La vida en 2050: ¿hacia dónde avanzará el mundo de acuerdo al presente?

¿Cómo será el mundo dentro de 3 décadas, según la ciencia?

Sin la noción de tiempo, no podemos asir la existencia. Por eso el ser humano tiende a situarse siempre bajo la temporalidad como sobre un piso seguro, el cual lo hace saber de dónde viene, dónde está y hacia dónde se dirige.

Es quizá el tercer tiempo, el del futuro, el que más obsesiones causa. Es verdad que la historia como disciplina se construyó sobre la curiosidad de indagar en tiempos pasados, pero preguntarnos sobre el futuro es algo que involucra una incertidumbre aún mayor, que a veces raya la manía.

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

Por eso es que en toda cultura siempre ha habido quien, desde su propia técnica o método, busca saber lo que nos depara el futuro. En la antigüedad, numerosos grupos indígenas de Mesoamérica arrojaban granos de maíz para predecir el porvenir, los cuales leían según cayesen sobre una concha.

Sin desestimar otras técnicas, hoy en día podemos aproximarnos quizá con mayor certidumbre al futuro, pues podemos predecir con exactitud lo que acontecerá, por lo menos dentro de pocas décadas y sobre algunos tópicos muy concretos.

Gracias a la ciencia, ­podemos saber con bastante certidumbre algunas cosas que nos depara el futuro para el 2050.

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

Sabemos que a mitad del siglo habrá aproximadamente 9 mil millones de personas, una cifra que raya lo increíble y que ayuda a científicos de distintas ramas a hacer sólidas hipótesis sobre lo que será el año 2050. El portal Big Think le preguntó a algunos de ellos cómo será la vida dentro de poco más de 3 décadas, en los tópicos de mayor interés.

Estas fueron algunas de las apuestas sobre el futuro, por parte de los más destacados científicos:

 

¿Cómo viviremos?

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

Según el biologista y matemático Joel Cohen, en el 2050 la mayoría de las personas en el mundo vivirán en áreas urbanas, y es muy probable que éstas sean mayores al promedio actual.

Contrario a las exageradas perspectivas con las cuales nuestros padres imaginaron el año 2000, con coches voladores y cosas sci-fi por el estilo, los especialistas en urbes, como Bill Mitchell, piensan que los avances tecnológicos harán de nuestras formas de vida algo más discreto y quizá personalizado. Los autos se manejarán solos y habrá transportes más rápidos, y la vida en general estará más regida por la inteligencia artificial. Pero no: tampoco habrá coches voladores.

 

¿Cómo serán las comunicaciones?

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

El Internet seguirá transformando radicalmente los medios y la vida. Quizá eso llegue a impactar directamente en las formas de organización social, ¿quién sabe?

Según Daniel Okrent, autor y editor del New York Times, el Internet seguirá abriendo alianzas y brechas por donde todo tipo de individuos podrán comunicarse de una manera cada vez más amplia y profesional, lo que transformará los medios de comunicación.

Así, es probable que la tecnología nos haga más propositivos y activos y nos conduzca a cambios sociales positivos. Para Viktor Mayer-Schönberger, director del Information and Innovation Policy Research Center, las generaciones futuras serán cada vez menos propensas a ser consumidores de información y entretenimiento vacuo, para convertirse en usuarios activos de la tecnología.

 

¿Y el cambio climático?

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

No hay que olvidar que según algunas predicciones, algunas de las cuales incluyen cálculos matemáticos, es probable que para el año 2100 nos extingamos debido, en gran parte, a la crisis ambiental. Para el ambientalista Bill McKibben, si no combatimos el cambio climático es probable que ya para el 2050 veamos preocupantes ascensos en el nivel de los océanos, lo que pondrá en peligro islas como las Filipinas. Además, el agotamiento de recursos provocará guerras por los mismos; por ejemplo, por el agua dulce.

 

Pero la tecnología puede ayudarnos

Es probable que como señala Charles Ebinger, director de la Energy Security Initiative, como sociedad tecnologizada todos estaremos más involucrados en la producción y distribución de la energía limpia que habrá, pues los edificios y casas serán más eficientes en este sentido, y la tecnología nos ayudará a gestionar la energía y nuestras propias vidas en torno a ello.

Y como dice la oceonógrafa Sylvia Earle, quizá tecnología como la de Google Earth llegará al punto de facilitar a la gente el cuidado del planeta, por ejemplo, al ser conservacionistas de los océanos.

 

¿Cuánto tiempo viviremos?

Según Patricia Bloom, profesora asociada en el MT Sinai Hospital, viviremos más y seremos más sanos. No viviremos hasta los 120 años de edad, pero es posible que seamos mucho más saludables a edades insospechadas, como los 90 y hasta los 100 años.

Es difícil saber qué pasará con algunas enfermedades y epidemias, pues intentar predecir si se habrá encontrado la cura contra el cáncer o el VIH para el 2050 sería hacer mucha futurología. No obstante, es probable que debido al aumento de población en las ciudades, los mercados verdes y los huertos se vuelvan una necesidad y pueblen las urbes. Especialistas como Nina Plank, creadora de mercados verdes, creen que habrá una cultura más regional en torno a la comida: algo así como lo que ya proponen movimientos masivos como el Slow Food. Eso hará a los habitantes del futuro mucho más saludables.

como-sera-mundo-2050-futuro-ciencia

 

¿Qué concluir?

