Desde la invención del plástico, la humanidad poco a poco se fue volviendo más dependiente de este material. Ahora está presente en todo el mundo, ya sea por incidencia del hombre o porque sus desechos se han esparcido mediante los diferentes ciclos naturales. Pero de todos los plásticos, los llamados microplásticos son los más peligrosos ya que por su diminuto tamaño se vuelven un enemigo silencioso capaz de infiltrarse en donde sea. Se han encontrado microplásticos incluso en las alturas del Monte Everest, como una señal de que han entrado en la dinámica del planeta. También se sabe que se han incorporado a la atmósfera y este hecho preocupa a los especialistas, pues se ha descubierto que los microplásticos afectan el clima planetario.

‘El Ciclo del Plástico’

Los microplásticos están considerados ya no sólo como contaminantes de superficies terrestres y del medio marino, sino que ya se les considera también como contaminantes atmosféricos. Se ha comprobado que se han incorporado a la dinámica atmosférica e incluso, que han creado su propio ciclo denominado ‘El Ciclo del Plástico’. Tal como si se tratase del ciclo del agua o del carbono. Pero recientemente una investigación publicada en la revista Nature, descubrió otra implicación más de la presencia de este material en la atmósfera.

microplásticos

El plástico en sí mismo ya representa un peligro para el planeta. Contaminante de ríos, océanos y superficies terrestres, ha ocasionado la muerte de miles de animales que luchan contra este agente extraño en sus ecosistemas. Pero se vuelve todavía más preocupante cuando se descompone en partículas casi imperceptibles para la vista que poco a poco se han ido infiltrando en las cadenas alimenticias. Es decir, que ya no sólo contaminan el exterior, sino han invadido el interior de los seres vivientes. Incluso hay estudios que sugieren que los microplásticos también impiden la proliferación de las abejas, al adherirse a sus cuerpos.

Justamente esta clase de microplásticos que también están presentes en la atmósfera, podrían causar afectaciones en el clima. Los investigadores asumieron a los microplásticos como cualquier otra partícula presente en la atmósfera. Es bien sabido que el polvo, los sulfatos y el carbono presentes en la atmósfera, son agentes que afectan el clima al absorber y dispersar la radiación solar. Por ello decidieron comprobar si los microplásticos tendrían esta misma incidencia y sorprendentemente encontraron una respuesta positiva.

Los microplásticos influyen en el clima

Hicieron los cálculos necesarios para estipular la métrica de Forzamiento Radiativo Efectivo (ERF), que es la diferencia entre la cantidad de energía absorbida y luego devuelta al espacio por las partículas. Encontraron que el ERF de los microplásticos en el aire es de 0,044 ± 0,399 miliwatts por metro cuadrado en la atmósfera actual. Esto asumiendo una concentración superficial uniforme de 1 partícula de microplástico por metro cúbico y una distribución vertical de hasta 10 kilómetros de altitud.

microplásticos afectan clima

Sin embargo, no se conoce con seguridad la cantidad de microplásticos que se encuentran suspendidos en la atmósfera. Se cree que podría limitarse sólo a la primera capa atmosférica pero la cantidad de plásticos creados por el hombre supone que más arriba hay todavía más de este material. Lo cual es preocupante ya que la fuerza radiativa de los microplásticos es relativamente pequeña y podría enfriar el clima del planeta.

Esta investigación marca tan sólo el inicio de más búsquedas en esta dirección. Ya que no existen datos precedentes para entender cómo es que los microplásticos podrían incidir en el clima. Y tomando en cuenta la cantidad significativa de contaminantes que rondan en el aire y las condiciones del planeta, es necesario comprender cuáles son las implicaciones de este comportamiento.

Referencias:
Revell, L. Kuma, L. Le Ru, E. (2021). Direct radiative effects of airborne microplastics. Nature598, 462–467. DOI