La realidad virtual es un radical catalizador de experiencias. Puede ser, por decir lo menos, un poco peligrosa, pues sabemos los riesgos de suplantar la verdadera realidad con una simulación. Pero quizá sea por ese riesgo implícito, y por las infinitas posibilidades que ofrece la realidad virtual, que David Lynch ha volcado su interés a las experiencias inmersivas. 

Junto con la desarrolladora Collider Games, Lynch está desarrollando Twin Peaks VR.

david-lynch-realidad-virtual-twin-peaks-vr

No es la primera vez que Lynch curiosea con el mundo virtual. Recientemente creó un juego –o más bien una parodia– para aprender mecanografía. Pero esta vez no se reducirá al uso de gráficos en dos dimensiones, sino que aprovechara la proyección estereoscópica de la realidad virtual para sumergirnos en su thriller psicológico, Twin Peaks.

 

Lo que se sabe de Twin Peaks VR hasta ahora

Nadie sabe qué pasará con la nueva serie de Twin Peaks. Pero Twin Peaks VR podría ser su justa continuación. Por ahora sólo se ha lanzado un primer demo de 5 minutos, el cual fue presentado en el Festival of Disruption, creado por el propio Lynch y en donde participaron artistas como Bon Iver y Brian Eno. El demo comienza precisamente en Glastonbury Grove, cerca del portal que conduce al Red Room.

Según Adweek, Twin Peaks VR saldrá en “algún momento de 2019”.

david-lynch-realidad-virtual-twin-peaks-vr

Respecto del demo, el medio dio a conocer lo siguiente:

Inmediatamente después de que la piscina se torna roja, el jugador es transportado al Red Room, un espacio extradimensional que ha sido un elemento clave de Twin Peaks tanto en la serie original de 1990 como en su reencarnación que salió al aire el año pasado. Dentro de la habitación, el jugador no puede caminar como se puede hacerlo en otras experiencias de realidad virtual, pero puede teletransportarse al interior de la habitación tan rápido como sucede en la serie. El demo termina cuando aparece un caballo blanco en la habitación.

Empezar el demo con el Red Room es un formidable gancho que ha desatado en los seguidores aún más deseo por saber y ver más de Twin Peaks VR. Y por supuesto, de poder sumergirse cuanto antes en esta experiencia.

Y es que el Red Room es singular. No sólo por ser un espacio extradimensional, donde uno puede perderse por décadas, ni tampoco por estar misteriosamente conectado a un lúgubre bosque. Es singular por ser tan estimulante estéticamente, por producir una incertidumbre que encandila. Por ser un “tormento tan hermoso”, como define Lynch a las obras del pintor Francis Bacon, en cuyos cuadros se inspiró para la creación del Red Room.

david-lynch-realidad-virtual-twin-peaks-vr

Por eso no sorprende que el Red Room ya haya sido protagonista de instalaciones 3D, ni que sea replicado por los fans en todo tipo de espacios alrededor del mundo. Y que ahora sea el eje de Twin Peak VR, que permitirá experimentar cognitivamente el Red Room y todo el ambiente de Twin Peaks. Sólo esperamos que los gráficos sean un poco más estimulantes, pues lo visto hasta ahora –que se asemeja a los gráficos de las consolas de segunda generación– no es muy prometedor.

De hecho, los seguidores de Lynch dudan de si las primeras imágenes del videojuego mostradas serán en verdad parte del trabajo final. Pero más allá de las gráficas, lo importante será lo que David Lynch pueda aportar en términos de narración a esta nueva experiencia de Twin Peaks, que mezclará elementos ya existentes en la serie junto con nuevas creaciones.

Habrá que estar al tanto del lanzamiento de Twin Peaks VR… y ahorrar con urgencia para unos lentes de realidad virtual.