Aerolínea contrata a uno de los mejores directores de cine para hacer este corto (📽️)

La publicidad es, curiosamente, lo último en lo que pensarás viéndolo.

La publicidad ha transitado por rumbos y facetas interesantes. Y ha mostrado que, bien dirigida, puede ser todo menos molesta.

Un gran ejemplo de lo anterior está en el último trabajo hecho por el director Ridley Scott. Se trata de un cortometraje titulado The Journey, cuya filmación le fue encargada al director por Turkish Airlines para festejar el 85 aniversario de la aerolínea.

El teaser de The Journey fue presentado
en los segmentos publicitarios del Super Bowl.

El objetivo de este corto era mostrar la elegancia que caracteriza a Turkish Airlines, así como la impecabilidad de sus aviones –aunque el único plano de un avión dura menos de 3 segundos–. Pero lo cierto es que todo ello pasa a segundo plano gracias a la narrativa intrigante y al ritmo vertiginoso de este trabajo de Scott.

Según dijo en el behind the scenes, el incansable director quedó muy satisfecho con su cortometraje, así como con la oportunidad de conocer Estambul, la ciudad donde se desarrolla esta breve pero agitada historia que seguro disfrutarás, y que va más allá de cualquier publicidad que hayas visto.

Y es que, curiosamente, es tan difícil distinguir en este caso a la publicidad del arte, que el teaser que se mostró durante el Super Bowl causó confusión en los televidentes, quienes por redes sociales dijeron que no entendían sobre qué era el comercial –o, dicho en otras palabras, qué se les quería vender–. Una razón más para echarle un vistazo a este peculiar trabajo de Ridley Scott, que simboliza, además, un cambio radical en los enfoques publicitarios que podría ser para bien.



Conoce el yoga Iyengar: la práctica que puede llevarte a otro estado de conciencia

Si crees que el yoga en su versión occidental no tiene nada que ofrecerte, el yoga Iyengar te hará cambiar de parecer.

El yoga es una práctica milenaria y proviene de Oriente. Practicarla en nuestras selvas de concreto occidentales, y en pleno siglo XXI, parece algo ¿anacrónico? ¿fuera de lugar? Lo cierto es que, actualmente, hacer yoga no es un capricho ni una moda –una muestra contundente de ello está en el documental Yoga, la arquitectura de la paz–. Por eso, para quien se compromete realmente en su práctica disciplinada, el yoga no es ni siquiera una rutina más de ejercicio o de estiramiento, sino una forma de vivir y de poner en equilibrio la existencia. 

Es así que la práctica del yoga es una que se puede retomar, estemos donde estemos y seamos de donde seamos. Sólo tenemos que ser conscientes de lo que implica. Para esto es necesario comprometernos no sólo física o mentalmente, sino también espiritualmente. Es un compromiso incluso ético, y eso es algo muy presente en el yoga Iyengar.

Es a través del cuerpo que te das cuenta de que eres un chispazo de divinidad.

(B. K. S. Iyengar)

Entre las muchas escuelas que existen, provenientes de diversas cosmovisiones, la del yoga Iyengar es quizá una de las más profundas entre aquellas que más se popularizaron. Este estilo es ideal para todos los que no se han decidido a practicar el yoga por sentir que su versión occidental es una versión deslavada. Pero realmente es todo menos eso. Y el yoga Iyengar lo demuestra, siendo una práctica exigente pero a la vez coherente, tanto para la mente como para el cuerpo. Y con mucho contenido que también alimenta al espíritu.

yoga-iyengar-que-es-tipos-como-elegir

Todas las escuelas de yoga complementan su práctica de asanas (posturas) con un extenso bagaje teórico y hasta histórico que debemos conocer. Esto, en primer lugar, para decidirnos por el estilo al que mejor podamos adecuar nuestros intereses y aspiraciones. El yoga Iyengar se basa en ocho estadios que deben recorrerse para llegar al dharna (concentración), al dhyana (meditación) y finalmente al samadhi (estado superior de conciencia).

Es a través del alineamiento del cuerpo que descubrí el alineamiento de la mente, el yo y la inteligencia.

(B. K. S. Iyengar)

En el yoga Iyengar se deben realizar las asanas privilegiando la atención que se pone en cada momento de su ejecución. Para ello, debemos enfocarnos en la respiración y en lo que los órganos sensoriales comunican en nuestro interior. Lo mejor es el cuidado que se pone en este estilo a la correcta alineación del cuerpo, lo que lo hace una forma de yoga más profunda que las clases “exprés” o de mero estiramiento sinsentido.

