Es posible que la pandemia de coronavirus haya parado la mayoría de las actividades en las urbes,¿. Pero, en las selvas tropicales e inmensos bosques un trágico escenario se vive y no precisamente por la Covid-19.  Un nuevo informe muestra cómo la pandemia fue la excusa perfecta para aumentar la deforestación y la minería ilegal en territorios protegidos.

La tasa de destrucción de los bosques tropicales alcanza su más alto pico luego de la pandemia por Covid-19, así lo muestra un informe titulado “Revertir las salvaguardas sociales y ambientales en la época de Covid-19”.

deforestación pandemia

Expertos investigadores del Forest People Programme, la Lowenstein International Human Rights Clinic de la Universidad de Yale y la Facultad de Derecho de la Universidad Middlesex en Londres, analizaron una serie de políticas medioambientales. En conjunto llegaron a la conclusión de que las medidas de protección forestal han cambiado para mal en tiempos de Covid-19. Esto en los cinco países con los bosques tropicales más importantes del mundo: Brasil, Colombia, Perú, República del Congo e Indonesia.

Aumento de la deforestación y minería durante la pandemia

El grupo internacional de investigadores descubrió que estos países han echado abajo sus propias protecciones ambientales, argumentando una necesidad de reactivación económica tras la pandemia. La acción de invadir y destrozar áreas protegidas se excusa bajo una incipiente necesidad de recursos aún cuando la crisis climática nos ha demostrado que la respuesta a todo no es consumir más, sino todo lo contrario. 

deforestación durante pandemia

No es un secreto que los mayores protectores de estas tierras naturales son las comunidades indígenas que las habitan, aquellos quienes tienen más presente ese sagrada conexión. Sin embargo, su palabra no ha sido escuchada y mucho menos respetada. A pesar de que estos pueblos velan por la integridad y el respeto hacia la naturaleza (y se ha demostrado que los territorios bajo su control tienen una mejor gestión de recursos) , los gobiernos arrasan los bosques y selvas rompiendo todos los acuerdos alguna vez contemplados. 

pueblos indígenas amazonas

La razón política es simple, hay una incapacidad de reuniones personales a causa de la pandemia. Esto se traduce en un descontrol sobre la protección ambiental. Para las comunidades indígenas, guardianes de los recursos, esta es una mera excusa que planea justificar la sobreexplotación y muerte natural sobre las tierras de estos países. 

Argumentos sin sentido 

Los gobiernos reciben solicitudes de sectores como la minería y la agricultura industrial para expandir sus terrenos. En un afán por recuperar el sector económico, las autoridades de cada país responden de manera casi inmediata sin antes consultar con los pueblos indígenas, como regularmente se haría en tiempos normales. En algunos casos, los gobiernos se justifican argumentando la dificultad para reunirse con los pueblos o utilizar los canales de comunicación habituales como el internet. Aun a sabiendas de que las consultas virtuales son totalmente “incompatibles con los derechos culturales y de autogobierno de los pueblos indígenas”.

mujeres-indigenas-amazonas-ecuador
Amazon Frontlines

Además, encontraron que las autoridades no han castigado a las industrias extractivas por acaparar ilegalmente territorios que no se les tienen permitidos. Actividades como la deforestación para la agricultura industrial y la minería, se han estado practicando de forma ilegal sin ninguna repercusión de por medio durante la pandemia.

minería ilegal

Por si no fuera suficiente, la intrusión en territorio indígena los ha expuesto a los contagios de Covid-19. Esto por la llegada de forasteros que cumplen los trabajos de minería o deforestación. Una acción sumamente peligrosa, ya que los pueblos no contactados de por sí presentan vulnerabilidad a virus citadinos ante los que su sistema inmunológico no es capaz de defenderse.

consecuencias deforestación

Para muchos pueblos indígenas, la pandemia por Covid-19 lejos de darles un respiro de estas acciones opresivas, los tiene más acorralados que nunca. Los mecanismos de vigilancia para salvaguardar los bosques están más vejados que nunca y el acceso a la justicia es casi inexistente.

Sigue leyendo: Indígenas del Amazonas en grave peligro de desaparecer