En general todo apunta a que el 2050 puede ser un futuro donde habremos evolucionado y podremos crear sociedades mejor conectadas y más eficientes, donde quizá, incluso, se tejan lazos colectivos de cooperación más fuertes.

¿Utópico? Esperamos que no. La tecnología puede y debe emanciparnos. Pero será importante también que siempre vivamos el presente, tanto hoy como dentro de 3 décadas, pues es así como se construye un buen vivir: en el aquí y el ahora.

 

* Fotografía: Marcus Soriano



De cómo un barco de guerra abandonado se convirtió en un bosque flotante

Destinado a oxidarse y hundirse como tantos barcos antes que él, el SS Ayrfield cobró vida súbitamente creciendo un bosque en su interior.

En la bahía australiana de Homebush Bay, destinada a ser un cementerio para los barcos fuera de servicio, el SS Ayrfield se convirtió en un auténtico bosque flotante. Los evidentes signos de oxidación del barco solamente sirven como contraste para hacer más imponente la verde vegetación que desborda su cubierta.

bosque-flotante-steve-dorman
Imagen: Steve Dorman

La nave de 1,140 toneladas de acero sólido y más de 100 años de edad se ha llenado de árboles de manglar, brindando un espectáculo inesperado e irrepetible para los turistas.

El carbonero flotó por primera vez entre 1911 y 1912 en Sidney, antes de cambiar de giro y servir para llevar provisiones a los soldados estadunidenses en la región del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.

Imagen: Andy Brill

Otros barcos también flotan en Homebush Bay, pero extrañamente ninguno de sus cuerpos metálicos se ha llenado de vegetación de esta manera tan extraordinaria, la cual evoca una suerte de renacimiento de una máquina de guerra devenido manglar de hierro.

ss-ayrfield-shipwreck-google-earth
Imagen: Google Earth
bosque-flotante-louis-evangelique!
Imagen: Louis Evangelique

 

*Imagen principal: Reddit



Amor, vulnerabilidad y masculinidades alternas: entrevista con el poeta Jericho Brown

“Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable'”.

Jericho Brown, nacido en Louisiana en 1973, es uno de los poetas más interesantes de la escena literaria estadounidense actual. Con Please, The New Testament y The Tradition, tres breves pero contundentes libros, Brown ha cimentado una sensibilidad muy particular, donde se unen la rabia y el dolor de la violencia policial que sufren las comunidades afroamericanas, con los propios episodios de la vida del autor lidiando con temas como el racismo, la homosexualidad, la autoimagen corporal y lo que significa ser una persona sensible en un mundo que parece castigar la sensibilidad.

Portada de The New Testament

En una entrevista reciente, Brown comparó la creación artística con el enamoramiento. Según él, se trata de actos en donde nos ponemos en situación vulnerable, y dijo que eso es precisamente lo que nos atrae del arte.

Es como cuando estás enamorado. No te puedes enamorar sin ser vulnerable (…) Todo en nuestra cultura nos entrena para no ser vulnerables, para evitar la intimidad. Y la poesía nos pide que seamos de una forma en la que normalmente no estamos entrenados para ser. La poesía puede entrenarnos para ser así. No estamos entrenados para hacerlo. Creo que es difícil admitirlo para la gente. Creo que especialmente para los hombres es difícil salir al mundo a decirles a todos ‘Estoy buscando intimidad. Estoy buscando ser vulnerable’.

Y es que, para Brown, los poetas siempre se escudan en ocupaciones secundarias cuando se les pregunta a qué se dedican: responden que dan clases o editan libros, pero no se nombran a sí mismos “poetas”, es decir, seres vulnerables.

jericho-brown
Jericho Brown (Imagen: AJC.com)

¿Pero qué significa exactamente ser vulnerable, y por qué eso debería ser importante?

Para Brown, se trata de que la poesía nos permita observar dentro de nuestros propios abismos sin sucumbir al vértigo. En sus propias palabras,

Cuando empiezas a observarte a ti mismo encuentras un montón de mierda fea. ¿Sabes a qué me refiero? Así que, cuando hablo de ser vulnerables, me refiero a la habilidad para observar esa mierda fea. Transformar la mierda fea en lenguaje que va a convertirse en algo que esperamos que sea hermoso (…), pero no significa que creas que es hermoso. Puedes ver lo feo que es.

La vulnerabilidad nos permite observarnos a nosotros mismos y a los demás sin voltear el rostro. Cuando hablamos de intimidad en aspectos emocionales, se trata de poder acercarnos a nuestros rasgos menos atractivos sin tratar de estetizarlos, ni hacer como que no están ahí.

El trabajo creativo (aunque, desde cierto punto de vista, cualquier trabajo, así como la vida misma, comportan un ingrediente de creatividad) es especialmente exigente a este respecto: la obra de arte le pide al artista su vulnerabilidad, y a su vez el artista debe estar atento para reconocer que esa vulnerabilidad que lo lastima puede nutrir su relación con el mundo.

Escribir más allá de las líneas que salieron fácilmente. La gente llega a la línea fácil y creen que ya terminaron. Pero ese es sólo el comienzo. Ahí es cuando te dices: ‘¡Mierda, ahora voy a tener que decir la verdad porque acabo de mentir!”. (…) Para mí, eso es lo que quiero decir al hablar de ser vulnerables frente a la obra. Me refiero literalmente a sentarte y hacerla y tomar lo que te ofrezca. Y si no te está dando nada, entonces insistir en ello hasta que lo haga.

Aquí puedes leer y escuchar algunos poemas de Jericho Brown en español.