Con más de 37 millones de personas distribuidas en 5,000 tribus y comunidades del planeta, los indígenas se levantan en defensa de las reservas naturales. Conectadas a gran escala con el entorno, estas comunidades han sabido llevar a la práctica la cooperación mutua garantizando la lucha contra la crisis climática.

Administrando más de una cuarta parte de la superficie terrestre, las comunidades indígenas son clave en las acciones contra el cambio climático. “Simplemente no hay forma de detener el colapso climático si no se incluye a los pueblos indígenas”, señala Conservation International.

indigenas-comunidades-bosques-guardianes

 

¿Por qué son tan importantes las comunidades indígenas en el combate de la crisis climática?

De acuerdo con un estudio publicado en Frontiers in Ecology and the Environment, el 36% de los paisajes forestales que permanecen intactos (sin actividad humana) forman parte de tierras indígenas. En la actualidad, estas áreas se han convertido en zonas cruciales para mitigar los cambios del clima.

Un excelente ejemplo de la labor de las tribus indígenas es el Amazonas. Esta selva que recorre gran parte de Brasil y se extiende hasta Perú y Colombia es el hogar de 375 grupos distintos de indígenas, es decir, cerca de 1.7 millones de personas. Las numerosas comunidades indígenas que habitan en este selva tienen sistemas de vida sustentables. Esto significa que transforman el suelo para su beneficio pero sin detrimento de la naturaleza, en una relación de mutuo beneficio.

defensa-territorio-indigena-ecuador-amazonas-leonardo-dicaprio

Esto no quiere decir que no se hayan enfrentado a desafíos. En Brasil, las comunidades han estado expuestas a un desarrollo masivo que atenta contra el medioambiente: destruye ecosistemas, contamina aguas y tierras y violenta la existencia de las comunidades.

Colombia y Perú también tienen conflictos debido a la siembra de sustancias ilegales, o bien, la tala masiva. Cada región resguarda a sus propios defensores de la naturaleza, los cuales poco a poco han ido ganando batallas contra los líderes que se niegan a reconocer la importancia de mantener el equilibrio ambiental.

También te puede interesar: Nuestro bosque, nuestro territorio: cosmovisiones indígenas

 

La crisis ambiental en manos de la comunidad

Si algo nos enseñan las comunidades indígenas es la necesidad de observar los efectos de la acción humana. No podemos tomar los recursos que nos plazcan sin replantear un retorno a la naturaleza. A medida que la economía mundial se tambalea y los efectos del desequilibrio ambiental son notorios, deberemos reconstruir nuestra relación con el planeta. Sin embargo, la clave está en hacerlo de la mano de aquellos que llevan años teniendo una buena conexión con el medioambiente.

activismo-comunidades-indigenas-defensoras-naturaleza-mexico-

Recurrir al saber ancestral, a quienes habitan este territorio, nos transmite una noción presente en todos los pueblos indígenas del mundo y que nosotros (los que vivimos en ciudades) no conocemos: la idea de ser uno con la naturaleza, de mantener el vínculo sagrado que realmente une, de muchas maneras, al uno con el todo.

Necesitamos permitirnos conocer ese vínculo, experimentarlo. Regresar a la naturaleza para sobrevivir, y reaprender a relacionarnos con ella. Si no fuera por las comunidades indígenas, quizá ya no tendríamos mundo: ellos son los guardianes de la biodiversidad. Pero ahora nos toca a todos comenzar a hacernos responsables de lo que directa o indirectamente hemos provocado en el planeta, y hacerlo a través de la espléndida guía de los pueblos ancestrales.

 

Sigue leyendo: El activismo ambiental indígena lidera el cuidado de la naturaleza