Mantente aquí y ahora: 7 formas de meditar en movimiento

Si no tienes tiempo para meditar sentado, prueba una de estas meditaciones activas. En cada caso, el movimiento de tu cuerpo es el objeto de la meditación. ¿Cuál vas a intentar?

Meditar es estar atento. Si estás lavando los platos y tu atención está plenamente en esa tarea, estás meditando. Si eres capaz de sentir el agua correr por tus manos y notar la textura de los utensilios y el color de los platos sin que ningún pensamiento te lleve consigo, estás meditando.

como meditar-en-movimiento aprender formas faciles
Ilustración: Kilian Eng

Meditar es estar presente en lo que se está haciendo. Es estar en el aquí y el ahora. Y sí: normalmente es más fácil tener una atención tranquila en una posición sentada en un entorno calmado, pero no es la única forma. De hecho, muchas personas podrían pensar que son aptas para meditar por el hecho de estar estáticos, pero esto es falso: al igual que respirar, todos podemos meditar.

meditacion-por-insight-respiracion-profunda-calmar-la-mente

Lo más maravilloso de la meditación, además de su efectividad para mejorar la salud mental y física, es que es infinitamente flexible. Si bien las meditaciones en una postura sentada son la forma más común de practicar, existen varios estilos de meditación, entre ellos la meditación basada ​​en el movimiento.

En cada caso de la lista, el movimiento de tu cuerpo es el objeto de la meditación.

¿Cuál vas a intentar?

aprender meditar en movimiento facil

Comer

En lugar de apresurarte en cada bocado, saboréalo. Nota el olor de la comida, cómo se ve y la complejidad de su sabor. Trae tu conciencia a lo que sientes al masticar y tragar. Date permiso para estar completamente presente en comidas o conversaciones.

 

Caminar

Cuando una persona camina en frente de ti, te enfocas en un letrero o tienes que detenerte en un cruce de peatones o abrirte paso a través de una fuente, concéntrate en lo que está sucediendo, obsérvalo y sigue caminando y respirando. Si quieres concentrarte en algo observa cómo tus piernas, rodillas y pies trabajan juntos para mantenerte conectado sin tener que pensar realmente en ello.

como-aprender-a-dibujar-paso-a-paso-betty-edwards-como-estimular-creatividad-dibujo

Dibujar

Cuando las personas descubren que pueden crear algo inesperado y hermoso se sienten bien, especialmente para quienes creen que no pueden dibujar. Cuando dibujamos con mente de principiantes podemos permitir que el proceso de dibujo sea nuestro amigo, nuestro compañero de juegos.

No se tiene la expectativa de ser competentes, de ser un Miguel Ángel o un Leonardo da Vinci; no somos más que principiantes; sólo estamos dibujando. La mente de principiantes nos permite centrarnos en el proceso de dibujar y dejar de preocuparnos por el resultado final.

 

Colorear

Colorear mandalas, trazar garabatos, retomar ese sencillo acto como adultos abre un excelente camino para la meditación. Te permitirá acceder a un estado de enfoque relajado, despertar tu imaginación y expresarla de forma creativa con confianza.

 

Cantar (por supuesto)

Mientras tengas atención plena sobre lo que estás cantando, estarás meditando. Puedes utilizar mantras ya creados o inventar nuevos con frases que te hagan sentir bien y refuercen tu estado de ánimo. La música puede producir reacciones muy placenteras.

aprender meditar movimiento facil

 

Labores cotidianas simples

Pasar la aspiradora, lavar los platos, doblar la ropa o cualquier otra tarea relativamente repetitiva puede proporcionar un tiempo para respirar más conscientemente y aclarar la mente mientras se hacen las cosas. Usa las mismas técnicas básicas que cuando estás sentado al meditar: siempre que los pensamientos exteriores se inmiscuyan, empújalos suavemente, centrándote en la respiración y el movimiento silencioso de tus manos.

aprender meditar movimiento facil

 

En el tránsito o en el transporte público

Cuando te encuentras en el tránsito no tienes otra opción más que permanecer sentado, ya sea en el transporte público o en tu auto, así que por qué no aprovechar estos momentos para meditar. No tienes que hacer alguna postura extraña para lograrlo, lo único que necesitas es estar consciente, estar presente.



Medita en movimiento haciendo manualidades o artesanías

Tejer, bordar, modelar, son solo algunas de las actividades que verdaderamente conectan mente y cuerpo.

Las manualidades son algo que hacemos desde muy pequeños, cuando nos dan libros para colorear y tijeras sin filo para recortar. Pero eso que empieza siendo una inocente recreación para estimular la psique infantil es algo que deberíamos seguir practicando toda la vida.

Para muchos, sin embargo, puede que las manualidades no sean sino una actividad para niños, o incluso –y no sin un toque de machismo encubierto– “cosas de mujeres”.

No obstante, los mundos de las manualidades, y más detallado aún, las artesanías, están ahí para quien quiere verles y conocerles. Y no sólo se pueden hacer infinidad de objetos útiles y personalizados, sino que podemos mejorar repentinamente nuestra salud.

Haciendo manualidades o artesanías obtenemos un estado psíquico único, llamado flujo.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa
(Foto: el observador)

En psicología se conoce como flujo a un momento inmersivo, donde la mente logra concentrarse 100% en la actividad que se ejecuta. Tal concepto fue acuñado por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y  desde entonces se le ha prestado atención a las actividades donde se presentan experiencias de flujo, estudiándose a profundidad sus beneficios.

