El problema del estrés hídrico está alcanzando a la población mundial. Lo que antes eran grandes cuerpos de agua dulce ahora se han reducido o peor todavía, ya no existen. Contradictoriamente el 70% de planeta está constituido por agua, pero casi la totalidad de este porcentaje se refiera a agua salobre. Esta no es apta para consumo humano, ni tampoco para sus actividades, por ello desde hace años se busca convertir agua salada en dulce, con logros aparentes aunque no tan costeables. Ahora un equipo de investigación global ha logrado convertir agua salada en agua potable en menos de 30 minutos, utilizando el poder de la energía solar.

agua potable

El descubrimiento podría proporcionar agua potable a millones de personas alrededor del mundo. No sólo a un costo menor y de manera más eficiente, sino que también realizaron esta tarea con más energía. A menudo los procesos de desalinización y filtración de agua salada, consumen demasiada energía y otro tipo de tecnologías. Además, tienen varios inconvenientes, incluido el alto coste por el consumo de energía.

agua de mar

Luz solar como fuente de energía

Teniendo esto en cuenta, el profesor Huanting Wang del Departamento de Ingeniería Química de la Universidad de Monash en Australia y autor principal de la investigación, se encaminó hacia una nueva dirección. Para subsanar la necesidad de alto consumo de energía, junto con su equipo utilizaron la luz solar como alimentación energética.

“La luz solar es la fuente de energía más abundante y renovable en la Tierra. Nuestro desarrollo de un nuevo proceso de desalinización basado en adsorbentes mediante el uso de la luz solar para la regeneración proporciona una solución de desalinización que ahorra energía y es ambientalmente sostenible”, explica Wang.

convertir agua salada potable

El proceso también utiliza estructuras metalorgánicas (MOF). Estas son una clase de compuestos que consisten en iones metálicos que forman material cristalino, con la mayor superficie de cualquier material conocido. El equipo creó un MOF llamado PSP-MIL-53, el cual produjo 139.5 litros de agua dulce por kilogramo de MOF por día, con un bajo consumo de energía.

¿Y la calidad del agua?

En cuanto el tema de la calidad del agua, la Organización Mundial de la Salud sugiere que el agua potable de buena calidad debe tener un sólido disuelto total (TDS) menor a las 600 partes por millón (ppm). El equipo de investigación logró desalinizar agua con un total de TDS menor a las 500 ppm, en 30 minutos. Además, lograron regenerar el MOF en tan sólo cuatro minutos bajo la luz solar. Esto supondría una manera de convertir agua salada en dulce de manera sostenible y aportar el beneficio del agua potable a millones de pobladores.

convertir agua salada en potable

“Nuestro trabajo proporciona una nueva y emocionante ruta para el diseño de materiales funcionales para el uso de energía solar para reducir la demanda de energía y mejorar la sostenibilidad de la desalinización del agua”, finaliza Wang.

El agua es un menester vital para los seres vivos, cuidarla se ha convertido en emergencia primordial. Pese a que la desalinización cada día avanza más, no estamos seguros de que en algún momento sus beneficios lleguen hasta todos los rincones necesarios. Por ello debemos cuidar el agua que la naturaleza nos ha brindado, esto implica no desperdiciarla y abandonar las prácticas que pudieran contaminarla.

Referencias:
Ou, R., Zhang, H., Truong, V.X. et al. A sunlight-responsive metal–organic framework system for sustainable water desalination. Nat Sustain 3, 1052–1058 (2020). DOI

Sigue leyendo: Un simple y bello horno hace potable el agua salada