¿Quieres ser feliz? Abandona la idea de estabilidad y seguridad (como esta familia)

¿Alguna vez has deseado poder empacar tus maletas y huir, pero no tendrías la valentía de hacerlo?

¿Por qué es necesario abandonar la idea de seguridad? Porque la seguridad no existe. Las certezas son una ilusión, a la cual la humanidad se ha aferrado. El dinero, por ejemplo, ha sido la gran ilusión de certeza a lo largo de la historia. 

Se piensa que por tener dinero se va a ser feliz, se tendrá una vida tranquila, que no habrá momentos de dolor o de retos. Como organismos vivos preocupados por nuestra supervivencia, estamos naturalmente equipados para manejar nuestras vidas con el objetivo de crear más placer y tener menos dolor.

Sin embargo, muchas cosas están completamente fuera de nuestro control: el envejecimiento, la enfermedad, la muerte propia y la de otros, que haya personas que actúan de manera que no nos gusta, nuestros propios estados de ánimo y nuestras emociones… Todo está fuera de nuestras manos.

¿Qué hacer ante eso? Hay dos caminos: aferrarse a la idea de seguridad mediante el control, el statu quo o el deber, o liberarse y aceptar que la vida es un camino de transformación constante, es decir, se puede fluir o quedarse estancado.

Bajo esa reflexión, Dan y Poppy Jackson, una joven pareja que vive en Biggin Hill, en Kent (Reino Unido), han decidido seguir sus sueños y embarcarse en un viaje alrededor del mundo.

En dicha travesía piensan llevar también a su hija de 3 años, Taormina, y a su hijo de 1 año, Wolfie, y explican que por ahora van a educar a los dos niños durante su viaje por el mundo, en lugar de someterlos a un sistema de educación formal.

viajar por el mundo vida simple minimalista mindfulness familia estabilidad seguridad 29664892_974670672687790_5527700087386012827_o
En una entrevista con Kent Live, Dan y Poppy revelaron que la familia partirá en agosto y comenzará sus viajes en Islandia, país elegido por Taormina.

Buenas calificaciones, buen trabajo, comprar una casa, establecerse, casarse, tener hijos. Las expectativas de la sociedad se han cumplido. ¿Nos hizo felices? Algunas cosas, sí, pero la competencia nos ha estado desviando durante mucho tiempo. Queremos explorar una forma más simple de existencia, viviendo en el momento y absorbiendo la infancia de Taormina y Wolfie.

Para financiar el viaje, la familia ha decidido invertir en un negocio y vender todas sus posesiones. En lugar de vender su casa, Dan y Poppy la alquilarán, y también esperan obtener ingresos documentando sus aventuras en las redes sociales.

Ya tienen un canal de YouTube activo y una cuenta de Instagram, así como su propio sitio web.

Es una decisión arriesgada. Poppy dice que el plan de la familia se vio parcialmente influenciado por la decisión de volverse veganos:

Convertirnos en veganos nos llevó a cuestionar muchas cosas que se nos ofrecen en la vida, y una pregunta que zumbaba en nuestra cabeza era el viaje de tiempo completo. Pero llevó tiempo creer que era una posibilidad, y lo hicimos al eliminar la idea de la necesidad de seguridad y estabilidad.

viajar por el mundo vida simple minimalista mindfulness familia estabilidad seguridad 31179426_985790498242474_7631008080024567808_o

Por su parte, Dan comenta que los últimos 8 años de su vida han pasado por la rutina general. “Estamos cansados”, dijo, “y sólo queremos hacer un viaje emocionante, juntos como familia”.

También es una decisión tomada en aras de la búsqueda de la felicidad. Poppy explica que ha luchado contra la ansiedad y la depresión durante años, y que siempre se ha sentido nómada.

 [Siento] que muchas de las razones detrás de mis problemas de salud mental se encuentran en la red de seguridad de la rutina diaria y en hacer lo que la sociedad espera de mí.

A pesar de haber tomado medicamentos en el pasado y haber asistido a terapia, ella descubrió que la mejor manera de enfrentar estos problemas recurrentes es a través de cambios en el estilo de vida, lo cual incluye el uso de técnicas meditación, una vida simple y conectar con la intuición de lo que les hace sentirse felices.



Tu nariz puede captar las buenas y malas vibras (la 💯cia te dice cómo)

Percibir las “buenas” y “malas” vibras puede ser una forma de comunicación inconsciente, e incluso una ventaja evolutiva.

¿Has sentido un extraño escalofrío al entrar a una casa o habitación, como si de pronto algo cambiara en el ambiente, pero no puedes explicar por qué? Muchas veces la gente nos agrada o nos disgusta sin que medien palabras, y lo mismo pasa con ciertas situaciones o lugares: despiertan en nosotros una breve aunque potente reacción emocional

La “energía” de los lugares o personas (la “vibra” o la energía de las cosas, si prefieren un enfoque mágico) podría explicarse científicamente como un conglomerado de señales químicas mediante el cual los humanos transmitimos y recibimos señales de otros a través del olfato y los aromas, incluso a través del tiempo. 

Esas vibras son algo así como fantasmas de las emociones de alguien más, captadas a través del olfato. Las reconocemos, incluso pueden afectarnos psicosomáticamente, pero no podemos explicar de dónde salieron.

Esta es la hipótesis publicada en la revista Psychological Science por un equipo de investigadores de la Universidad de Utrecht, en Holanda. Desde 2012 intentan determinar si los humanos producimos señales químicas que, a su vez, otros pueden detectar e interpretar.

