Ojalá existiera un mapa que nos dijera fácilmente a dónde ir o qué hacer para borrar un poco nuestra huella de carbono en el planeta. Pero qué estamos diciendo, claro que lo hay. Estas son las seis claves básicas que puedes poner en práctica para vivir un consumo sostenible en una difícil ciudad como lo es la CDMX.

consumo-responsable-etico-productos

Aceptémoslo: vivir en una metrópoli cautivante y siempre en movimiento como la CDMX puede ser un obstáculo enorme para llevar una vida sostenible. Las ciudades siempre tienen algo que ofrecer, incluso cuando no lo necesitas.

Tiendas por aquí y por allá, productos de todo tipo y para cualquier gusto, una gama extensa de cosas y lugares para visitar esconden el costo ambiental por detrás de sus hermosos anuncios publicitarios. Pero no nos pongamos pesimistas, porque existen formas sencillas de eliminar tu huella de carbono.

 

6 claves para garantizar un consumo sostenible

  • Segunda mano, primera opción

Algunas personas consideran que las cosas de segunda mano pueden ser de baja calidad. Sin embargo, estamos seguros de que se han perdido de una variedad de objetos antiguos que podrían ser únicos en el mundo.

Los bazares o ventas de garaje siempre son una oportunidad para descubrir ropa, accesorios, decoraciones o cualquier tipo de objeto que te parezca interesante y necesario para tu hogar o estilo de vida. Acércate a estos lugares que ofrecen infinidad de objetos usados, pero con una gran historia por detrás.

 

  • Sin medidas, ni ataduras… ¡que viva el granel!

Hablar de plástico es tan necesario como dejar de consumirlo. El plástico de un solo uso se ha vuelto una de las maneras más sencillas de contaminar el planeta a escalas gigantescas. Una excelente forma de dejar de ser un consumidor de plástico es apoyar el consumo a granel.

Regresemos a las antiguas maneras de comprar los alimentos. Deja las sopas en bolsa y opta por el mercado más cercano que cuente con sus montoncitos de semillas, cereales, especias, etc., para rellenar tus frascos de cristal.

zero market mexico basura consumo basura cero

 

  • Elige bien dónde vivir

Podríamos apostar a que jamás has pensado en la huella de carbono que dejas en el recorrido de tu casa al trabajo. Es muy sencillo: si tu camino te toma más de 1 hora, es probable que sea por la larga distancia o por un intenso tránsito. La Ciudad de México es la ciudad del caos vehicular y la contaminación del aire, así que una buena solución es vivir cerca de tu trabajo.

Te tomará menos energía, gasto y, por lo tanto, tendrás una huella de carbono menor. Si estás cerca de tu trabajo, podrás trasladarte con mayor facilidad y sin ocupar tanto transporte. Considera la energía que gastarás, el tiempo que vas a destinar a un traslado y qué transporte usarás; todo cuenta cuando se trata de mejorar tu ruta. A veces es mejor elegir el bienestar para evitar el desgaste personal o el del planeta.

 

  • Mueve más las piernas y deja el auto

A nadie le cae mal una dosis de ejercicio para activar los músculos y mantenerse saludable. Cuando te encuentras cerca de tu trabajo, casa, gimnasio o cualquier otro lugar, será mucho más sencillo trasladarte de forma sustentable. 

La ciudad de México cuenta con bicis en algunos puntos de la urbe a precios accesibles; si lo tuyo no es pedalear, entonces puedes optar por ir a los lugares cercanos caminando. Aprovecha ese tiempo y el viento sobre tu cara para respirar y tomarte un momento para reflexionar.

 

Revista La Bicicleta
  • Mejora tu entorno

Trata de que tu entorno se vea mucho mejor, esté limpio y libre de posibles contaminantes. Puedes ayudar de una manera muy simple: levanta la basura, barre tu calle, no desperdicies el agua, levanta los desechos de tu mascota, etcétera.

Hay muchas formas de mejorar lo que nos rodea, así que haz lo posible por mejorar el lugar en donde vives. Esas acciones pueden contribuir a que la convivencia entre todos mejore, además de cuidar el planeta.

 

  • Invierte en algo bueno para ti y el medioambiente

Involúcrate en proyectos que sean buenos para el ambiente y para ti. Puedes desarrollar formas de comprar sin usar plástico, utilizar tu carro para llevar a varias personas o simplemente dejar de consumir cosas que dañen el equilibrio del planeta. Practica el consumo sostenible con las acciones más pequeñas hasta maximizarlo. 

No inviertas en productos que no te dan ningún beneficio o que le hacen daño a tu salud. Gastar en productos naturales puede ser beneficioso para ti y seguro lo será para el planeta. Al final podrás darte cuenta de que una inversión natural poco a poco borrará tu huella de carbono.

 

Sigue leyendo: Supermercados cooperativos: competir contra las grandes cadenas reconstruyendo el tejido social