Así, esta escuela de yoga, fundada por el maestro indio y gran difusor B. K. S. Iyengar –quien fuera una de las personas mas influyentes en 2004, según la revista Times–, se caracteriza por brindar un camino pausado pero seguro hacia una transformación radical de la conciencia. A partir de su práctica podemos realmente llegar a percibir que estamos en la nada: que nuestra conciencia se ilumina y nos liberamos realmente de los amarres materiales.

Si quieres conocer más de esta escuela de yoga, te recomendamos buscar en línea algunos de los muchos libros del maestro B. K. S. Iyengar, o sus entrevistas en YouTube. Son imperdibles.

 

* Imágenes: Yoga Journal; 2) Mirrorpix



La intuición como señal de mayor inteligencia

¿Cómo resuelves los retos que te presenta la vida? Si lo haces con intuición, quizá seas más inteligente.

Para algunos científicos, la intuición podría ser la forma más elevada de inteligencia. Por supuesto, la inteligencia no es algo que pueda determinarse fácilmente, pues está compuesta de diversos elementos. Para muchos, no obstante, lo más importante es la capacidad de razonar. Pero usar la intuición, aunque ésta sea una forma preconsciente de entender las cosas, puede ser mucho más poderoso que usar la razón. 

 

Pero antes, ¿qué es la intuición?

intuicion

Esta habilidad es regulada por la red neuronal preconsciente y es, básicamente, lo que nos permite sobrevivir. Gracias a la intuición podemos hacer las cosas más mundanas (como caminar o abrir una puerta) sin tener que razonarlas hasta sus ultimas consecuencias.

Pero además, este instinto regula nuestro entendimiento de la realidad, actuando como un filtro entre la información y nuestro cerebro. Es así que la intuición nos ayuda a distinguir entre lo verdadero y lo falso, y puede darnos pistas sobre lo que es mejor para nosotros en un momento dado.

El director del Max Planck Institute for Human Development, Gerd Gigerenzer, quien además es autor del libro Gut Feelings: The Intelligence of the Unconscious, piensa que estas características hacen de la intuición la forma más elevada de inteligencia. Según contó para Forbes, él es al mismo tiempo racional e intuitivo:

En mi trabajo científico, tengo corazonadas. No puedo siempre explicar por qué creo que un camino es el camino correcto, pero tengo que confiar en ello y seguir adelante. También tengo la habilidad de corroborar estas corazonadas y averiguar de qué se tratan. Esa es la parte científica.

Como la intuición es lo que ha llevado a este psicólogo a realizar sus mayores aportes al mundo de la ciencia, no duda en catalogarla como una forma de inteligencia. Y más aún, como la más elevada. Y es que, según Gigerenzer, la intuición promueve un mayor aprovechamiento de la curiosidad, la cual, apoyada en esta habilidad intelectual, puede abonar mucho a nuestra búsqueda de conocimiento:

Déjame ponerlo de manera más simple. Si todo lo que haces consiste en sentarte en una silla y confiar en tu intuición, no estás ejercitando mucho que digamos tu inteligencia. Pero si a partir de ella profundizas en un tema y estudias sus diversas posibilidades, estás ejercitando tu inteligencia.

Así que, si no confías en tu intuición, piensa otra vez. Y ponla más seguido en práctica, como una más de las maravillosas habilidades de tu cerebro. Pero, ¿cómo hacerlo?

 

Despierta tu intuición

Hacerte más intuitivo es difícil con las dinámicas actuales. Por ejemplo, la productividad que nos exigen en nuestros trabajos suele mermar nuestra intuición, porque nos demanda fríos cálculos y nos coloca bajo presión. No obstante, es posible ejercitar el cerebro y las emociones para ser más intuitivo.

Lo único que tienes que hacer es ponerte en sintonía con tus sentidos. De lo que se trata es de aguzarlos todos para poder utilizarlos de manera inconsciente, para lo cual tendrás que acostumbrarte a realizar sesiones de meditación cotidianas, y entablar diálogos con tu yo interno más seguido. Si quieres saber más de cómo despertar a tu yo intuitivo, puedes ver nuestra guía aquí. Porque somos fans de la intuición. Y creemos que si se convierte en una fuerza colectiva, podremos evolucionar como civilización.

 

* Imágenes: 1) Claude Monet, Water Lilies; 2) Dirk Salm/Public Domain