Sincronización emocional olfativa

Los aromas son capaces de despertar en nosotros todo tipo de emociones, de la atracción al asco. Tomando eso en cuenta, los investigadores hicieron un experimento en el que un grupo de hombres observaba una serie de videos aterradores o desagradables, utilizando un tipo de playera particular (o remera, para nuestrxs lectorxs fuera de México).

Previo al estudio, cada hombre recibió un estricto protocolo de aseo corporal. Esto para no enmascarar el aroma particular que cada persona produce como resultado de un estímulo o refuerzo negativo, como ver una serie de imágenes desagradables.

Después, los investigadores le dieron las playeras a un grupo de mujeres, con el fin de captar sus reacciones inmediatas al olerlas. El estudio mostró una relación directa entre el gesto de las mujeres y el tipo de videos que habían visto los hombres. En palabras del propio estudio, las mujeres se “sincronizaban emocionalmente” con la emoción que había experimentado el portador de cada playera.

Pero eso no es todo. Unos años después reprodujeron el experimento, esta vez utilizando refuerzos positivos en los hombres. Como esperaban, las mujeres tuvieron una expresión positiva, acorde con el estímulo recibido por los hombres. En palabras del doctor Jasper H. B. de Groot, uno de los coautores:

“Nuestros descubrimientos sugieren que tanto los estados negativos como los positivos (como la felicidad) pueden transferirse a través de los aromas.”

como-alejar-malas-vibras
Las reacciones emocionales espontáneas (o “vibras”) pueden ser mensajes codificados que nuestro olfato detecta.

Más allá de la dicotomía buena/mala vibra

Este proceso es menos místico de lo que podríamos pensar, pero igualmente interesante. Tendemos a creer que somos “visuales” o “auditivos” según nuestra personalidad, pero nuestra impresión inmediata e inconsciente del mundo se compone de más cosas de las que vemos y escuchamos. De hecho, parece ser resultado de un escaneo constante de nuestro entorno, tanto en la vigilia como durante el sueño. A diferencia de nuestros ojos y nuestra boca, la piel, nariz y los oídos no tienen algo que los cierre del todo frente a estímulos exteriores. 

Cada sentido desencadena señales que nuestras neuronas interpretan como imágenes, sonidos, sabores y aromas, según sea el caso. El problema es que no es sencillo describir los aromas, mucho menos las sensaciones que nos producen. Piensa en tus reacciones corporales al oler olores agradables y desagradables.

buenas-vibras
Los animales reciben mucha información de su entorno a través del olfato.

Las señales químicas de De Groot y sus colegas encontraron, son apenas la punta del iceberg para entender el sentido de este tipo de comunicación o transmisión de información entre humanos. Los científicos sospechan que el olfato nos aporta un panorama perceptual que pudo ser relevante en la prehistoria de nuestra especie.

En la naturaleza se ha observado que muchos animales muestran respuestas colectivas frente a los peligros de su entorno. La presencia de un depredador se aprecia con el olfato antes que con la mirada. La reacción de alerta de un simio comienza con estímulos sensoriales: probablemente el olor de la leona fuera más fuerte que el ruido de sus zarpas entre la hierba. Además, al oler una señal de peligro, un individuo alerta al resto de los suyos, lo que aumenta las posibilidades de supervivencia colectiva.

Queda mucho por conocer todavía acerca del mecanismo de la “sincronización emocional” y las señales químicas que enviamos y recibimos. Tal vez lo que necesitamos es un lenguaje para comprender qué es lo que nuestro olfato trata de decirnos.



Las experiencias, más que los regalos, hacen memorables las fiestas: estudio

Echa a volar tu mente y busca cómo hacer de las fiestas una experiencia más que un botín para las compañías.

La máxima de que las experiencias son las que en realidad dan poesía a la vida, y felicidad, es verdad según estudios.

Luego de la Revolución Industrial, el capitalismo a través de la publicidad, ha inundado nuestra vida con la aspiración al consumismo. Y las festividades están especialmente impregnadas de esta voraz tendencia. Estemos o no de acuerdo, sucede que por festejar, aunque no seas consumista, quizá estarás algo consternado por ese regalo especial qué dar a las personas cercanas más queridas…

Un regalo puede que sea un detalle que de momento alegre o haga que la persona que lo reciba se sienta agradecida, pero lo más natural es que lo olvide con el tiempo.

Lo que verdaderamente no olvidamos, y de hecho pareciera fungir como un motor de  inspiración para toda la vida, y a los que solemos asirnos en los momentos difíciles, es a los recuerdos significativos, las experiencias memorables.

Cuando alguien en la familia ha preparado un viaje especial, un momento increíble, quizá en ese instante no se procese pero esa clase de recuerdos y vivencias son las que fortalecen y profundizan los lazos con las personas que queremos. Finalmente, las relaciones profundas son las que nos hacen sentirnos significativos e importantes para otros, parte de algo, y de algún modo personas que somos queridas; acaso, el amor, la cualidad que más bien le hace al ser humano.

En las festividades, más allá del consumismo, el sentimiento colectivo tiene una función y un poder: en el caso de la navidad, desde hace miles de años, por estar enmarcada en el solsticio de invierno. Sentirnos parte de una festividad mundial tiene sus bondades, incluso metafísicas, pero siempre hay maneras de celebrarlo de una manera más profunda y bella, que verdaderamente se conviertan en un archivo de recuerdos, de esos que dan un respiro de por vida, y sobre todo en los momentos más difíciles.