Abrir tu mente puede llevarte a presenciar un milagro

La ciencia te explica por qué experimentar un suceso extraordinario no depende sólo de la fe o la buena suerte.

¿Qué es un milagro? De acuerdo con el científico Freeman Dyson, un milagro puede equipararse con un suceso inesperado; es decir, con un evento imposible de predecir que a su llegada genera un fuerte impacto. Estos eventos no son una excepción en nuestras vidas, sino una regla: por lo menos uno entre 1 millón tendrá consecuencias insospechadas. 1 millón puede parecer una cantidad enorme, pero si la convertimos a segundos, nos encontramos con una tasa mucho más favorable: cada mes presenciamos un milagro. La clave estriba en si lo notamos o no. La diferencia entre una persona que se considera afortunada y otra que atraviesa por “una mala racha” no tiene tanto que ver con la buena suerte como con tener una mente abierta.

como-ocurren-milagros-ciencia-estudios

Desde encontrarse dinero tirado en la calle hasta conocer al amor de tu vida, la buena suerte realmente no se esconde en cada esquina, sino que está tan presente a la vista que a veces, con el ajetreo de la vida moderna, no la notamos. Cabría preguntarnos, entonces, si vivir en un mundo más simple aumentaría nuestra suerte. La respuesta es negativa: es justo la complejidad de nuestras vidas lo que permite que estos sucesos ocurran. Al abrir nuestra mente al sinfín de relaciones que existen entre todos los seres, podemos apreciar que las posibilidades de que suceda cualquier cosa son también infinitas.

Estos milagros están contemplados en la estadística: el matemático Nassim Taleb los llama cisnes negros, y son contemplados en muchas áreas del conocimiento humano.

Pensémoslo así: aunque ahora esté bien ordenado y clasificado, realmente algo tan azaroso como una modificación genética derivó en la cadena evolutiva que hizo posible nuestra propia presencia en este planeta.

Queda claro que si comprendemos el ritmo del mundo y el sitio que ocupamos en él, es más probable que cosechemos el fruto de las oportunidades que pone a nuestra disposición. Incluso los eventos más desfavorables pueden ser interpretados de una buena manera: en la psicología, esta habilidad se conoce como flexibilidad cognitiva. Las personas con una percepción estrecha pueden percibir un despido como el fin de sus vidas; por otro lado, las personas con una mente más flexible pueden verlo como un paso necesario hacia algo más grande.

Entonces, ¿cómo podemos abrirnos a percibir estos milagros? Una de las claves se encuentra en conservar una conexión constante e íntima con todo lo que nos rodea. Cultivar lazos con otras personas no sólo nos convierte en sujetos más empáticos, sino que ensancha el mar de posibilidades a las que podemos tener acceso. Esto se extiende también al contacto con extraños: sin esperarlo, una conversación con un taxista puede darte la idea que necesitabas para culminar un proyecto. También es importante conservar la sensación de aventura: algo tan sencillo como elegir una ruta distinta para llegar al trabajo entrena a nuestro cerebro para romper con los hábitos a los que se ha acostumbrado. En un entorno nuevo, la semilla de la creatividad está siempre latente; con ella, es más fácil detectar oportunidades y girarlas a nuestro favor.

Expandir el rango de nuestra experiencia implica siempre un riesgo importante; pero, como bien decía Kierkegaard, la diferencia entre una vida ensimismada y una de mayor alcance está en la capacidad de tomar acción desde uno mismo.

La plenitud de la existencia humana se encuentra, justamente, en participar de ella conscientemente y estar siempre dispuestos a dar un salto.

 

* Fuentes

El científico rebelde, de Freeman Dyson.
El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable, de Nassim Taleb.
“Make your own luck” en Psychology Today. Recuperado de: https://www.psychologytoday.com/us/articles/201005/make-your-own-luck.
“The psychology and philosophy of luck” de Duncan Pritchard y Matthew Smith. Recuperado de: https://www.stat.berkeley.edu/~aldous/157/Papers/pritchard.pdf.

 

* Fotografías: 1) CC; 2-3) Matias Alonso Revelli



Sumérgete en la mente depresiva (y aprende a entenderla)

Entender la depresión es un ejercicio de empatía que todos debemos hacer.

La tristeza es un sustrato de la psique, y una conducta típica que define nuestra condición humana. Sin ella, la narrativa civilizatoria no tendría sentido, pues la tristeza es una energía capaz de mover el mundo –tanto, o más todavía, que cualquier emoción.

como es la mente depresiva
Johnny Keethon

Pero cuando la tristeza se convierte en un hábito de la psique individual, debemos hablar de depresión: una enfermedad mental que produce una tristeza profunda y permanente, la cual afecta a más del 5% de la población mundial.

