La emergencia global aún no cesa. De acuerdo con los expertos, la pandemia de coronavirus apenas está por llegar a su nivel máximo en países como Estados Unidos y México. Después de eso no se sabe con seguridad qué sucederá, aunque algunos se han adelantado a considerar diversos escenarios sobre el fin de esta crisis mundial.

Según el análisis de Joe Pinsker para The Atlantic, el error de varios países que ahora sufren por el aumento incontrolable del virus fue que no pudieron desarrollar las pruebas de diagnóstico a tiempo para evitar el contagio.

coronavirus-salud-pandemia-cuando-termina

Corea del Sur, Singapur y Hong Kong lograron frenar el contagio gracias a que contuvieron al patógeno. Desarrollaron una prueba, identificaron a los infectados, los aislaron, rastrearon a aquellos con los que tuvieron contacto y la curva ni siquiera apareció. Por lo tanto, no tener suficientes pruebas de diagnóstico es el primer factor que evita que esta pandemia se detenga. Segundo, la falta de precisión para rastrear la propagación. Y, finalmente, el colapso de hospitales por exceso de pacientes con COVID-19.

Este es el panorama actual y las condiciones que deben tomarse en cuenta para calcular el fin de esta pandemia de coronavirus. Si comenzamos a hacer un recuento de lo que se necesita, en cuánto tiempo se necesita y cómo se necesita, estas son las aproximaciones.

 

En los próximos meses…

En un estudio publicado por un equipo del Imperial College de Londres se concluyó que tomando en cuenta el incremento de la pandemia en países como Italia, España y Estados Unidos, para finales de abril las camas de hospital estarán totalmente rebasadas. Se estima un total de 15 pacientes con COVID-19 por cada cama disponible en un hospital. Para finales del verano, cerca de 2.2 millones de estadounidenses habrán perdido la vida, más aquellos que indirectamente morirán fuera de los hospitales por falta de atención.

Este es el peor panorama que se plantea, en caso de que las cosas continúen desarrollándose de la misma forma. Si se quiere evitar estos números y una completa tragedia mundial, hay cuatro cosas que se deben hacer, y rápidamente.

cubrebocas-mascaras-salud-coronavirus-insumos

Primero, se deberán producir rápidamente máscaras, guantes y equipo de protección para todo el personal médico y, segundo, millones de pruebas COVID-19; tercero, poner en práctica de manera masiva el distanciamiento social; cuarto, establecer una coordinación clara.

Ahora vivimos momentos cruciales donde el bien de todos depende del sacrificio de muchos, y para lograrlo es necesario coordinarnos a la perfección. Esta es la única manera para que encauzar todo hacia un mejor panorama; de lo contrario, tardaremos mucho más de lo estimado para decirle adiós a esta pandemia de coronavirus.

 

Los tres finales posibles…

Para considerar el fin de esta pandemia debemos pensar en la capacidad de recuperación colectiva en todo el mundo. El distanciamiento social no puede ni será la solución para recuperar el control. Mientras el virus esté presente, la reincidencia es tangible. No obstante, hay tres desenlaces posibles para la pandemia. El primer escenario contempla que todas las naciones logren simultáneamente controlar el virus, pero esta opción es casi imposible bajo las condiciones que hoy analizamos.

En segundo lugar, el virus podría hacer lo mismo que en pandemias pasadas: regarse por todo el mundo hasta dejar suficientes sobrevivientes inmunes; sin embargo, esta sería una opción que nos costaría demasiadas vidas. Por último, la tercera opción considera un panorama en el que el mundo elimina brotes esporádicos aquí y allá hasta que sea viable una vacuna. Esta es la alternativa que hasta ahora parece más viable, pero también podría ser la más lenta.

coronavirus-vacuna
Shutterstock

Cualquiera de estos tres finales nos llevará más de 3 meses de aislamiento. Es posible que el distanciamiento funcione para disminuir lo suficiente la pandemia de coronavirus, logrando que las cosas vuelvan a la normalidad bajo el riesgo de que el virus vuelva.

La ciencia aún tiene mucho que investigar, los gobiernos mucho que decidir, las fábricas deberán transformarse y el resto de la sociedad deberá esperar en casa o arriesgar su salud por necesidad. Lo que está claro es que el mundo no volverá a ser el mismo que antes; la pandemia de coronavirus cambiará muchas cosas, la principal: nuestra forma de vivir.

 

Sigue leyendo: Después del coronavirus, ¿por qué no intentar una economía verde?