“Cold Skin”, una isla de monstruos y una batalla con el yo interno

Esta película nos ofrece una oportunidad única para enfrentarnos con nosotros mismos a través de la otredad.

Los seres humanos nos buscamos en otros: queremos ver nuestro reflejo en lo diferente. A veces, en algo tan diferente como puede serlo una criatura fantástica, quizá de rasgos humanoides, pero cuya esencia es casi diametralmente opuesta a la nuestra.

Acaso sea la manera más paradójica de intentar comprender la condición humana: a través de aquello que nos horroriza. Pero es que un elemento presente en la arquitectura humana son los miedos, arraigados profundamente en nuestras almas y que necesitan de la experiencia del terror para salir a flote.

cold-skin-piel-fria-cine-ciencia-ficcion

Es quizá por tal razón que nos gusta embarcarnos en odiseas de terror; y más todavía, de terror fantástico, como el que ofrece la historia de Cold Skin (La piel fría), la película del director francés Xavier Gens que se estrenará este 2 de agosto en todas las salas Cinépolis.

Podríamos hablar de la narrativa de esta película, basada en el libro del mismo nombre del escritor catalán Albert Sánchez Piñol, y que sigue el viaje de un hombre al Atlántico sur donde, por azar (o quizá conducido por un magnetismo inconsciente), se encontrará con todo tipo de monstruosos anfibios que traerán a flote sus más oscuros temores. Pero vale la pena pensar que somos nosotros, como espectadores, los que realizamos también un viaje introspectivo con una historia como la que nos presenta Cold Skin.

Interactuar con personajes e instantes tan profundos como los que esta película nos ofrece es una oportunidad de sondear nuestros propios miedos: de conocer los terrores que habitan en todos nosotros. Pero sobre todo, es aprender que la batalla con el yo interno se libra adentro, pero también –y esencialmente– afuera: viéndonos reflejados en la otredad, aunque sea una otredad humanoide, más anfibia que humana.

Mientras que el escenario de esta película, una isla aparentemente despoblada, es la metáfora ideal donde podemos situarnos. Representa quizá la génesis del terror que albergamos, y de ese miedo a lo desconocido al que nos sentimos tan atraídos.

cold-skin-piel-fria-cine-ciencia-ficcion

Pero la pregunta sería: ¿en dónde está esa isla de monstruos, alejada de toda ruta marítima o terráquea y sin pájaros en el cielo? Y, si la encontrásemos, ¿libraríamos en ese gélido territorio una batalla con nuestro yo interno? ¿Nos atreveríamos a enfrentar lo desconocido? ¿O nos esconderíamos en un faro por tiempo indefinido?

Si nuestros antepasados se hubieran atrevido a enfrentar un escenario como el que nos presenta Cold Skin –y que sin duda está inspirado en la historia de los primeros arribos europeos a América– es probable que nuestra realidad fuese muy distinta: quizá seríamos colectivamente más empáticos y estaríamos emocionalmente más evolucionados. Sin duda, nos habríamos ahorrado muchas guerras y sufrimiento.

Por eso es importante que nosotros nos planteemos la necesidad de enfrentar nuestros miedos, lo que implica tender puentes de comunicación con lo diferente y no aislarnos en el silencio de la nada. Y qué mejor que hacerlo a través de una herramienta tan poderosa como el cine y las historias de ciencia ficción, como la que nos ofrece Cold Skin: una película que te recomendamos no dejar de ver si quieres desatar una batalla en tu interior y alimentar tu conciencia desde ahí.



Aislarse o convertirse en un monstruo: “La piel fría” está por estrenarse 🎬

Alimenta tu conciencia y concíliate con tu yo interior a través del cine. “Cold Skin” se estrena el 2 de agosto en todas las salas Cinépolis.

Nunca estamos muy lejos de los que odiamos. Por esta misma razón, nunca estaremos absolutamente cerca de los que amamos.