Pese a su gran prevalencia –y el hecho de que en países como México se habla ya de una epidemia depresiva la depresión no está libre del estigma y el prejuicio que pesa sobre la mayoría de las enfermedades mentales. Quienes no sufren depresión creen que ésta es decisión de quien la padece: que curarla es cuestión de voluntad, y que el enfermo sólo tiene que decidir dejar de estar triste.

Lo más grave de esta actitud colectiva hacia la depresión es que provoca aún más aislamiento en quienes padecen esta condición. Así, la sociedad entera se vuelve victimaria de las personas deprimidas, haciéndoles mucho más difícil superar su situación.

Debemos sumergirnos en la mente depresiva y aprender a entenderla

Lo que ocasiona esa característica fragmentación de la psique depresiva, así como las disrupciones cotidianas que todo paciente experimenta, es producto del papel azaroso e impredecible que juegan los químicos y las hormonas en el cerebro. Es decir que la depresión es fundamentalmente un desbalance químico, por lo cual es considerada estrictamente como una enfermedad mental.

depresion-que-es-causas-comprender-mente-depresiva
Maya Beano

El problema es que la sociedad no alcanza aún a dimensionar lo que esto significa.

Para quienes padecen depresión, resumir su estado anímico con las palabras “desbalance químico” no es suficiente, al igual que tampoco curar su trastorno depende sólo de fármacos. Porque la depresión es también producto de las experiencias vividas: los traumas, las desilusiones, los fracasos, las traiciones. Incluso los grandes sucesos sociales promueven la depresión –como pueden ser condiciones violentas, inseguras o precarias.

Y precisamente por eso es que, para muchos expertos, lidiar con la depresión es lidiar también con las causas subyacentes a ésta, tanto las individuales como las colectivas. Para quienes padecen depresión, saber más de si mismos –cultivar el amor propio–, así como explorar su psique, son dos necesidades apremiantes

depresion-que-es-causas-comprender-mente-depresiva
Maya Beano

Un ejercicio de empatía: que es (y que no es) la depresión

Quien padece depresión no sólo está triste: padece una enfermedad mental.

La depresión no es sólo un desbalance químico: es también una consecuencia social.

La tristeza es algo que todos sentimos pero que nos deja vivir: la depresión es insoportable y no permite vivir.

¿Cómo se siente un paciente depresivo?

Un paciente depresivo no puede hacer cosas cotidianas porque una especie de nube insiste en posarse en su mente, dejándolo sin poder ver, ni oír… y ni siquiera moverse.

El depresivo no ve colores, sino una realidad monocromática.

Ya no disfruta nada, se siente fatigado todo el tiempo, no puede pensar con claridad y se le dificulta concentrarse.

No puede siquiera leer o ducharse.

Y sobre todo: quien está sumido en depresión se aísla. Se siente solo incluso cuando está rodeado de personas.

¿Cómo se ve un paciente depresivo?

Un paciente depresivo no come o come en exceso, lo que ocasiona que su peso corporal varíe dramáticamente.

Suele reaccionar con lentitud o estar ansioso todo el tiempo – lo que puede leerse en su lenguaje corporal.

A veces tiene comportamientos erráticos, producto de su ansiedad.

Puede tener episodios de enojo intempestivo, o largarse en llanto de un momento a otro.

¿Y cómo saber que se pasó de la tristeza a la depresión?

Cuando se tienen más de tres episodios de tristeza en un periodo corto de tiempo es cuando se puede diagnosticar depresión.

También cuando algunos síntomas persisten, como irritabilidad, perturbaciones en el sueño, cambios de peso y sentimientos de culpa.

depresion-que-es-causas-comprender-mente-depresiva
Maya Beano

Una vez que nos sumergimos en la mente depresiva… ¿qué hacer en la superficie?

Una mala reacción individual a la depresión puede ser mortal. Pero lo malo es que esto no sólo depende de los individuos: existe una cultura anti-tristeza que, al tiempo que afirma la depresión a cada momento, estigmatiza a quien la padece.

Debemos dejar de fomentar una cultura de desprecio a la tristeza y de estigma a la depresión. Y debemos comprender las enfermedades mentales sin que ello implique generar en las personas depresivas una victimización. Porque cuando el enfermo de depresión llega a ser reconocido por la comunidad, lo suele ser como una victima. Pero esto resulta nocivo para el enfermo, ya que victimizarse sólo genera mayores culpas y arraiga la depresión.

