Llora y contrata a un chico guapo para secar tus lágrimas

En Japón, como parte de una terapia sanadora, se contrata a hombres atractivos para que limpien tus lágrimas mientras lloras con videos emotivos.

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza.

Las “Instrucciones para llorar” de Julio Cortázar siguen vigentes, ahora a través del Ikemeso danshi o “guapo llorón”, un nuevo perfil de trabajo en Japón. El guapo llorón se encargará de ir a tu oficina, hacerte llorar y enjuagar amablemente tus lágrimas. Este es el comienzo de una nueva idea creada por Hiroki Terai, un empresario que está empeñado en lograr que los japoneses expresen sus emociones.

contratan hombres guapos llorar limpiar lagrimas 1

 

Llorar es un acto humano

Llorar es parte de lo que nos hace humanos. Aunque algunos animales son capaces de derramar lágrimas, los seres humanos son los únicos que lloran por cuestiones emocionales.

Siempre me han interesado las áreas escondidas de los seres humanos. Quiero que los japoneses lloren.

contratan-hombres-guapos-llorar-limpiar-lagrimas

Con la idea de Terai, las compañías pueden elegir entre una selección de niños guapos llorones. Uno es un dentista que realiza esto como trabajo suplementario, y también hay un gimnasta, un director de funerales y un limpiabotas.

Si lloras en el trabajo (piensas) que tus colegas no van a querer tocarte, hay una imagen muy negativa. Pero sé que después de que lloras y dejas que la gente vea tu vulnerabilidad, puedes relacionarte mejor con otras personas y eso es bueno también para la compañía.

Diversas investigaciones han mostrado que las personas que lloran acompañadas tienen una mejor experiencia. Los individuos que buscan apoyo emocional en ese momento y lo reciben, muestran mejores resultados. Rocket Inc. contrató un servicio en el que las empleadas ven películas tristes con ellos hasta que lloran, y esto sólo por 7,900 yenes ($66 USD).

La idea de esta iniciativa es mostrar tu vulnerabilidad: cuando otros ven que ésta (supuestamente) acerca a la gente, se trabaja mejor como equipo. La mayoría de los videos que presentan se centran en mascotas enfermas o en relaciones de padre e hija, y parecen estar dirigidos a las mujeres.

 

En Japón no se llora

contrata-hombres-guapos-llorar-limpiar-lagrimas

Datos del Estudio internacional sobre el llanto de adultos sugieren que, entre las 37 nacionalidades encuestadas, los japoneses son los menos propensos a llorar.

“Ocultar la ira y la tristeza se considera una virtud en la cultura japonesa”, dijo un psiquiatra japonés al periódico Chunichi Shimbun en el 2013.

En el caso de los adultos, el llanto se asocia con sentimientos de impotencia, pero en la actualidad no está claro si estos sentimientos provocan el llanto o si lo acompañan. El llanto es una forma universal de expresión emocional, pero también existen diferencias culturales en cuanto a la frecuencia del mismo.

Llorar es necesario, pero uno no debería tener que contratar a alguien para enfrentarse a sí mismo, a su propio dolor, emoción o sufrimiento. Es necesario aprender a llorar.

 

¿Cuándo fue la última vez que lloraste?



Amor, vulnerabilidad y masculinidades alternas: entrevista con el poeta Jericho Brown

“Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable.'”

Jericho Brown, nacido en Louisiana en 1973, es uno de los poetas más interesantes de la escena literaria estadounidense actual. Con Please, The New Testament y The Tradition, tres breves pero contundentes libros, Brown ha cimentado una sensibilidad muy particular, donde se unen la rabia y el dolor de la violencia policial que sufren las comunidades afroamericanas, con los propios episodios de la vida del autor lidiando con temas como el racismo, la homosexualidad, la autoimagen corporal y lo que significa ser una persona sensible en un mundo que parece castigar la sensibilidad.

Portada de “The New Testament”

En una entrevista reciente, Brown comparó la creación artística con el enamoramiento. Según él, se trata de actos en donde nos ponemos en situación vulnerable, y que eso es precisamente lo que nos atrae del arte.

“Es como cuando estás enamorado. No te puedes enamorar sin ser vulnerable (…) Todo en nuestra cultura nos entrena para no ser vulnerables, para evitar la intimidad. Y la poesía nos pide que seamos de una forma en la que normalmente no estamos entrenados para ser. La poesía puede entrenarnos para ser así. No estamos entrenados para hacerlo. Creo que es difícil admitirlo para la gente. Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable.’”

