Nueva investigación confirma que el corazón tiene mente propia

Ya lo dijo Blaise Pascal: “El corazón tiene razones que la razón ignora”.

Somos una unidad compleja: nuestro organismo es un cúmulo de extraordinaria biología, donde cada parte es dependiente de otra. No obstante, solemos pensar que la mente –entendida como capacidad intelectual– lo es todo, y hasta hoy, no habríamos pensado que es posible poseer varias mentes. Pero una nueva investigación de la ciencia moderna sugiere que el corazón se halla, también, en insólitos lugares como el corazón.

Visto fríamente, este órgano podría concebirse como “parte de la maquinaria” de nuestro cuerpo: una válvula necesaria en un sentido más técnico que espiritual o racional. Y sin embargo, el corazón ha sido el músculo donde se han decantado todo tipo de ideas filosóficas, metáforas poéticas y sugerencias espirituales: es el corazón “el que nos duele” cuando alguien se marcha, o de donde sale todo el amor que nos inspira el otro; y para muchas culturas antiguas, como la griega o la egipcia, es un “lugar” simbólico, y uno de los más importantes en cuestiones humanas.

corazon tiene mente propia ciencia estudio ilustracion Ecoosfera
Ecoosfera

Pero entre biología, filosofía y poesía

¿El cerebro piensa?

Más allá de que sin el corazón nuestro cerebro no funcionaría, pues el primero provee sangre con oxígeno y nutrientes al segundo, es verdad que el corazón tiene un cerebro: en el ventrículo derecho se encuentra una compleja red de neuronas, a través de las cuales el corazón piensa y toma decisiones respecto a la parte que es “autónoma” en su funcionamiento, como se muestra en este lúcido documental de la BBC, Of Hearts and Minds.

No obstante, mucho del funcionamiento de estas neuronas sigue siendo un misterio, pero una cosa es segura: entre cerebro y el corazón existe una simbiosis; y sin embargo, hay también una autonomía relativa entre ambos. Ninguno de ellos es sólo parte de una gran macchina, como el pensamiento racional desde Descartes concibió al cuerpo humano, sino que hay una biología repleta de interrelaciones.

En el citado documental se demuestra con un experimento cómo el cerebro del corazón toma decisiones autónomas. El doctor David Paterson, de la Universidad de Oxford, coloca una pieza de tejido del corazón de un conejo, concretamente del ventrículo derecho (donde las neuronas están alojadas), en un tanque con nutrientes y oxígeno. En él se puede observar cómo el tejido sigue latiendo por sí mismo, ya que son las neuronas en el ventrículo las que emiten las señales para ello.

cerebro-corazon-tiene-neuronas-emociones

Así que por sí solo el corazón no “produce” emociones, pero sí “piensa”. Además, se ve tan afectado por las emociones como también las trastoca: una mente bajo los efectos del miedo acelera los latidos del corazón, y un corazón agitado, a su vez, perturbará la mente.

Como sea, esto demuestra algo y tiene una suerte de encanto, pues, dependiendo de la época histórica, el ser humano ha creado sus propios símbolos y formas de interpretar el mundo a partir de los órganos y el cuerpo. Éstos se han vuelto un lenguaje, por lo cual recordar que nuestro cuerpo es una compleja red de interrelaciones –algo que sabemos gracias a los avances neurocientíficos– sirve como metáfora para navegar la propia complejidad de nuestro mundo actual, repleto de conjugaciones y rupturas, de racionalidades e instintos y, en fin, de situaciones que a veces necesitan de nuestra mente cerebral, otras de nuestra mente cardíaca y otras, de ambas.



En la naturaleza, la protagonista de “El Rey León” sería una hembra 🦁

Probablemente vaya en contra de tus recuerdos de infancia, pero Nala y Sarabi tendrían mucha más acción que Simba y Mufasa.

