“Cómprame un revólver”: una película de ciencia ficción y realidades distópicas (🎬)

“Cómprame un revólver” estará disponible en las salas Cinépolis el próximo 10 de mayo.

La distopía es un gran vehículo para develar las realidades de la sociedad. Esta clase de historias llevan las peores consecuencias del presente al límite y proyectan un futuro catastrófico. En el caso de Cómprame un revólver no hace falta exagerar mucho: la violencia que retrata es increíblemente actual.

Julio Hernández Cordón dirige esta cinta que le valió el Premio Fénix al ya renombrado director. Cómprame un revólver sigue los pasos de una niña llamada Huck, quien vive una realidad genuinamente distópica. Su padre, un drogadicto en serios problemas, le pide proteger un campo de béisbol abandonado en el que los narcotraficantes se reúnen de vez en cuando a jugar.

Para hacer su trabajo, Huck se hace pasar por un niño usando una máscara. Así se protege de los delincuentes en un país donde las mujeres desaparecen de un día para otro. 

La película se ubica en un México del futuro, aunque no muy lejano. La apariencia del lugar en el que habita Huck le da a la cinta un toque que se acerca a la ciencia ficción más agresiva, con fuertes influencias de Mad Max: Fury Road. Vemos un paisaje desértico lleno de polvo y contaminación, en el que sólo resuenan los balazos.

Sin embargo, una visión fantástica prevalece a través de los ojos de Huck y sus amigos. El grupo de niños, con camuflaje y los rostros pintados, recuerda a la inocencia de los chicos abandonados de Peter Pan. El México atemporal en el que se mueven es un campo minado que tiene un parecido brutal con el México que todos conocemos.

estrenos-peliculas-2019-comprame-un-revolver-2

Las referencias literarias se notan hasta en el nombre de Huck, que remite a Las aventuras de Huckleberry Finn. La mezcla de géneros que el director logra en Cómprame un revólver se desenvuelve en una historia con un mensaje atronador guiado a un solo concepto: la supervivencia.

Las vidas de Huck y el resto de los niños giran en torno a sobrevivir a situaciones sangrientas y escalofriantes. Esta circunstancia es inimaginable, más apropiada a las ficciones a las que la cinta alude que a la vida real. Aun así, el parecido entre la película y algunas noticias que vemos todos los días existe.

A veces, es necesario recubrir los datos crudos de ficción para que notemos la urgencia que hay en ellos. Esa es la denuncia social que transmite Cómprame un revólver y una de las razones por las que no puedes dejar de verla.

No te pierdas este fascinante filme, que se estrena este próximo 10 de mayo de 2019 en las salas Cinépolis.

Mira el tráiler:

 



“Solteras”, una película para amar la soltería (y verle el lado divertido) 🎬

Si últimamente has tenido mala suerte en el amor, esta comedia es para ti.

El amor… ¡el amor! Es complicado, ¿no? Las relaciones afectivas están llenas de estereotipos, convencionalismos y hasta implícitas “reglas” que, si las rompemos, nos vemos “mal”. A veces, incluso es la propia presión social la que dicta la manera como debemos llevar nuestra vida en pareja. Nos quieren decir cómo amar, a quién amar, ¡y hasta cuándo debemos casarnos! Porque ser soltero, en teoría, no es una opción… Pero muchos somos solteros, ¿y qué?

solterashorarios

La verdad es que la soltería no es tan mala –y hasta dicen por ahí que los solteros son mejores parejas–. Aunque a veces parezca que la soltería es lo peor que nos puede pasar, lo cierto es que, con el tiempo, aprendemos que puede ser una etapa divertida. ¿Te ha pasado? Bueno, eso es precisamente lo que le sucede a Ana, la protagonista de Solteras, la segunda película del mexicano Luis Javier M. Henaine, que se estrenó el 7 de junio en todas las salas Cinépolis.

Porque ser soltera no es tan malo… ¿o sí?

Ana, interpretada por Cassandra Ciangherotti, es una mujer que no se imagina llegar a los 30 años sin estar casada. Toda su vida gira en torno a su pareja, y sólo espera que llegue por fin el día de su boda… hasta que su pareja la corta.

solteras cinepolis cine mexicano

Tras el traumático suceso, Ana no puede sino ver con desesperación cómo todas sus amigas son exitosas en el amor y se casan, como ella soñaba. Ella se encontrará cada vez más sola y, quejándose todo el tiempo, sólo hallará consuelo comiendo pizza fría en su departamento de soltera.

Pero en lugar de dejarse llevar por la tristeza, Ana buscará la manera de encontrar pareja sin importarle nada. Su convicción la llevará a un curso donde una casamentera orienta a varias mujeres que están en la misma situación que Ana. En un principio, Ana intentará poner en práctica lo aprendido, aunque sin mucho éxito. No obstante, después descubrirá que hay cosas más importantes que encontrar marido a toda costa.

