En algunos sentidos hemos querido creer que el medioambiente sigue intacto; sin embargo, basta con poner un poco de atención a los colores de la naturaleza para visualizar el cambio. La acción antropogénica ha pintado el planeta de tonos distintos.

Tal vez el aislamiento ayudó un poco a despejar la contaminación, pero el regreso a la normalidad amenaza con eliminar el azul claro y teñir el paisaje de grises opacos. Además, después de iniciar la lucha en contra del plástico de un solo uso, la pandemia nos obligó a retroceder unos pasos con las mascarillas y guantes.

naturaleza-colores-planeta-medioambiente

Ahora tenemos que recuperar el camino, la huella del cambio climático y la crisis ambiental no sólo altera el equilibrio del planeta. Mirar los colores de la naturaleza es una buena forma de darnos cuenta del efecto que tienen las acciones del ser humano.

 

Colores de la naturaleza y otras conexiones 

La nieve se torna verde con el crecimiento de algas debido a las altas temperaturas, el cielo se vuelve gris con la contaminación y los bosques se tiñen de naranja intenso por los incendios, etc. Desde el mar hasta el cielo el cambio es visible y la clave está en mitigar estos efectos con el objetivo de recuperar la normalidad del planeta, así como intentamos recuperar la nuestra.

colores-naturaleza-medioambiente

El antes y después de estas zonas naturales es la realidad de muchos sitios en el orbe. Es posible que no veamos con claridad los cambios si estamos rodeados de ciudades enormes, pero los paisajes naturales se vuelven cada vez más raros y no verlos no tiene por que ser una realidad para nosotros.

Los colores de la naturaleza pueden mostrar tanto la vida como la pérdida de ella. Pero la naturaleza es capaz de aportarnos muchas cosas, entre las que podemos encontrar tranquilidad, ante todo, pero también emociones más profundas e intensas, dependiendo de la zona en que nos encontremos o del elemento natural al que nos queramos conectar. 

medioambiente-naturaleza-colores

Toma un tiempo para mirar más allá de los edificios que te rodean, para voltear hacia el cielo y encontrar su color. La naturaleza no es sólo un prado verde con árboles sino que también es fuego, es agua y es profundidad en muchos aspectos. Busca espacios naturales cerca de ti, y si no los hay, tómalo como una oportunidad para crear un espacio natural lleno de color.

 

Sigue leyendo: Simbiosis de la Tierra: esculturas de la naturaleza y el ser humano