El 13 de julio de 1994 se estrenó la primera versión de “El rey león”, y se colocó rápidamente como una de las películas más taquilleras de todos los tiempos. Al cumplirse 25 años de aquel hito, Disney celebra con una versión live action, que seguramente será muy exitosa desde un punto de vista cinematográfico, ¿pero es atinada desde el punto de vista biológico?

En realidad no. En la naturaleza salvaje, las manadas de leones están conformadas en un 99% por hembras relacionadas entre sí: madres e hijas, tías y primas, sobrinas y abuelas controlan grandes extensiones de territorio en las cuales pasan toda su vida.

Las hembras son el núcleo de la manada

En una investigación para National Geographic (dicho sea de paso, compañía propiedad de Disney), Erin Biba recopila testimonios de expertos en grandes felinos, quienes afirman que, en la vida real, las hembras tienen un papel mucho más predominante que el de los machos en la vida de la sabana.

Craig Packer, director del Centro de Investigación de Leones de la Universidad de Minnesota, afirma que en estado salvaje, “las hembras son el núcleo. El corazón y el alma de la manada. Los machos van y vienen.”

Las manadas de leones son sociedades matrilineales (es decir, en las que el parentesco se establece por vía materna); si una manada se hace demasiado grande, las hembras buscan otro territorio para que las hijas puedan vivir, criar y cazar en él, y así evitar conflictos. Además, las hembras crían juntas a los hijos e hijas de todas, como en una “gran guardería.”

También en Ecoosfera: 33 leones fueron rescatados de la esclavitud del circo, y este será su nuevo hogar

Según Packer, si Simba regresara del exilio siendo un adulto para casarse con Nala, su amor de infancia, probablemente estaría casándose con su prima, su tía… o su hermana.

No es que las monarquías ni la historia de la literatura estén libres de historias de incesto, estupro o endogamia (reproducción entre familiares), sino que, al tratarse de una de las fábulas más exitosas de los últimos años, resulta asombroso (y un poco injusto) juzgarla con los lentes estrictos de la ciencia.

Naturaleza vs ficción

Las infancias de muchos milenials están marcadas por el (¿spoiler?) exilio de Simba, el joven heredero de la sabana, cuando su padre, Mufasa, es asesinado por una estampida de ñus, bajo la mirada inclemente de su tío Scar. Ah, recuerdos de infancia.

Pero en la realidad, probablemente Mufasa y Scar hubieran tenido que colaborar para protegerse mutuamente de otras alianzas de machos. Según Packer:

“tienes que tener un compañero de armas para enfrentar los desafíos de todos los demás machos que quieren apoderarse de tu familia y matar a tus bebés.”

Un grupo de machos (nunca de más de cuatro o cinco individuos) puede quedarse en las inmediaciones de una manada y disputársela con el resto, pero al final también serán las hembras quienes elijan un macho residente. Este cargo (propiamente el del “rey león”) no dura más de dos o tres años. Luego se van y recomienzan el ciclo reproductivo y territorial en otra parte.

rey-leon-leonas-sabana
Aunque los leones puedan derribar a una jirafa, las leonas en grupo son prácticamente invencibles.

Según el especialista, la única función de las famosas melenas de los leones machos es precisamente demostrar su valía genética a las hembras:

“Las hembras prefieren al macho que es el más visible y que tiene las características claras en las que puede confiar para garantizar que sus crías sobrevivan y estén sanas”, y lo mejor es una melena negra (como la de Scar), pues esta indica “buena condición física, niveles más altos de testosterona, y es más probable que toleren heridas.”

Por fortuna, no tenemos que elegir entre la naturaleza y la ficción. Las fábulas protagonizadas por animales han maravillado la imaginación desde los tiempos de Esopo en el siglo VII antes de nuestra era, las de Jean de La Fontaine en el siglo XVII hasta, más recientemente, las del escritor guatemalteco Augusto Monterroso.

El rey león maravilla a las audiencias no por su precisión documental de la vida de los leones, sino por su tragedia y su alegría, por las aventuras de sus protagonistas y por los efectos especiales de la producción. Es decir, maravilla porque apela a la imaginación, no al rigor científico.



