Los seres humanos aún no entendemos los efectos del consumo de animales. Las industrias de la carne, los mariscos, los animales exóticos, los productos lácteos, etc., crecen buscando nuevos animales que maltratar y poner en el mercado. Esto sin importar las consecuencias de esta práctica, por ejemplo, enfermedades como el coronavirus o la influenza A H1N1.

Dentro de esta rama, el Proyecto Global Virome se ha dedicado durante 10 años a investigar los virus que yacen en algunos animales con el objetivo de disminuir el riesgo de daños por futuros brotes virales. Esta investigación surgió como una respuesta ante las repentinas apariciones y reapariciones de epidemias y pandemias en todo el mundo.

Con el pleno conocimiento de que estas enfermedades provienen de virus zoonóticos (es decir, se originan en animales y tienen un potencial enorme para generar pandemias), investigadores, organizaciones y políticos se unieron para crear el Proyecto Global Virome y enfrentar este riesgo mundial.  

carne-consumo-animales-maltrato

No obstante, recientes brotes como el coronavirus, la gripe A H1N1, el Ébola, el Zika o el SARS han demostrado que la sociedad está mal preparada para enfrentar amenazas virales. Los avances en tecnología de la salud son rápidos, pero la evolución de las enfermedades sigue estando un paso adelante de nosotros.

Una de las propuestas de este proyecto para lograr prepararnos ante una epidemia es establecer un atlas viral. Este mapa tendría que ser accesible para todo el mundo y debería estar enfocado en mostrar los grupos de animales o agentes virales naturales que ponen en riesgo nuestra salud.

Sin embargo, la vida del planeta avanza a pasos agigantados. La naturaleza nos sobrepasa en número y extensión y nosotros esperamos que haya una forma más rápida de disminuir el riesgo de contraer estas enfermedades sin depender del avance tecnológico.

 

Del consumo mortal a una dieta sin animales

No sabemos hasta qué punto serán viables los objetivos del proyecto global de análisis de virus. Lo que sí podemos asegurar es que la ingesta de alimentos de origen animal no sólo conlleva una serie de maltratos brutales para los animales, también se convierte en una bomba de tiempo para nuestra salud.

animales-industria-alimentaria-enfermedades

Si lo que buscamos es disminuir el brote de pandemias como la del coronavirus (o COVID-19), lo que debemos hacer es terminar con nuestro consumo de productos de origen animal.

El aumento en la comercialización de carne proveniente de animales exóticos puede ser la razón de los continuos brotes de epidemias. De acuerdo con el Global Virome, existen más de 1.7 millones de virus no descubiertos en la fauna salvaje.

Si seguimos consumiendo la carne de los animales es muy posible que las pandemias siguen ocurriendo. El ser humano ha elegido continuar con las actividades que originan el surgimiento de enfermedades que atentan contra la vida de muchos, además de acabar con miles de especies.

“Por el futuro de las especies de animales salvajes y no salvajes y para la salud humana, debemos reducir el consumo de estos animales”. – (Diana Bell, bióloga de la Universidad de Anglia del Este)

Las nuevas generaciones tenemos en nuestras manos el futuro de la alimentación mundial. Tendremos que decidir si queremos seguir arriesgando la vida de millones de animales a costa de arriesgar nuestra vida.

 

Sigue leyendo: ¿La carne procesada da cáncer? Ex representante de la OMS alerta