Un equipo de investigación ha creado una película de un material novedoso a base de nanocristales inspirado en la piel de los camaleones. Se trata de un material flexible, que al igual que la piel camaleónica, cambia de color en función de la presión, temperatura y humedad.

Los camaleones son animales sorprendentes, experimentan cambios rápidos de color en toda su piel para camuflarse de posibles peligros, así como para controlar su temperatura. En un principio se creía que esta cualidad se debía a la capacidad de recolección y dispersión de pigmentos dentro de sus células dérmicas.

camaleon-piel-animales-nanocristales

No obstante, hace algunos años, un grupo de investigadores de la Universidad de Ginebra encontraron un entramado de nanocristales presentes en sus células dérmicas. Los iridóforos (como les llamaron) funcionan como un “espejo selectivo” que refleja los distintos colores.

Esta fue la inspiración para un grupo de científicos que buscaron crear una analogía artificial de la piel del camaleón. Utilizaron nanocrisales de celulosa, un material más resistente que el acero, que posee la capacidad de autoensamblaje y formar una película de colores iridiscentes.

Posibles usos del material inteligente

El equipo se topó con un problema grave; la celulosa a pesar de ser altamente resistente, no es capaz de estirarse sin romperse, como la piel de los camaleones. En la búsqueda de un material flexible, resistente y versátil, los expertos añadieron un polímero llamado PEGDA. Lo entrecruzaron con los nanocristales a través de luz ultravioleta y obtuvieron una película flexible de un material capaz de estirarse.

Además posee una variedad de colores iridiscentes que va desde el azul, hasta el rojo, dependiendo del la cantidad de PEGDA utilizado. Por si esto fuera poco, también se comprobó que el material logra estirarse hasta en un 39% de su longitud, antes de romperse.

material nanocristales piel camaleones

En función de la fuerza con que se estira, la película de celulosa y PEGDA, cambia gradualmente de color y regresa a su estado original cuando deja de manipularse. Esta es la primera vez que se logra obtener un material artificial a base de nanocristales, capaz de virar de tonalidad.

Este material a base de nanocristales e inspirado en la piel de los camaleones podría tener múltiples usos. Uno de ellos tiene qué ver con sensores de fuerza, así como nuevos métodos de encriptación de la información. De igual forma se cree que podría utilizarse como método para detectar falsificaciones. Todo dependerá de futuras investigaciones al respecto.

Sigue leyendo: La alianza entre la naturaleza y la tecnología (por una sociedad mutuamente beneficiosa)