Bastan unos segundos para distraerse y causar algún accidente fatal. Algunos consideran que sus habilidades al volante son tan extraordinarias que podrían evitar accidentes al manejar. Pero ese pensamiento es precisamente lo que provoca que cerca de un 90% de las personas conduzcan de forma riesgosa.

manejar-celular-riesgos-recomendaciones

Un estudio reciente advierte que nueve de cada diez personas manejan distraídas –aunque sólo dos lo admiten o son conscientes–. En la mayoría de los casos, esta distracción tiene que ver con el teléfono móvil, pero también está el volumen o estación del radio, la encandilante publicidad en vía pública, así como fumar, entre otros. El problema es que mientras conduces distraído estás poniendo en riesgo tu integridad y la de los demás: diariamente mueren más de 3,200 personas alrededor del mundo por accidentes viales

 

5 recomendaciones para evitar ser un conductor distraído (hazlo por ti y por todos)

Concéntrate en el camino

Asegúrate de prestar atención y centra tus ojos en el camino. Entre más atención pongas, estarás mejor preparado para reaccionar ante cualquier movimiento de otro auto e incluso de tu propio vehículo.

 

Aleja tu teléfono celular

Ninguna llamada puede ser más importante que tu vida. Atender el teléfono puede costarte segundos de reacción, así que ponlo lejos de ti y utiliza el manos libres si es muy necesario atender las llamadas.

 

Repasa o visualiza la ruta antes de salir

Saber el camino, las calles o la ruta correcta puede evitar que realices movimientos imprudentes y a último minuto para tomar la calle adecuada. Ve lento si no estás seguro del camino o fíjate en el mapa unos minutos antes de salir.

 

Programa la música

Si te tomas algunos minutos para buscar la canción indicada, puede que resulte en un accidente. Minutos antes de salir arma tu playlist o selecciona alguna que sabes que te inspira mientras manejes, el objetivo es evitar que toques el celular mientras estás en el volante.

 

Aprovecha a tu copiloto

Si vas acompañado, aprovecha a tu copiloto. Esta persona puede ir atenta a la música o indicarte la ruta a tiempo; que todo lo haga quien va a tu lado, para que no tengas que distraerte en nada y tus ojos permanezcan concentrados.

 

Sigue leyendo: Soy ciclista y soy persona