En momentos de crisis nunca falta la empresa u organización que ofrece exactamente lo que todos queremos o creemos necesitar. En esta pandemia por coronavirus lo que todos deseamos es evitar el contagio y tener un sistema inmune más resiliente, ¿o no? Este anhelo sencillo hoy nutre a la nueva tendencia del coronawellness.

 

¿De qué trata el coronawellness?

Para evitar contraer el virus SARS-CoV-2 hace algunos años hubiéramos elegido un tratamiento médico tradicional como vacunas, vitaminas o, incluso, habríamos visitado al médico para seleccionar una opción científicamente avalada. Sin embargo, hoy las cosas son un poco distintas. La tendencia del cuidado de la salud a través de productos naturales le ha abierto las puertas a millones de suplementos que se jactan de proporcionar la fortaleza o defensas que el cuerpo necesita (sin estar necesariamente respaldados por un estudio serio). ¿Qué hace que un estudio sea confiable? Entre otras cosas, la metodología debe ser replicable y los resultados los mismos. 

coronavirus-medicina-natural-sistema

Pasamos de la automedicación a los suplementos naturales (milagrosos) por Internet. Los efectos inmunológicos que ofrecen estos productos se basan en las propiedades naturales de algunos ingredientes, para presentarlos como la mejor o única opción para hacernos inmunes a prácticamente todo.

 

De la naturaleza a la ciencia

Sabemos de los beneficios que algunos componentes de la naturaleza le ofrecen a nuestro cuerpo, pero de ahí a volvernos inmunes ante infecciones o virus hay una brecha significativa. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha rechazado varios productos “coronawellness” que aseguran ayudar al sistema inmune a pesar de no contar con evidencia alguna. 

Esto no quiere decir que todos los productos naturales no sean efectivos. El problema es que es fácil vender un producto natural sin tener un estudio que verifique su efecto más allá de la especulación. La metodología científica no necesariamente es una antítesis de los productos o tratamientos alternativos. Hay remedios de la abuela o ancestrales, como la acupuntura, que están respaldados por investigaciones científicas rigurosas o autoridades como el John Hopkins Medicine. Por eso, frente a cualquier tratamiento o producto que prometa ser milagroso, es mejor dudar y hacer un ejercicio crítico que ponga a prueba su efectividad. Sin duda, el puente entre la ciencia y los remedios alternativos es algo que falta desarrollar. 

suplementos-sistema-inmunologico-coronavirus-falso

Nuestra urgencia por entrar al mercado del bienestar y consumir productos naturales, orgánicos y libres de químicos nos ha vuelto más crédulos. Hay que recordar que el sistema económico actual es astuto y sabe coptar las tendencias. Lo verde y natural hoy es muy capitalizable. Dejemos de rellenar nuestros deseos (sembrados por el “coronawellness“) con los resultados que el Internet pone sin esfuerzo sobre nuestra mano, y atendamos las necesidades reales que el cuerpo tiene para estar saludable. 

La sanidad pública, la ciencia tradicional e incluso la medicina ancestral se enfrentan a un mercado que reúne diversos ingredientes bajo una etiqueta inspiradora, colores naturales y frascos llamativos. Al final del día, estos productos pueden tener el mismo o menor efecto sobre el cuerpo que una dosis balanceada de naranjas o semillas. 

 

No hay nada más natural que lo natural

Si lo que queremos es tener una salud completa y equilibrada, no es necesario adquirir suplementos milagrosos o esencias de propóleo mezcladas con compuestos exóticos. Es cierto que la medicina es una hipótesis viva; el cuerpo es un producto que la ciencia no tiene resuelto. No se trata de creer en ella absolutamente, porque también comete errores, y claro que ha habido abusos de poder para manipular deferentes intereses. Sin embargo, el método científico (si se sigue de forma transparente) puede ser un terreno común para todas las personas, puede ser el punto de partida para hacernos mejores preguntas. 

El cuerpo es sabio y hay que aprender a escucharlo y darle insumos saludables. En esta cuarentena es importante tener un balance en la salud y considerar que, para evitar el contagio de coronavirus, otra bacteria o infección, necesitamos más que una píldora o una mezcla de sustancias milagrosas.

 

Sigue leyendo: Medicina ayurveda: práctica milenaria y natural para reconfigurar la salud global