Ni el enfermo ni la sociedad deben ser victimarios. Se debe actuar con empatía y amor ante la depresión, que es tanto una enfermedad como una condición social. Debemos por ello comenzar con cambiar nuestra forma de pensar y actuar ante la depresión, porque como dijo el paciente depresivo, Karl Nights, a CNN:

Nadie en la vida está solo, o nunca está tan solo como cree que está. Siempre hay un punto de contacto con el resto de la raza humana, incluso si no eres consciente de ello.

Reafirmemos nuestros lazos humanos luchando contra la depresión, tanto en lo simbólico como en lo real. Y recordémonos, junto con Virginia Woolf, que no hay barreras que puedan contener la libertad de la mente: mantengámosla así, libre también de toda depresión.

 

*Fotografía principal: Laura Makabresku



¿Cómo luciría el mundo 4 grados más caliente? Un aterrador presagio cartográfico

Tras el fastuoso anuncio de la ONU dado hace algunos días, este mapa cobra más vigencia.

Los mapas siempre han tenido una función clarividente. Nos permiten planear el futuro de nuestros pasos. Pero algunos mapas tienen otra función: la de traer consigo presagios funestos.

Es el caso de este mapa hecho hace ocho años y publicado por primera vez en New Scientist, que muestra un mundo 4 grados más caliente.

mundo-4-grados-caliente-mapa-aumento-temperatura-cambio-climatico

Este mapa forma parte también de la colección Strange Maps, de Frank Jacobs: un blog que incluye cartografías de territorios fantásticos y que, en palabras de su autor, busca mostrar el mundo desde una perspectiva distinta.

Entre su colección hay mapas de asombrosa belleza que despiertan el encanto por una historia ―a veces ficticia― que es contada a partir de la cartografía. Pero con este mapa del mundo 4 grados más caliente está visto que también pueden contar la historia futura de manera aterradora ―y para nada ficticia.

Y es que, como ya nos advirtió la ONU, la temperatura podría subir 3 grados para 2030 si no hacemos algo ya, lo que nos acerca peligrosamente a un mundo futuro como el presentado en este mapa.

Un mundo futuro donde algunas islas, como Micronesia, han sido engullidas por el mar, y en el cual el sur de la India, así como partes de México y Sudamérica, están abandonadas por ser inhabitables. Un futuro donde se habita la Antártica y nuevas ciudades son erigidas en Siberia para los refugiados del cambio climático, que huyen del nuevo y paradójico planeta en el cual ciudades están inundándose mientras los ríos se desecan.

mundo-4-grados-caliente-mapa-aumento-temperatura-cambio-climatico

No obstante, siendo parte de Strange Maps, este mapa del mundo 4 grados más caliente no es sólo un presagio del desastre. También presenta soluciones sobre cómo podría habitarse un mundo transformado por el cambio climático.

Existirían nuevas zonas de pastoreo en los territorios más álgidos, como indica el color verde en el mapa. El Hemisferio Norte sería la nueva gran ciudad de la humanidad. Los nuevos desiertos serían grandes parques solares, como indican los puntos verdes, y para plantas geotérmicas, como indican los puntos rojos. Así, la tecnología será el adalid que nos ayudará a resarcir mucho del desastre provocado por nosotros.

Pero más allá del optimismo tecnológico, quizá haga falta más seriedad. Porque es verdad que habría territorios que habitar: nosotros nos podríamos salvar ―no sin mediar, seguramente, cruentas guerras en el proceso.

No obstante, el desastre ambiental ya estaría hecho. Se perdería la biodiversidad, y con ella millones de especies animales y vegetales afrontarían su extinción. Colapsarían las maravillas naturales que reencantan la existencia, y sin las cuales la vida ya no tendría mucho sentido.

¿Podríamos vivir en un mundo así?

mundo-4-grados-caliente-mapa-aumento-temperatura-cambio-climatico

Más que una pregunta técnica, debería ser una pregunta ética. Una pregunta de conciencia, que nos haga ver este mapa no como una cartografía de lo que “podría ser” sino de lo que jamás debe ser. Que conduzca nuestros pasos a la reflexión sobre lo urgente que es evitar que la temperatura siga en aumento. Porque no deberíamos poder cargar con eso en la conciencia colectiva.

La verdadera y única opción que tenemos es que una elevación de la temperatura no ocurra. Por ahí debemos empezar. Ya lo dijo portentosamente Harrison Ford: la naturaleza no nos necesita, nosotros necesitamos a la naturaleza.

Así que no planeemos nuestra supervivencia en un mundo con 4 grados más caliente. Mejor evitemos que suceda cualquier aumento cambiando nuestros hábitos, de manera individual y colectiva, e irradiemos una revolución de conciencia cotidiana que permeé el presente y cambie este futuro que luce aterrador.

*Imágenes: 1) Matt Amesbury; 2) CC