¿Cuál es el pastel más antiguo de la historia? 🍰

¿Cómo apareció este querido postre en el mundo?

Hay que admitirlo: para todos existe un pastel que va con nuestro paladar. Desde que éste, el postre más emblemático de la historia se inventó, más de una vez hemos literalmente luchado por conseguir una suculenta probada (incluso, nuestra civilización alguna vez inició una guerra de pasteles). De tres leches, red velvet, mil hojas, de chocolate, con más chocolate y muchos más… Existen tantas recetas, variantes, formas, texturas y sabores, que simplemente es imposible no sucumbir ante una de sus sabrosas versiones.

Los expertos en repostería sabrán que el pastel nace de una suculenta mezcla de ingredientes como leche, mantequilla, azúcar, huevos, harina, levadura y sal, principalmente. Sin embargo, estos elementos no fueron con los que se crearon los primeros pasteles del mundo. Es más, el primer pastel no se parecía en nada al que compran para la celebración de tu cumpleaños.

 

¿A quién se le ocurrió?

Si bien hoy en día existen cientos de recetas, el pastel, en sus inicios, nació dulce. Esta invención se le atribuye a los antiguos egipcios, de acuerdo con la investigación culinaria de Food Timeline. No obstante, el primer pastel de la historia proviene del pan antiguo, hecho a mano con harina —menos práctica que la que hoy en día conocemos— y agua. Se horneaba en piedras y únicamente era endulzado con miel; a veces, le agregaban nueces y frutas secas encima. 

Más tarde, los griegos harían su propia versión con queso. Se podría decir que este es el antecesor del cheesecake. En la antigua Grecia, este pastel fue una de las fuentes de energía para los atletas que participaron en los primeros juegos olímpicos en el año 776 a. C.

Cuando no eran para los deportistas, los pasteles honraban a los dioses como tributo.

Incluso había un concepto muy profundo detrás de la elaboración de pasteles, pues su forma redonda simbolizaba la naturaleza circular de la vida. Al mismo tiempo, estos pasteles representaban al sol y a la luna. Fue también con los antiguos griegos que surgió la tradición de colocar velas encima de él. Sólo que Artemisa, diosa de la caza y de la luna, no iba a soplarle a las velitas para pedir un deseo. Las velas eran para hacerlos brillar y que semejaran la luz de la luna (muy poético ¿no?).

pastel donde encontrar ingredientes reposteria mexico pasteles

El combo pastel + velas = cumpleaños nació oficialmente en Alemania durante la Edad Media. Los alemanes fueron los primeros en celebrar fiestas de cumpleaños para los niños. Las velas correspondían al número de años vividos y una extra por el año venidero.

Una época crucial para el pastel fue la Revolución Industrial, pues en ese entonces se democratizó; dejó de ser para dioses y ricos. Los ingredientes necesarios y nuevos como las cremas pasteleras, así como las herramientas para su realización fueron más baratos y ello, aunado la producción en serie, puso a este increíble invento a disposición de todos.

pastel donde encontrar ingredientes reposteria mexico pasteles

En México, el pastel está regularmente presente en celebraciones donde se cantan Las mañanitas y, a veces, no falta el tradicional corito de ¡Mor-di-da, mor-di-da! También aparece en bodas y reuniones, y casi siempre lo encuentras para saciar el antojo y el placer junto a un buen café, un atole o un chocolate caliente. 

¡Atrévete a crear originales pasteles!

Los mejores ingredientes ya los puedes encontrar a tan sólo un clic en

 

 

Sí, la tradicional marca, famosa por su queridísima mantequilla Gloria, acaba de lanzar su versión online donde pone al alcance de todos los amantes de la repostería sus productos de más alta calidad. Echa un vistazo a la oferta que tiene disponible: podrás notar que tienen mejores precios que en las tiendas convencionales. ¡Y lo mejor de todo es que no tienes que salir de casa para adquirirlos!