¿Cómo es el proceso de la muerte? La ciencia ha descrito la muerte como un proceso de transformación lenta y errática. No se trata de un proceso lineal, sino que intervienen distintos factores hasta llegar al último segundo en este plano. 

La experiencia que transcurre luego de que un cuerpo cae en el espiral sin salida con dirección hacia la muerte, es del orden de lo real, diría Lacan. Lo real es aquello que en la estructura del pensamiento tiene una existencia propia y es no-representable. No podemos pensar la muerte, podríamos imaginarla, pero eso no sería el proceso en sí mismo. Es totalmente inconceptualizable, no podemos ponerla en palabras, justamente porque sólo aquel que la experimenta sería capaz de convertirla en lenguaje.

muerte ciencia cuerpo

Aun así, las personas que han experimentado encuentros cercanos con la muerte, terminan en un proceso dialéctico que los transforma. Es decir, una vez que la han vivido de cerca, cuando regresan al plano de lo vivo, se han transformado. Ya no son los mismos y, por ende, es imposible conceptualizarla.

Monitoreo de la muerte física

Lo más cercano que podemos estar de una explicación sobre el proceso de la muerte es analizar a aquellos en transición de abandonar la vida. Solamente así nos acercaremos un poco más al entendimiento de la muerte física. Eso es lo que ha realizado un equipo de investigadores dirigido por Sonny Dhanani, quienes han concluido que el proceso de la muerte no es repentino, sino que es una transformación lenta y errática de nuestro cuerpo hasta su último segundo.

flotar agua cuerpo muerte

El Programa Canadiense de Investigación sobre Donaciones y Trasplantes, está sumamente interesado en esclarecer cuándo es ético realizar un trasplante de órgano proveniente de una persona que acaba de perder la vida. Para ello analizaron a un total de 1999 pacientes. Aunque únicamente incluyeron 631 casos en los resultados del estudio publicado en The New England Journal of Medicine.

Con la autorización de las familias, médicos monitorearon los signos vitales de personas en su transición de muerte, incluso 30 minutos después de esta. No son pocos los casos en donde personas que se creía habían muerto, han recuperado sus signos vitales. Esto pone en peligro su integridad si el trasplante se realiza durante los primeros minutos luego del deceso.

Fisiología de la muerte

Durante el lapso de media hora en cada caso, se analizaron registros de electrocardiograma (ECG), presión arterial y otras observaciones clínicas, tras retirar los soportes vitales luego de la declaración de muerte. Gracias a los registros, los investigadores pudieron percatarse de que la muerte no es un proceso fulminante. Sino que más bien se trata de un proceso complejo, lento y bastante errático.

El análisis retrospectivo identificó que el 1% de los pacientes (5 de ellos) presentó reanudación de la actividad cardiaca y movimiento respiratorio durante el lapso de tiempo de observación por los médicos junto a la cama.

proceso muerte morir alma
Getty

Mientras que los registros de las formas de onda del ECG y la presión arterial analizadas en 480 pacientes, demostraron que el 14% de ellos experimentaron reanudación de la actividad cardiaca después de un periodo de ausencia de pulso, incluidos los 5 pacientes informados clínicamente por los médicos. La duración más larga después de la ausencia de pulso y antes de la reanudación de la actividad cardiaca alcanzó los 4 minutos y 20 segundos.

La investigación cumple el objetivo de identificar y coordinar mejor los tiempos en que es éticamente responsable realizar un trasplante de órgano. Además, nos da indicios de que la muerte no es precisamente un proceso lineal fulminante. Sino que el cuerpo atraviesa diferentes estadios hasta su perecimiento total.

Referencias:
Dhanani, S. (2021).Resumption of Cardiac Activity after Withdrawal of Life-Sustaining Measures. New England Journal of Medicine DOI

Sigue leyendo: Experiencias cercanas a la muerte: una conciencia independiente del cerebro humano