La cita es del guión de la esperada cinta de Xavier Gens, Cold Skin. ¿Cómo establecer la correcta distancia entre lo que se odia y lo que se ama? ¿Qué pasa cuando eso ocurre en el interior de uno mismo? 

El aislamiento es una forma de soledad, a veces radical como desaparecer en una isla, pero al prolongarse, el aislamiento extremo puede provocar inestabilidad.

cold skin la piel fria peliculla cines-2

Como seres vivos, dependemos de un sentido de pertenencia a un grupo. Pero, como entes pensantes, los humanos necesitan de soledad para indagar sobre cuestiones existenciales que determinan el proyecto de vida de cada uno.

Si aprendemos a estar solos, podemos aprender a colaborar mejor en grupo. Pero, ¿cómo encontrar la conexión en medio de un aislamiento paralizante? 

Cold Skin, que está a poco más de 1 semana de estrenarse, es un hervidero de conceptos prometedores. A través de la construcción de un mundo con imágenes góticas, colores fríos y tomas radicales, Gens nos lleva a una historia reflexiva que puede responder a la pregunta por la conexión.

 

 

La historia cuenta que en una isla perdida en medio del océano dos hombres se defienden, noche tras noche, resguardados en un faro, del asedio de unas extrañas criaturas marinas. Sometidos a la extrema tensión, sin entender las razones del ataque, tendrán que replantearse cómo enfrentarse a lo desconocido.

Los guionistas, Jesús Olmo y Eron Sheean, toman como referencia la novela catalana La pell freda (2002) del escritor español Albert Sánchez Piñol, para crear una tensión física y conceptual que proviene de una vida de soledad erosionada. Acción visceral, ciencia ficción metódica y drama psicológico caracterizan a la cinta que se estrena el 2 de agosto en México en todas las salas Cinépolis.

Cold Skin expone el desorden psicológico y el miedo de la humanidad a lo desconocido desde la fantasía y la ciencia ficción con imágenes góticas que invitan a pensar que quizá, si los seres humanos son tan capaces de convertirse en monstruos, tal vez los monstruos sean capaces de convertirse en humanos.

¿La historia resuena contigo?



Una película de terror inusual: “Cold Skin” (“La piel fría”)

Esta película hará que un escalofrío te recorra la piel. Y sin duda, no te dejará indiferente.

A quienes gustan de las películas de terror, podría parecerles que Cold Skin (La piel fría) no pertenece a dicho género. Pero realmente lo es, pues nos demuestra que desde la ciencia ficción se puede plantear una narrativa de terror que, si bien no nos hará saltar de la butaca, si puede despertar miedos ocultos en nuestro interior.

Y es que Cold Skin, basada en el libro del mismo nombre del escritor catalán Albert Sánchez Piñol, ofrece la oportunidad de confrontarnos con nosotros mismos, desde la perspectiva de confrontarnos primero con aquello que desconocemos. Y esa es, quizá, la esencia de todo terror.

cold-skin-piel-fria-pelicula-estreno-cinepolis

Hablando en términos cinematográficos, esta película puede considerarse de terror tanto como de ciencia ficción, y nos ofrece nuevas maneras de concebir el cine y sus ilimitados alcances. Además, Cold Skin retoma muchos elementos de la tradición literaria iniciada por H. P. Lovecraft –la cual quizá nunca había sido tan bien adaptada–, que incluye la puesta en escena de una tensa relación entre seres humanos y monstruos anfibios.

Así, tenemos un coctel audiovisual, inusual y estimulante, que fascinará tanto a los amantes del cine –ya que la producción de la película es impecable– como a los amantes de las narrativas de terror y de ciencia ficción; un filme que no dejará indiferente al mundo del séptimo arte ni a todos los que gustan del cine que está siempre en constante transformación.

Pronto podrás comprobar si Cold Skin hace que un escalofrío te recorra la piel o si, por el contrario, te dejará indiferente, lo cual creemos improbable. No te pierdas el estreno de esta película en todas las salas Cinépolis este 2 de agosto.