tomar decisiones aún no entienden por qué importan los árboles”, anota Clarck. “Después de todo, la manera en que valoramos a los árboles depende de los ojos que usemos para verlos. Para un promotor, un puñado de árboles podría parecer como una pila de madera. Para un consumidor ocupado, los árboles ofrecen un lugar sombreado para estacionarse. Pero el conocimiento magnifica la belleza más allá de lo superficial. Para aquellos con ojos, un bosque puede representar una fuente vital de carbono, un núcleo de biodiversidad, un refugio psicológico o un santuario espiritual”.

Clarck enfatiza que estamos perdiendo el sentido de asombro acerca de la naturaleza mientras maduramos. “Quizá la desviación de nuestra cultura hacia una iluminación basada en la razón nos fuerza a despojarnos de nuestras preocupaciones espirituales y nos roba de un léxico para articular el vacío que sentimos en un mar de concreto”. A esto, acertadamente, Clark lo llama “desorden de déficit de naturaleza”.

Afortunadamente el remedio no es complicado. Solo demanda que nos interesemos en cultivar una apreciación por la naturaleza, alimentada tanto de conocimiento como de experiencia.

Para los romanos, nos recuerda Clark, las palmas no se usaban para mejorar la vista ni para un propósito utilitario. Las ramas de palma eran sagradas. Simbolizaban victoria, triunfo, paz y vida eterna. No necesitamos romantizar las palmas o acordarnos de su pasado simbólico, pero sí podemos reintegrar los valores que hemos perdido con el tiempo para con la naturaleza.

“La belleza está en el ojo del observador. Para preservar la salud pública, el destino de nuestras ciudades y de nuestra propia sanidad mental, debemos aprender a ver la naturaleza como defensores, no como consumistas. Podemos comenzar plantando árboles”, concluye Clark.