Comer la luna de un bocado y otras posibilidades de soñar lúcido (Corto animado)

El animador Gino Imagino soñó que se comía la luna, y así lo representó en el corto “Mr. Blue Footed Booby”.

Una habitación, una mesa y el resplandor de la luna: no se necesita mucho más para sumergirnos en un ambiente onírico. Y menos cuando la intención es precisamente mostrar cómo cualquier situación, por más cotidiana o aparentemente mundana que sea, puede ser extraordinaria en todo el sentido de la palabra.

corto-animado-suenos-lucidos-gino-imagino

corto-animado-suenos-lucidos-gino-imagino

En un corto animado de menos de 3 minutos, Mr. Blue Footed Booby, el ecuatoriano Gino Baldeón, conocido como Gino Imagino, realza a la cotidianidad en todas sus posibilidades oníricas, y nos recuerda que los terrenos de la vigilia y el sueño están separados por una frontera tan delgada que de un momento a otro podemos estar sumergidos en un sueño lúcido: un tipo de experiencia que en realidad está al alcance de todo ser humano. En los sueños lúcidos, como muestra este genial trabajo, podemos levitar, jugar con las estrellas o alcanzar la luna con un tenedor y comérnosla.

Eso último es precisamente lo que le pasó a Gino en un sueño, lo cual lo inspiró para hacer este corto animado, que ha estado dentro de la selección oficial de varios festivales del mundo y ha sido reconocido y aplaudido en ellos.

Aquí puedes ver este magnifico trabajo que invita, precisamente, a estimular la psique e intentar controlar nuestros sueños:

 



Siempre queremos ver lo que esta oculto detrás de lo que vemos

Hay un interés en lo que está oculto y lo visible que no se nos muestra.

Al menos oculta el rostro parcialmente. Bueno, aparentemente tienes una cara, la manzana, ocultando lo visible pero oculto, el rostro de la persona. Es algo que sucede constantemente. Todo lo que vemos oculta otra cosa, siempre queremos ver lo que esta oculto detrás de lo que vemos. Hay un interés en lo que está oculto y lo visible que no se nos muestra. Este interés puede tomar la forma de un sentimiento muy intenso, una especie de conflicto, podría decirse, entre lo visible que está oculto y lo visible que está presente.

René Magritte sobre su pintura The Son Of Man (El hijo del hombre), 1964.

 



In-Shadow, una animación que proyecta las más oscuras grietas de la vida (VIDEO)

¿Qué tan pesada es la mentira que vistes hoy? Esta aguda crítica visual a la sociedad de nuestro tiempo te dejará incómodo pero lleno de verdades.

Si algo nos ha enseñado la práctica zen, y otras filosofías de Occidente, es que la oscuridad no se combate siempre con luz sino, a veces, con más oscuridad. Ese enfrentamiento, al que pocos nos arriesgamos, es la premisa de una obra maestra de la animación: In Shadow.

El corto del realizador Lubomir Arsov es un acceso a las más oscuras grietas de la vida moderna, y de los paradigmas de la civilización de occidente. Los sombríos parajes de la mente son recorridos haciendo preguntas incómodas: “¿qué tan pesada es la mentira que vistes?”, o “¿qué se esconde en tu sombra?”.

in-shadows-lubomir-arsov-corto-animado-critica-sociedad-moderna

Arsov no se limita a lo socialmente bien visto y utiliza la animación para defender la verdad. Su capacidad para capturar verdades sociopolíticas complejas en símbolos e imágenes marca a cualquiera que mire su cortometraje. 

En esta animación la cotidianidad es envuelta en una oscuridad de la que huimos infructuosamente. Y es que el planteamiento de esta animación es que la oscuridad ha tomado formas específicas en la actualidad: ésta se encuentra en la industria militar, en las guerras, en el colonialismo interno, en el racismo, en la falta de trabajo y a grandes rasgos en la realidad que experimentamos todos los días. 

corto-animado-in-shadows-cortometrajes-critica-social

La cuestión es que tal oscuridad es inherente a la vida moderna, según lo plantea In Shadow, cuya esencia se basa en las teorías del psicoterapeuta Carl Jung:

“Cada uno carga una sombra, y lo menos que esté acuerpada en la vida individual consciente, lo más oscura y densa será… Si es reprimida y aislada de la conciencia, nunca se podrá corregir.”

Siguiendo a Jung, no se trata aquí de nuestra moral “natural”, sino de una moral que ya ha sido modificada, algo con lo que nos toca lidiar. He ahí la importancia de no sólo renegar de los sistemas políticos y sociales en su totalidad, sino de hallar lo que en ellos influye y oscurece a la humanidad. Por ejemplo, el abuso de la tecnología que ha creado portentosas adicciones, o el crecimiento desenfrenado de muchas industrias antiecológicas, como la automotriz o la ganadera. No obstante, ninguna de estas cuestiones es mala en sí, sino que necesitamos reformular cómo adaptarlas a nuestra vida.

Carl Jung ya lo había comprobado: nuestras personalidades —y su oscuridad inherente— son producto de elementos tanto individuales como sociales, que confluyen todo el tiempo.

Pero, para entrar de lleno a la crítica de Arsov y sacar conclusiones propias, te dejamos aquí su obra y te invitamos a echarle un vistazo a su página.