Se cree que la glándula pineal es una parte importante en el equilibrio de la salud mental, pues se encarga de regular los procesos circadianos del cuerpo destacando el ciclo del sueño. Sin embargo, existen muchas dudas de qué es realmente la glándula pineal, cuál es su función y cómo activar esta pequeña parte de nuestro cuerpo. Aquí hay algunas claves para comprender más sobre ella y pasos para activar su correcto funcionamiento. 

¿Qué es la glándula pineal?

Es una pequeña glándula que se ubica en el cerebro, es del tamaño de un guisante y tiene la forma de una piña. Y aunque todavía no se conoce por completo cuál es su función del todo, gracias a las investigaciones se sabe que es la encargada de producir y regular algunas hormonas. La glándula pineal se encarga de la producción y el control de una hormona conocida como melatonina, también llamada la ‘hormona del sueño’.

glándula pineal en el cerebro

Los correctos niveles de melatonina en el cuerpo, son indispensables en el cuerpo pues gracias a ellos se regulan los ritmos circadianos. Se le conoce así a los patrones del organismo entre los que destacan los patrones del sueño. Por esta razón, el correcto funcionamiento de la glándula pineal está asociada con un equilibrio de la salud mental o dicho de otra forma, con encontrar la paz.

Desde la antigüedad la glándula pineal ha jugado un papel importante en los procesos de espiritualidad. Pues se le ha asociado con los centros de energía del cuerpo que nos ayudan a mantenernos en equilibrio. Es una parte del cuerpo muy venerada por distintas culturas alrededor del mundo, ya que se le considera el órgano de conexión universal suprema. Incluso muchos han argumentado que se trata del pariente biológico del chakra del tercer ojo.

Cómo activar la glándula pineal

Algunas tradiciones de culturas antiguas como la doctrina hinduista creen en la necesidad de activar la glándula pineal para alcanzar un estado de equilibrio que nos ayude con la salud mental. Para ello se requieren prácticas de meditación para establecer una conexión entre las enseñanzas terrenales y lo que yace más allá.

Según Candice Covington, autora de ‘Essential Oils in Spiritual Practice: Working with the Chakras, Divine Archetypes, and the Five Great Elements’, existen diversos hábitos que pueden ayudar a activar la glándula pineal. Convington cree que la dieta puede desempeñar un papel clave en la activación de la glándula, pues se trata de desintoxicar al cuerpo. Entre los alimentos que sugiere se encuentran limón, sandía, ajo, miel, aceite de coco, semillas de cáñamo, ginseng y bayas de Goji. Aunque hay que tener claro que no hay una evidencia científica que apoye esta postura de la autora.

cómo activar glándula pineal

Aceites esenciales

“Los aceites esenciales son herramientas dinámicas para curar y abrir la glándula pineal, y facilitan los estados de conciencia espiritual”, dice Covington. Ella recomienda tres aceites en específico:

  • Jazmín
  • Limón
  • Sándalo

Los aceites esenciales son concentrados fuertes, por lo que no deben aplicarse directamente sobre la piel sin antes haber mezclado con un aceite portador que puede ser cualquier aceite de su elección (oliva, coco, almendras). Por cada seis gotas de aceite esencial, se requiere una cucharada de aceite portador para hacer una mezcla que pueda utilizarse. Una vez que la mezcla esté lista, aplique sobre su frente a la altura de lo que se conoce como ‘el tercer ojo’.

Meditación

La meditación está fuertemente asociada al equilibrio, esto es porque es un espacio de autocuidado que fomenta la reflexión. Además, disminuye la actividad del cuerpo para lograr un estado de calma, es por esto que la práctica constante de la meditación nos enseña a llevar a la mente a estados tranquilos pese a los acontecimientos del exterior.

Covington cree que la meditación nos ayuda a vivir en estados de calma constantes debido a que forma una parte crucial en la activación de la glándula pineal.

Cristales

“Los cristales son aliados influyentes en la búsqueda para despertar el tercer ojo”, dice la autora. “Utilice cristales y piedras preciosas en la paleta de colores púrpura, índigo y violeta. Esta paleta de colores sirve para despertar, equilibrar, alinear y nutrir el tercer ojo”.

Entre las recomendaciones de cristales que Covington recomienda, están:

  • Amatista
  • Zafiro morado
  • Turmalina violeta
  • Rodonita
  • Sodalita

Acorde a su libro, durante la meditación colocar alguno de estos cristales sobre la zona de la glándula pineal, ayuda a desbloquear este pequeña parte del cuerpo y se fomenta su activación.