Y es que, para Brown, los poetas siempre se escudan en ocupaciones secundarias cuando se les pregunta a qué se dedican: responden que dan clases o editan libros, pero no se nombran a sí mismos “poetas”, es decir, seres vulnerables.

jericho-brown
Jericho Brown (Imagen: AJC.com)

¿Pero qué significa exactamente ser vulnerable, y por qué eso debería ser importante?

Para Brown, se trata de que la poesía nos permita observar dentro de nuestros propios abismos sin sucumbir al vértigo. En sus propias palabras,

“Cuando empiezas a observarte a ti mismo encuentras un montón de mierda fea. ¿Sabes a qué me refiero? Así que, cuando hablo de ser vulnerables, me refiero a la habilidad para observar esa mierda fea. Transformar la mierda fea en lenguaje que va a convertirse en algo que esperamos que sea hermoso (…), pero no significa que creas que es hermoso. Puedes ver lo feo que es.”

La vulnerabilidad nos permite observarnos a nosotros mismos y a los demás sin voltear el rostro. Cuando hablamos de intimidad en aspectos emocionales, se trata de poder acercarnos a nuestros rasgos menos atractivos sin tratar de estetizarlos, ni hacer como que no están ahí.

El trabajo creativo (aunque, desde cierto punto de vista, cualquier trabajo, así como la vida misma, comportan un ingrediente de creatividad) es especialmente exigente a este respecto: la obra de arte le pide al artista su vulnerabilidad, y a su vez el artista debe estar atento para reconocer que esa vulnerabilidad que lo lastima puede nutrir su relación con el mundo.

“Escribir más allá de las líneas que salieron fácilmente. La gente llega a la línea fácil y creen que ya terminaron. Pero ese es solo el comienzo. Ahí es cuando te dices, ‘¡Mierda, ahora voy a tener que decir la verdad porque acabo de mentir!” (…) Para mí, eso es lo que quiero decir al hablar de ser vulnerables frente a la obra. Me refiero literalmente a sentarte y hacerla y tomar lo que te ofrezca. Y si no te está dando nada, entonces insistir en ella hasta que lo haga.”

Aquí puedes leer y escuchar algunos poemas de Jericho Brown en español.



Las polillas que beben lágrimas de los pájaros (poesía orgánica para endulzar el día)

Supervivencia o mero complemento nutricional, las polillas que beben las lágrimas de los pájaros resuenan como poema dictado al cielo.

Como los seres humanos somos muy propensos a hacer asociaciones, es normal que liguemos las lágrimas con muchas –y muy diversas– cuestiones. Tristeza, por supuesto; pero también felicidad, nervios, frustración y hasta enojo. Y es que estas son el tipo de emociones que pueden devenir en un inesperado raudal de llanto.

Pero en la naturaleza, algunos insectos sólo asocian las lágrimas con la supervivencia.

polillas-lagrimas-pajaros-aves-animales-beben-lagrimas

En una especie de poética de la supervivencia animal, se ha descubierto que existen insectos que beben las lágrimas de algunos reptiles. Es en la selva amazónica donde se ha podido ver la bella simbiosis protagonizada por mariposas y abejas, las cuales se posan en tortugas y cocodrilos en busca de los minerales presentes en el líquido emanado de los ojos de estos mamíferos.

Pero no sólo los reptiles son presa de las mariposas y las abejas, y no sólo estos insectos se alimentan de lágrimas…

Recientemente se descubrió que las polillas beben las lágrimas de los pájaros mientras éstos duermen.

El descubrimiento fue hecho por el biólogo brasileño Leandro João Carneiro de Lima Moraes. Las imágenes que este biólogo captó tienen algo que oscila entre lo poético y lo inquietante: en la oscuridad de la enigmática selva amazónica, una enorme palomilla marrón se posa sobre un pájaro dormido. Su larga lengua succiona el ojo entreabierto del ave indefensa, que ni siquiera parece al tanto de la operación que el enorme insecto realiza, aprovechando su estado somnoliento.

Aún se sabe poco de este extravagante hábito alimenticio, pero los biólogos se preguntan si habrá alguna especie de retroalimentación entre los insectos y los mamíferos, o si por el contrario, sólo los insectos salen beneficiados de esta extraña interacción. Y más aún, ¿tendrá consecuencias para los ojos de estos reptiles y aves que se les prive de sus lágrimas? Es probable que sí, pues las lágrimas tienen funciones específicas, como lubricar la córnea y distribuir el oxígeno en los ojos.

Y, ¿cuán seguido necesitan las polillas de las lágrimas de los pájaros? ¿Será un hábito de supervivencia, o sólo un complemento nutricional? Aún queda mucho que indagar sobre esta peculiar dieta animal. Como sea, la imagen no deja de ser un recordatorio de que la naturaleza es la madre de toda experiencia estética.