Algunos dicen que es astuto, otros que es complicado, unos cuantos más aseguran que es despiadado y hasta cruel. ¿Tú cómo describirías al nuevo coronavirus? Hablar de él y de la covid-19 se ha convertido en algo muy personal, como si estuviésemos hablando de otra persona. A pesar de saber que este virus es un grupo de material genético inerte, lo estamos humanizando.

virus-bacterias-genetica-coronavirus

De acuerdo con científicos cognitivos, todo parece indicar que el ser humano tiene una tendencia a ver características humanas en todas partes. La razón por la que hacemos esto es porque en lo profundo de nuestra naturaleza hay signos que nos alertan sobre nuestro entorno y nos ayudan a darle sentido.

En pocas palabras, podemos asegurar que el ser humano practica el antropomorfismo a diario. Buscamos eventos, acciones, organismos o lo que sea para atribuirles características humanas con el único propósito de entenderlos.

Ahora todo tiene mucho sentido. Desde la propagación del nuevo coronavirus por el mundo entramos a un círculo incierto que nos obliga de una u otra forma a entenderlo, y no es la primera ni la última cosa que veremos con estos ojos.

En la luna vemos conejos, en las nubes vemos animales, en el clima vemos emociones, etc. Le atribuimos características a todo aquello que no tenga una explicación clara para nosotros, y recientemente al nuevo coronavirus le tocó ser el enemigo de la humanidad.

También en Ecoosfera: Un registro colaborativo de sueños sobre el coronavirus

 

El coronavirus humanizado

La pandemia nos hizo descubrir un mundo complejo e impredecible. Creíamos que el ser humano moderno estaba listo para conquistar el planeta, para ser superior e invencible, hasta que un grupo de “bichos” genéticos nos demostró que no lo sabíamos todo.

Desconcertados por el movimiento del virus, intentamos darle explicación con base en nuestra experiencia o la de otros. Cuando esta entidad misteriosa tiene sentido bajo nuestros propios términos, nos sentimos cómodos.

El nuevo coronavirus podría no ser un ente peligroso, malicioso o con intenciones de acabar con la humanidad. En realidad, es tan sólo un montón de material genético. No obstante, no podemos juzgar el intento del ser humano por interpretar los fenómenos porque, después de todo, eso es lo que ayuda a encontrar el verdadero propósito de muchas cosas en el mundo.

virus-coronavirus-humanizar-caracteristicas-humano

Nuestra alta sensibilidad es, ante todo, una habilidad que nos permite sobrevivir y evolucionar. El verdadero reto está en no creer que ya lo sabemos todo y en seguir abriendo nuestro mapa de investigación para descubrir cosas más allá de lo que creemos controlado.

Observamos el universo entero y aplicamos el antropomorfismo, y no lo podemos evitar. Está en nosotros desde que nacemos, y esto se conoce como cerebro social. Con cualquier estímulo, ya sea una rama, una planta, una roca o un virus, las narraciones antropomórficas estarán presentes.

Al final del día, esa es nuestra particular forma de comprender a los seres invisibles y su comportamiento para, entonces, sentir un poco de confianza y garantizar nuestro bienestar mental.

 

Sigue leyendo: Así suena el SARS-Cov 2: científicos traducen a música la estructura del nuevo coronavirus