La Revolución Industrial trajo consigo varias sorpresas que hoy, reflexionando un poco, podríamos lamentar que existan. La más importante quizá: la necesidad de consumo. Hoy en día, no muchos podemos presumir que estamos fuera del “sistema”, de cómo funcionan las cosas. Vivimos para alimentar el círculo de nuestro actual modelo económico; trabajamos para comprar, y en menor medida, satisfacer nuestras “necesidades”. La palabra necesito se ha vuelto imprescindible en cada lenguaje del mundo, y con ella, una menos agradable: basura.

¿Qué viene a tu mente cuando piensas en basura?

Desperdicios, inservible, sobras, restos y residuos… Básicamente, la basura es algo que ya no se necesita y cuyo uso ha terminado. De acuerdo con el Banco Mundial, el planeta genera más de 2,000 millones de toneladas de basura al año, y según la predicción de los expertos, está cifra alcanzará los 3,400 millones de toneladas para el año 2050. En América Latina los países que más generan basura (de menor a mayor) son Brasil, República Dominicana, Argentina, Chile y México. 

No sorprende escuchar la noticia de que México es oficialmente el país que más produce basura en América Latina. Sin embargo, a pesar de este penoso crédito, seguimos generando cantidades obscenas de basura, especialmente de basura plástica.  

También en Ecoosfera: Nada es un desperdicio, transformando el concepto de basura

bolsas-plastico-biodegradable-cuanto-tiempo-degradan-son-ecologicas

 

Comer en la calle produce cantidades obscenas de plástico

Comer alimentos para llevar es costoso no sólo para nuestra economía sino también para el planeta. Se trata de un acto frecuente que todos los días genera una cantidad de basura abominable. Piensa todas las veces que esta semana has llevado comida en envases de plástico (también cuenta tu café) y reflexiona. Estamos siendo parte de ese modelo obsoleto que prioriza el consumo desmedido sin preocuparse por lo que es importante: nuestra salud, el espacio donde coexistimos, nuestro planeta. 

De acuerdo con un estudio realizado por la organización benéfica ambiental Hubbub, en Gran Bretaña, la basura plástica de los alimentos para llevar produce casi 11,000 millones de desechos plásticos cada año en ese país. La organización también ha encontrado que los trabajadores compran almuerzos y bocadillos para llevar con mucha más frecuencia que antes, lo que se traduce en aproximadamente 276 artículos por persona.

En la encuesta realizada a más de 1,200 trabajadores se encontró que una compra de almuerzo promedio incluía al menos cuatro artículos empaquetados por persona.

El director ejecutivo de Hubbub explica lo siguiente:

Los envases de comida para llevar generan enormes niveles de desperdicios y, lamentablemente, gran parte de esto no es reciclable, ya que está hecho de materiales mixtos o no se recicla debido a la contaminación de los residuos de alimentos.

Como una loable llamada a la acción que responde a esta problemática, Hubbub lanzó una campaña denominada Food Savvy Lunch Club para alentar a los lugares de trabajo a reducir los desechos de plástico y alimentos de un solo uso.

 

Tú también puedes hacerlo

En México, en promedio, cada persona utiliza 650 bolsas de plástico al año.

¿Te consideras parte de esta cifra?

cuanta-basura-plastico-genera-comida-contaminacion

Pues entonces tienes mucho que hacer. Si no tienes tiempo para cocinarte en casa, empieza por eliminar por completo los envases plásticos de la comida para llevar (esto es: bolsas, vasos, recipientes de plástico con tapas, cubiertos plásticos, popotes, hule, e inclusive contenedores de unicel); puedes hacerlo llevando tus propios tuppers, cubiertos y servilletas de tela. Los frascos pueden ser también muy buenos para guardar todo tipo de comida o líquido. Tan sólo es cuestión de imaginación y voluntad para sumarse a la conciencia contemporánea que el planeta necesita. Ya es hora. 

 

También en Ecoosfera: Infografía: los estados de México donde se ha prohibido el plástico