El grupo de “solteronas” que Ana encuentra en el curso resultan ser peculiares, divertidas y carismáticas. ¿Por qué, entonces, están solteras? Bueno, los hombres sabrán. Pero ellas terminarán convirtiéndose en entrañables amigas de Ana. En las buenas, en las malas… y en las situaciones más extravagantes: Ana se dará cuenta de que, más allá de sus fracasos para encontrar marido, sus amigas siempre están ahí, por lo menos para sacarle una sonrisa.

Así, Solteras parte de un aparente cliché para terminar dando un giro tan cómico como inesperado, a partir del cual Ana dejará de sentir que la soltería es una maldición. Solteras se convierte de esta forma en una fresca invitación para repensar la soltería y todo tipo de convenciones respecto al amor. Esta película no sólo te arrancará varias risotadas, sino que te hará descubrir, junto con Ana, que estar casado, soltero, arrejuntado o divorciado es una situación que se vive diferente cuando se valoran otras formas de amor, y no sólo el estereotípico amor romántico de pareja y sus convenciones.

No te pierdas Solteras, que ya está disponible en todas las salas Cinépolis.



“Cómprame un revólver”: esta es la película mexicana que no debes perderte (y ya está en cines🎬🍿)

Hay películas que te marcan, y la recién estrenada “Cómprame un revólver” es una de ellas.

Las ficciones futuristas sobre México son poco comunes. Esta clase de historias no son muy socorridas en el cine nacional por una sencilla razón: ¿cómo pensar un futuro que conserve una esencia inconfudiblemente mexicana? El director Julio Hernández Cordón lo logra con creces en su nueva película Cómprame un revólver. Eso sí, no esperes entrar a la sala y encontrar una película a la que ya estás acostumbrado. Esta cinta tiene un formato y un mensaje excéntrico que van más allá de cualquier expectativa. 

Hay películas que dejan huella. Cómprame un revólver, ya disponible en cualquier sala Cinépolis, es una de ellas.

A poco de que se estrenó, esta cinta multipremiada ya está haciendo mucho ruido en los círculos culturales del país. Es un ejemplo de lo mejor que el “cine de arte” tiene para ofrecer. Pero que esto no te aleje: está llena de grandes secuencias de acción y te aseguramos que es todo menos aburrida. De hecho, Cómprame un revólver es más bien el resultado de una fórmula inédita en el cine nacional. Si su propósito es agitar las fronteras del género cinematográfico y contar una historia llena de frescura, lo consigue. 

comprame-un-revolver-gif-1

La originalidad no es el único atributo de la película. Te esperan grandes dosis de carisma llevadas al límite en manos de su elenco infantil. Así como lo oyes: los personajes principales de Cómprame un revólver son niños con camuflaje, rostros pintados y máscaras que seguramente te resultarán muy familiares. Una herencia de historias populares que todos conocemos, de peripecias al estilo de Huckleberry Finn, adaptadas a un escenario más afín a Mad Max. ¿Ves por qué es tan especial? 

comprame-un-revolver-gif-2

comprame-un-revolver-gif-4

Huck y sus amigos son el principal motor de esta historia, y por lo tanto, el México del futuro en el que habitan es visto a través de sus ojos. En un país sofocado por la contaminación y repleto de peligros en cada esquina, estos niños viven su día a día con la misma inocencia de cualquier pequeño que conozcas. No hay forma de que no vayas a sentir empatía. Al ver a estos chicos en pantalla, tememos por ellos, los alentamos, deseamos con todas nuestras fuerzas que se sobrepongan al desastre. 

Los chicos tienen misiones urgentes por cumplir y lo harán como si fuera un juego, pese a la violencia demoledora de la que deberán huir. Como puedes ver, la premisa de Cómprame un revólver reúne elementos discordantes para comunicar un mensaje social profundo de una manera poco común. No cabe duda de que, para entender el presente, a veces es necesario visualizar un futuro extremo.

comprame-un-revolver-gif-3

Las realidades distópicas representadas en Cómprame un revólver son realmente arrasadoras. El México de Hernández Cordón parece al borde de su propio Apocalipsis, pero en sus pequeños protagonistas quedan todavía muchas ganas de luchar. En un mundo que parece cada vez más cerca del fin, la supervivencia se halla en la imaginación. Visualizar otras posibilidades, vivirlas y darlo todo por ellas.  

Cómprame un revólver es una fuerte crítica al presente de nuestro país, pero también un canto a la vida. Esta es la clase de cine mexicano que no debes perderte.

Mira el tráiler: