La vida en 2050: ¿hacia dónde avanzará el mundo de acuerdo al presente?

¿Cómo será el mundo dentro de 3 décadas, según la ciencia?

Sin la noción de tiempo, no podemos asir la existencia. Por eso el ser humano tiende a situarse siempre bajo la temporalidad como sobre un piso seguro, el cual lo hace saber de dónde viene, dónde está y hacia dónde se dirige.

Es quizá el tercer tiempo, el del futuro, el que más obsesiones causa. Es verdad que la historia como disciplina se construyó sobre la curiosidad de indagar en tiempos pasados, pero preguntarnos sobre el futuro es algo que involucra una incertidumbre aún mayor, que a veces raya la manía.

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

Por eso es que en toda cultura siempre ha habido quien, desde su propia técnica o método, busca saber lo que nos depara el futuro. En la antigüedad, numerosos grupos indígenas de Mesoamérica arrojaban granos de maíz para predecir el porvenir, los cuales leían según cayesen sobre una concha.

Sin desestimar otras técnicas, hoy en día podemos aproximarnos quizá con mayor certidumbre al futuro, pues podemos predecir con exactitud lo que acontecerá, por lo menos dentro de pocas décadas y sobre algunos tópicos muy concretos.

Gracias a la ciencia, ­podemos saber con bastante certidumbre algunas cosas que nos depara el futuro para el 2050.

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

Sabemos que a mitad del siglo habrá aproximadamente 9 mil millones de personas, una cifra que raya lo increíble y que ayuda a científicos de distintas ramas a hacer sólidas hipótesis sobre lo que será el año 2050. El portal Big Think le preguntó a algunos de ellos cómo será la vida dentro de poco más de 3 décadas, en los tópicos de mayor interés.

Estas fueron algunas de las apuestas sobre el futuro, por parte de los más destacados científicos:

 

¿Cómo viviremos?

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

Según el biologista y matemático Joel Cohen, en el 2050 la mayoría de las personas en el mundo vivirán en áreas urbanas, y es muy probable que éstas sean mayores al promedio actual.

Contrario a las exageradas perspectivas con las cuales nuestros padres imaginaron el año 2000, con coches voladores y cosas sci-fi por el estilo, los especialistas en urbes, como Bill Mitchell, piensan que los avances tecnológicos harán de nuestras formas de vida algo más discreto y quizá personalizado. Los autos se manejarán solos y habrá transportes más rápidos, y la vida en general estará más regida por la inteligencia artificial. Pero no: tampoco habrá coches voladores.

 

¿Cómo serán las comunicaciones?

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

El Internet seguirá transformando radicalmente los medios y la vida. Quizá eso llegue a impactar directamente en las formas de organización social, ¿quién sabe?

Según Daniel Okrent, autor y editor del New York Times, el Internet seguirá abriendo alianzas y brechas por donde todo tipo de individuos podrán comunicarse de una manera cada vez más amplia y profesional, lo que transformará los medios de comunicación.

Así, es probable que la tecnología nos haga más propositivos y activos y nos conduzca a cambios sociales positivos. Para Viktor Mayer-Schönberger, director del Information and Innovation Policy Research Center, las generaciones futuras serán cada vez menos propensas a ser consumidores de información y entretenimiento vacuo, para convertirse en usuarios activos de la tecnología.

 

¿Y el cambio climático?

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

No hay que olvidar que según algunas predicciones, algunas de las cuales incluyen cálculos matemáticos, es probable que para el año 2100 nos extingamos debido, en gran parte, a la crisis ambiental. Para el ambientalista Bill McKibben, si no combatimos el cambio climático es probable que ya para el 2050 veamos preocupantes ascensos en el nivel de los océanos, lo que pondrá en peligro islas como las Filipinas. Además, el agotamiento de recursos provocará guerras por los mismos; por ejemplo, por el agua dulce.

 

Pero la tecnología puede ayudarnos

Es probable que como señala Charles Ebinger, director de la Energy Security Initiative, como sociedad tecnologizada todos estaremos más involucrados en la producción y distribución de la energía limpia que habrá, pues los edificios y casas serán más eficientes en este sentido, y la tecnología nos ayudará a gestionar la energía y nuestras propias vidas en torno a ello.

Y como dice la oceonógrafa Sylvia Earle, quizá tecnología como la de Google Earth llegará al punto de facilitar a la gente el cuidado del planeta, por ejemplo, al ser conservacionistas de los océanos.

 

¿Cuánto tiempo viviremos?

Según Patricia Bloom, profesora asociada en el MT Sinai Hospital, viviremos más y seremos más sanos. No viviremos hasta los 120 años de edad, pero es posible que seamos mucho más saludables a edades insospechadas, como los 90 y hasta los 100 años.

Es difícil saber qué pasará con algunas enfermedades y epidemias, pues intentar predecir si se habrá encontrado la cura contra el cáncer o el VIH para el 2050 sería hacer mucha futurología. No obstante, es probable que debido al aumento de población en las ciudades, los mercados verdes y los huertos se vuelvan una necesidad y pueblen las urbes. Especialistas como Nina Plank, creadora de mercados verdes, creen que habrá una cultura más regional en torno a la comida: algo así como lo que ya proponen movimientos masivos como el Slow Food. Eso hará a los habitantes del futuro mucho más saludables.

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

 

¿Qué concluir?

En general todo apunta a que el 2050 puede ser un futuro donde habremos evolucionado y podremos crear sociedades mejor conectadas y más eficientes, donde quizá, incluso, se tejan lazos colectivos de cooperación más fuertes.

¿Utópico? Esperamos que no. La tecnología puede y debe emanciparnos. Pero será importante también que siempre vivamos el presente, tanto hoy como dentro de 3 décadas, pues es así como se construye un buen vivir: en el aquí y el ahora.

 

* Fotografía: Marcus Soriano



Música para reconfortar el ánimo y refrescar momento: Aura, de Andres Oddone

Tal vez una dosis de música aúrica es justo lo que necesitas para atemperar tu vida; es disco es una invitación a reconectar contigo mismo.

IDM, tenue noise, ambient, minimal progresivo, dub trascendental y otras muchas etiquetas musicales, son algunos de los géneros que incluye este álbum. Mientras que grabaciones de campo, sampleos, una intención generosa, una disposición a percibir, y agradecer lo percibido, son algunas de las fuerzas que en él confluyen.    

Tras visitar en dos ocasiones uno de los países más intensos y magnéticos del planeta, durante lo cual aprovechó para documentar mental y electrónicamente la mayor cantidad posible de sonidos, Andres Oddone eligió la música como el lienzo para digerir, y luego compartir, sus vivencias en la India. 

Vengo del mundo de IDM y la electrónica experimental. Pero lógicamente el uso del material de India, y las líneas de pensamiento que me llegaron en esos viajes, me dieron la posibilidad de hacer algo que para mí fue nuevo: me permití jugar con lo emocional como nunca lo había hecho.
 
aura-disco-oddone-musica-folktronica
 
El primer estado al que nos remite el álbum Aura (2017) es a la apertura de la percepción, ejercicio fundamental tanto en los viajes, como en la vida. La cantidad de estímulos que conviven en sus doce tracks es una clara invitación a explorar y sentir lo explorado: atmósferas ricamente entretejidas –como pliegues en un ensueño–, que a pesar de su profundidad jamás dejan de ser reconfortantes y que atienden deliciosamente tus sentidos. 
odonne-aura-disco-folktronica-resenas

Después, viene esa brisa trascendental que se desata solo cuando hay de por medio una verdadera sustancia –ya sea musical, espiritual o mundana, lo mismo da–. Se trata de sonidos que, como vientos ligeros, te confrontan y confortan; estos, en conjunto, terminan inspirando a cuestionar rítmicamente tu presente e ir un poquito más allá (lo que sea que eso signifique para ti). Este es el caso de, por ejemplo, “Happiness is a Side Effect”, un tónico sonoro que el ánimo agradece y uno de los tracks predilectos de este álbum –junto con “Pasajes de Kerala”.

Dicen que después de visitar la India podrían ocurrir dos cosas: que el viaje te mueva y regreses creyendo que, gracias a que fuiste movido, ahora estás en una posición más avanzada o consciente que los demás, o que el viaje te mueva y como parte de ese proceso te percates sobre lo poco que sabes y lo mucho que te falta por andar.

En entrevista para Ecoosfera, y al preguntarle el por qué del nombre, Oddone nos comparte:

Finalmente, me sentí muy parecido a esos blancos que buscan lo místico sin siquiera llegar a entender ni de que se trata eso en lo que están allá. De allí salió aura, una palabra usada por un occidental que no tiene ni idea de nada, pero que igual trató de contar de alguna forma difusa lo esp¡ritual y los elementos de los que se pudo empapar en esos viajes.          

Las experiencias espirituales no son necesariamente complejas, y menos tortuosas. También germinan en vivencias coloridas, con sabores excitantes y fluctuaciones anímicas que se disfrutan. Aura, lanzado a través del sello Shika Shika, es una prueba de lo anterior.

Prepárate entonces para una inmersión en un recorrido refrescante pero profundo, un aliento rítmico para no sólo navegar las aguas de la vida, también disfrutar del viaje.  

* Si disfrutas el álbum aquí puedes adquirirlo, al precio que tu elijas pagar.



Consulta a poblaciones indígenas: NO fast track, SÍ proceso formal

La clave para un desarrollo económico que no explote al medio ambiente se encuentra se encuentra en consultar a las poblaciones indígenas.

Durante las últimas dos décadas el modelo de crecimiento económico de México ha vulnerado el dialogo con la población indígena, trastocando fuertemente los sistemas tradicionales de organización social, los culturales y los de producción. La promoción gubernamental de inversiones turísticas, mineras y la industria agrícola de gran escala, han sido los factores que prevalecen como fuentes de conflictos colectivos. Esta brecha de ruptura en el diálogo y el entendimiento culturalmente apropiado tensa la vida de las comunidades locales ante estos procesos fast track de aparente desarrollo, que buscan emular el cumplimiento de los principios rectores internacionales de los cuales México es parte. 

Innumerables situaciones se presentan en la cotidianeidad que ponen en contraposición dos visiones de la vida. Por un lado, la tradición ancestral de la relación con el medio ambiente, la estructura de convivencia familiar y social y las formas de uso de los espacios, todos se confrontan con un sistema que ha avasallado desde la economía capitalista la sobreexplotación de los recursos naturales y su diversidad biológica, la mercantilización de los servicios ecosistémicos y la sobreposición de un sistema político que no observa las formas ancestrales de organización indígena.

Ante ello, un proceso formal de consulta y participación es la ruta jurídica más clara y transparente y por ende, el mecanismo de atenuar una situación ya de por sí, enmarañada. Dentro de ello, es indispensable procurar que los principios tanto doctrinales como legales que deben observar estos mecanismos sean cubiertos y respetados en armonía bajo un enfoque de derechos humanos, no como requisito administrativo, sino como un ejercicio pleno de reconocimiento legal hacia formas ancestrales de manejo de recursos y de vida en comunidad.

La experiencia de vinculación hacia estos espacios brinda a la vez, la posibilidad de visibilización de las formas tradicionales indígenas ante el territorio y su organización. Quienes nos han mostrado que estas otras formas son posibles, son estas mismas sociedades; si hacemos una revisión histórica, encontraremos que las bases de estos mecanismos están ya cimentados, la relevancia de su incorporación nos brindará posibilidades de restablecer escenarios de paz en donde ésta se ha desdibujado.

 

*Imagen: Wikipedia

 

 

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.