Los científicos han analizado miles de veces lo que hace el cerebro mientras dormimos. Pero, ¿qué sucede cuándo la mente está despierta?, ¿cómo funciona la conciencia? y ¿cómo es que logramos ver el mundo tal como es? Para responder estas preguntas tendremos que adentrarnos a los rincones más profundos del cerebro y descubrir cómo trabaja la conciencia.  

sonidos binaurales mente cerebro

En cierto sentido, el cerebro humano es un misterio para los expertos, y la conciencia lo es aún más. Investigadores de todo el mundo han analizado cómo es que el ser humano percibe al mundo. La ciencia tiene varias explicaciones teóricas sobre esto, pero nosotros queremos compartir contigo una de ellas y sumergirnos en las incógnitas de la conciencia.

 

De la inteligencia a la conciencia: un don del ser vivo

Algunos expertos en inteligencia artificial (IA) aseguran que falta muy poco para que robots y humanos compartan el planeta. Incluso han propuesto la idea de que las diferencias entre una persona y un robot serán mínimas, pues ambos serán igualmente capaces e inteligentes.

No obstante, el neurocientífico cognitivo Anil Seth considera que hay un elemento fundamental, propio de los seres vivos, que los robots jamás podrán desarrollar. Sin importar qué tan avanzada sea la IA nunca se acercará a la experiencia humana, porque no podrá desarrollar una conciencia. 

“No necesitas ser inteligente para sufrir, pero sí necesitas estar vivo para sentir”. (Anil Seth)

Seth explica que la conciencia es propia de aquellos que tienen una conexión con el mundo, es decir, de los seres vivos que evolucionaron y crecieron junto con lo más profundo de la naturaleza. En este sentido, tenemos dos formas de experimentar la conciencia: la primera, a través de la experiencia consciente del mundo que nos rodea y la segunda, por medio de nuestro “yo”.

sonidos-binaurales-efectos-beneficios-estimular-conciencia-mente

 

Cómo traducir o predecir el mundo

El cerebro funciona como una máquina de predicción y se nutre de las experiencias  de su entorno. Crea alucinaciones controladas que suceden, navegan y se guían a través de nuestros cuerpos.

Por ejemplo, al ver una montaña una serie de impulsos eléctricos recorren el cerebro. Éste combina señales sensoriales con sus experiencias anteriores sobre cómo es una montaña para traducir y explicar lo que vemos. Es decir, diariamente percibimos la mejor suposición que genera nuestro cerebro frente lo que hay en el mundo.

En este sentido, el mundo es una alucinación controlada de las predicciones que hace el cerebro, y cuando estamos de acuerdo con esas alucinaciones les llamamos realidad.

Por otro lado, la conciencia del “yo” trabaja de una forma distinta. Esta alucinación del ser también es controlada y generada por el cerebro, pero la experimentamos a través de nuestro interior. Por ejemplo, cuando estamos enfermos no podemos ver cómo el sistema inmune ataca a las bacterias o virus, más bien sentimos señales de alerta en forma de calentura, tos o dolor que nos hacen entender que algo anda mal. Un robot no podrá nunca hacer esto de manera consciente. Tal vez estará programado para detectar algunos errores y tendrá que esperar a que un humano los resuelva. La IA tendrá un límite informático para entender el mundo.

 

 

El cerebro no trabaja por sí solo. La dimensión de la conciencia es un ingrediente muy importante que, en palabras de Anil Seth, nos permite “experimentar el mundo y a nosotros mismos gracias a nuestro cuerpo viviente y a través de él”. Así que disfruta del mundo, porque es verdaderamente único y tuyo. Sumérgete en la capacidad que tienes de existir, a través de la forma en la que tu cerebro predice y tu cuerpo y siente.

 

Sigue leyendo: Cognición cuántica: domina tus pensamientos antes de que tu mente lo haga