Close

“Cold Skin”, una isla de monstruos y una batalla con el yo interno

5.4KSHARES
Esta película nos ofrece una oportunidad única para enfrentarnos con nosotros mismos a través de la otredad.

Los seres humanos nos buscamos en otros: queremos ver nuestro reflejo en lo diferente. A veces, en algo tan diferente como puede serlo una criatura fantástica, quizá de rasgos humanoides, pero cuya esencia es casi diametralmente opuesta a la nuestra.

Acaso sea la manera más paradójica de intentar comprender la condición humana: a través de aquello que nos horroriza. Pero es que un elemento presente en la arquitectura humana son los miedos, arraigados profundamente en nuestras almas y que necesitan de la experiencia del terror para salir a flote.

cold-skin-piel-fria-cine-ciencia-ficcion

Es quizá por tal razón que nos gusta embarcarnos en odiseas de terror; y más todavía, de terror fantástico, como el que ofrece la historia de Cold Skin (La piel fría), la película del director francés Xavier Gens que se estrenará este 15 de junio en todas las salas Cinépolis.

Podríamos hablar de la narrativa de esta película, basada en el libro del mismo nombre del escritor catalán Albert Sánchez Piñol, y que sigue el viaje de un hombre al Atlántico sur donde, por azar (o quizá conducido por un magnetismo inconsciente), se encontrará con todo tipo de monstruosos anfibios que traerán a flote sus más oscuros temores. Pero vale la pena pensar que somos nosotros, como espectadores, los que realizamos también un viaje introspectivo con una historia como la que nos presenta Cold Skin.

Interactuar con personajes e instantes tan profundos como los que esta película nos ofrece es una oportunidad de sondear nuestros propios miedos: de conocer los terrores que habitan en todos nosotros. Pero sobre todo, es aprender que la batalla con el yo interno se libra adentro, pero también –y esencialmente– afuera: viéndonos reflejados en la otredad, aunque sea una otredad humanoide, más anfibia que humana.

Mientras que el escenario de esta película, una isla aparentemente despoblada, es la metáfora ideal donde podemos situarnos. Representa quizá la génesis del terror que albergamos, y de ese miedo a lo desconocido al que nos sentimos tan atraídos.

cold-skin-piel-fria-cine-ciencia-ficcion

Pero la pregunta sería: ¿en dónde está esa isla de monstruos, alejada de toda ruta marítima o terráquea y sin pájaros en el cielo? Y, si la encontrásemos, ¿libraríamos en ese gélido territorio una batalla con nuestro yo interno? ¿Nos atreveríamos a enfrentar lo desconocido? ¿O nos esconderíamos en un faro por tiempo indefinido?

Si nuestros antepasados se hubieran atrevido a enfrentar un escenario como el que nos presenta Cold Skin –y que sin duda está inspirado en la historia de los primeros arribos europeos a América– es probable que nuestra realidad fuese muy distinta: quizá seríamos colectivamente más empáticos y estaríamos emocionalmente más evolucionados. Sin duda, nos habríamos ahorrado muchas guerras y sufrimiento.

Por eso es importante que nosotros nos planteemos la necesidad de enfrentar nuestros miedos, lo que implica tender puentes de comunicación con lo diferente y no aislarnos en el silencio de la nada. Y qué mejor que hacerlo a través de una herramienta tan poderosa como el cine y las historias de ciencia ficción, como la que nos ofrece Cold Skin: una película que te recomendamos no dejar de mirar si quieres desatar una batalla en tu interior y cambiar la conciencia contemporánea desde ahí.

Ver Más
Close