La música es parte esencial de nuestra evolución: lo comprueba el hecho de que nuestras neuronas tienen su propio gusto por la música. ¿Qué duda cabe, entonces, de que escucharla en óptimas condiciones es importante? Por eso es imprescindible probar la calidad de nuestros audífonos.

Porque no tenemos que ser melómanos –¿o sí?– para querer escuchar lo mejor del momento sonoro con buena calidad. El problema es que, para ello, todas las condiciones tienen que estar en sintonía: tanto la pieza que escuchemos debe tener gran calidad de audio, como también nuestras bocinas o audífonos tienen que ser capaces de transmitir cada acorde y cada pequeña diferencia de tono, es decir, cada detalle de ese ecosistema sonoro que es cada track.

Sí: el problema es que mucha de la música digitalizada que circula en Internet está comprimida a niveles inaudibles y, por lo tanto, inauditos. Pero afortunadamente contamos con plataformas profesionales donde la calidad del audio es muy buena. A veces lo que falla son nuestros sistemas de sonido.

 

¿Cómo probar la calidad de tus audífonos?

Si lo que quieres es poder fiarte de tu sistema de sonido, aquí tienes una solución sencilla y que depende, más que nada, de tus sentidos. Se trata de una lista de 150 canciones creada por Spotify, y que está especialmente diseñada para comprobar la calidad de tus audífonos o tus bocinas. En ella encontrarás canciones de Pink Floyd, Radiohead, Neil Young, y hasta de Buena Vista Social Club.

Todo un cóctel sonoro para deleitarte mientras averiguas qué tan buenos son tus audífonos.