Manualidades como tejer, bordar, el modelado, el origami o la confección son algunas de las actividades que nos permiten experimentar el estado psíquico y físico del flujo.

Por ser una manera de experimentar el flujo y, por ende, de conectar cuerpo y mente, las manualidades constituyen una forma de meditación en movimiento. La clave en este tipo de meditación no es borrar todo pensamiento, sino encontrar equilibrio y paz mental a través de la actividad corporal.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

El caso del tejido ejemplifica perfectamente esta intensa conexión mente-cuerpo y los estados a los que se puede llegar practicando manualidades.

Por eso es que tejer es una de las manualidades cuyos beneficios para la salud mental ha despertado más interés en la comunidad científica. Investigaciones recientes destacan que, para quienes tejen, el alivio a la ansiedad y el estrés se halla en poder hacer una actividad que los desconecta de los asuntos personales.

Beneficios adicionales

  • Relajación rápida y prolongada
  • Felicidad –se libera dopamina y serotonina
  • Sentido de logro
  • Mayor confianza y autoestima
  • Mejoramiento de habilidades cognitivas
  • Mejoramiento de habilidades manuales

    manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

Además de estos beneficios –comprobados en decenas de investigaciones–, también se ha demostrado, científica y empíricamente, que hacer manualidades ayuda a disminuir síntomas de estrés postraumático, e incluso trastornos tan complejos como la anorexia.

La confección, por ejemplo, ha ayudado a tratar la fatiga crónica, al ser una actividad más diversificada que otras, mientras que los colores usados en el quilting –que es además una de las manualidades menos conocidas y más hermosas–, tienen un impacto emocional sumamente positivo.

Si quieres meditar en movimiento, ¡suma las manualidades a tu rutina! Y si eres hombre, aprovecha para romper estereotipos y ejercitar tus capacidades de autotransformación atreviéndote a hacer manualidades –como los hombres tejedores de Chile.

Pon manos a la obra. Conecta mente y cuerpo.

*Imagen de portada: Wassermoth, edición Ecoosfera



Meditando en una sociedad hiperconectada: cómo hacerlo sin desconectarse

El budismo reúne prácticas y conocimientos que pueden ayudarnos a lidiar con nuestras manías de Internet.

Es cierto: en una sociedad hiperconectada, no es muy viable desconectarse de por vida. Pero podemos utilizar los medios digitales a nuestro favor, si nos hacemos de un gran hábito: la meditación

Vivimos en una sociedad de sujeción a las pantallas. Éstas nos iluminan con destellos azules que, se ha comprobado, inhiben procesos fundamentales para nuestro equilibrio psíquico y corporal. No es, por lo demás, una iluminación como podemos entenderla según las enseñanzas y prácticas del budismo, la cual lleva a la sabiduría y a la felicidad.

Muy al contrario, las pantallas nos están volviendo miserables. Tan sólo en México, las personas pasan un promedio de 8 horas diarias en Internet, una red digital que, si bien ha revolucionado nuestras vidas para bien, también se ha convertido paulatinamente en un desorden mental cada vez más grave a nivel mundial.

beneficios-meditar-actualidad-meditacion-adiccion-internet-tecnologia
Ilustración: Kilian Eng

Pero aunque los gadgets pueden modificar la química de nuestro cerebro para mal, todo depende de cómo nos relacionemos con ellos y qué prácticas tengamos afuera del mundo digital.

El budismo como filosofía, y la meditación como práctica que lo acompaña –a través del yoga, el zazen o el mindfulness–, son los santuarios perfectos para poner en equilibrio nuestras vidas, en momentos donde no parece haber sitios disponibles para refugiarnos de la hiperconectividad que nos asola y de nuestra cada vez más fuerte adicción a los celulares.

De esta forma, el budismo es un atisbo milenario de sabiduría, que se ha reactualizado para ayudarnos a sobrellevar los problemas de un mundo digital hiperconectado.

beneficios-meditar-actualidad-meditacion-adiccion-internet

Como pudo dar a conocer NPR, en la congregación budista All Beings Zen Sangha se realizan interesantes ejercicios durante las sesiones de meditación para ayudar a los participantes a tener una experiencia online más consciente.

Mark Stone, uno de los monjes que dirigen las sesiones, recomienda alejar los celulares lo más que podamos de nuestras rutinas cotidianas. Pero, consciente de que la mayoría no podemos prescindir de estos gadgets, Stone llama a que al usarlos seamos conscientes de nuestra postura, nuestra respiración y, sobre todo, el tiempo que pasamos en ellos.

La cuestión no es tanto desconectarse del mundo digital sino aprender a estar conectado siempre, no sólo al Internet, sino primordialmente al mundo real. Se trata de usar cosas como los celulares de manera consciente, como de hecho lo hacen los monjes en monasterios del Tíbet, donde más de 700 miembros tienen ya tablets y smartphones.

Con los celulares, como con todo en la vida, la clave está en mantener la sabiduría y la voluntad por sobre cualquier otro poder negativo que pueda perjudicarnos. Así que la próxima vez que medites, checa tus notificaciones… pero con conciencia.

 

* Imágenes: 1) edición Ecoosfera; 2) Kilian Enf; 3) Nola Lee Kelsey