Desde el primer brote del nuevo coronavirus en diciembre de 2019, los científicos han trabajo a marchas forzadas para descubrir la estructura de este virus. Sabemos que es letal, que causa distintos síntomas y que está en el aire. Pero, ¿cómo lucen las partículas de este coronavirus?

Para darnos perspectiva, Visual Capitalist elaboró una infografía que revela el tamaño de las partículas del nuevo coronavirus. A través de la comparación de la estructura de este coronavirus con el virus del Zika y otros elementos del cuerpo humano, se visibiliza el pequeño poderío del coronavirus SARS-CoV-2.

virus-coronavirus-salud-efectos-pandemia

La tabla de comparación inicia con el virus del Zika, el cual tiene un tamaño cercano a los 45 nanómetros. Después sigue el bacteriófago T4, responsable de infectar con la bacteria E. coli. Entre estas partículas se encuentra el nuevo coronavirus, con unos 45 nanómetros de tamaño.

Cerca de diez veces más pequeñas que un cabello humano, las partículas del nuevo coronavirus son invisibles para el ojo humano. Imperceptibles en todo sentido, se acumulan en los cubrebocas y navegan por el aire.

La única forma de protegernos de ellas es a través de esas telas especiales que cubren el rostro. Tal como hacemos con las partículas liberadas en los incendios, las cuales son ligeramente más grandes que el nuevo coronavirus.

particulas-coronavirus-tabla-comparacion

 

Las características de las partículas del nuevo coronavirus

Con un tamaño entre 0.4 y 0-7 micras, las partículas del humo de incendios permanecen en el aire durante días e incluso meses. Una de las consecuencias de respirar estas diminutas partículas son los problemas respiratorios, y también problemas neurológicos. Tomando en cuenta el daño que causan las partículas de humo, podemos comprender la sencilla forma en la que el SARS-CoV-2 entra en el organismo.

coronavirus-aire-contagio-pandemia-covid-19-riesgo
AP

Ahora bien, gracias a esta tabla podemos entender la gravedad de convivir con un virus tan pequeño. La tabla compara las células de la sangre, las cuales son más grandes que el virus que provoca la covid-19, con las partículas de polvo. Asimismo, se comparan los granos de polen o un grano de sal de enorme tamaño, para terminar con un cabello humano que, en este contexto, parece masivo.

Por primera vez, las partículas del nuevo coronavirus son reveladas ante nuestros ojos. Ya sabíamos que eran invisibles a nuestros ojos, pero ver su tamaño en comparación con otros elementos puede ayudarnos a comprender la necesidad de cuidarnos con mayor responsabilidad. Lo único que evitará que este virus entre a nuestro organismo es un cubrebocas. Está en el aire, no sabemos en dónde y en qué cantidad, pero sabemos que hay una solución para evitarlo.

 

Sigue leyendo: ¿Qué le hace el coronavirus a tu cuerpo?