Para cuidarnos al 100% de un posible contagio de COVID-19 es necesario tener claras las formas en que esto puede suceder. Fuentes oficiales aseguran que el contacto directo con enfermos, alguien que tosa y el contacto de ojos, nariz y boca puede provocar el contagio. Pero, ¿las lágrimas también nos ponen en riesgo?

covid-19-contagio-formas-tos-fiebre-estornudo
Pixabay

Se ha comprobado que la mucosidad o las gotas producidas por estornudos o tos pueden ser focos de contagio. Sin embargo, hasta ahora no se ha asegurado que los fluidos enviados del cuerpo como lágrimas o sudor puedan ser dañinos.

Para descartar la posibilidad, expertos del Hospital de la Universidad Nacional de Singapur publicaron un estudio en la revista Ophthalmology en el que se analizaron las lágrimas de pacientes con COVID-19. Después de 20 días de análisis, no se encontró presencia del virus en las lágrimas durante el curso de la enfermedad.

coronavirus-lagrimas-estudio-contagio

Todas las muestras de lágrimas fueron negativas en las pruebas de COVID-19, mientras que las muestras de garganta y nariz estaban llenas del virus. El doctor Seah, líder de la investigación, aseguró que espera que ésta “ayude a guiar más estudios para prevenir la transmisión del virus a través de otras rutas” e ir descartando las posibilidades.

Lo que sí es posible es que las partículas infectadas de un estornudo o tos infecten la boca, la nariz o los ojos. Estas partículas también pueden entrar por los ojos, así que también hay que cuidarlos.

El riesgo es latente, pero con la información correcta sabremos tomar las medidas adecuadas para evitar el contagio y propagación del virus. Lo más importante es que te cuides y tomes en serio tu salud. Olvídate del pánico y, mejor, infórmate lo más que puedas mediante fuentes oficiales.

 

Sigue leyendo: Cómo evitar contagiarte de coronavirus si vas al supermercado