“Cli-fi”: el nuevo género literario de ficción sobre el cambio climático

Mezcla de ciencia, terror y utopía, la ficción sobre el cambio climático es un nicho de mercado editorial y una apuesta sobre el inminente futuro.

La literatura se alimenta de la realidad para dar vida a los futuros y pasados posibles, para traernos un presente renovado. La ciencia ficción, por ejemplo, nos habla de nuestras expectativas y temores con respecto a las posibilidades de la ciencia, de los futuros alternativos o de las posibilidades de la exploración espacial.

Nuestro presente, sin embargo, se encuentra determinado por el calentamiento global, el cambio climático y sus imprevisibles consecuencias en el planeta. Por ello, no resulta extraño pensar que el arte y el mercado editorial volteen a ver los futuros posibles que pueden resultar de los cambios en la temperatura del planeta, desde la perspectiva de la imaginación.

Una nueva colección de relatos que reúne la obra de escritores y escritoras actuales, en la búsqueda de historias sobre las consecuencias del cambio climático, está a punto de ver la luz: Warmer (que podría traducirse como Más cálido, probablemente refiriéndose a la temperatura del planeta).

Publicada por Amazon Original Stories, la colección Warmer busca “ofrecer una colisión de miedo, esperanza e imaginación”, e incluye autores como Jane Smiley, Lauren Grodd y Jess Walter, con quien National Geographic habló acerca de su relato, titulado “The Way the World Ends” (“La forma en que el mundo termina”).

jess walter beautiful ruins cli-fi
Jess Walter con un ejemplar de su libro, “Beautiful Ruins”

 

Walter afirma que en la ficción climática, “parece que todos somos el villano. Es por eso que el cambio climático es tan difícil de comprender para mucha gente, porque nuestras vidas están construidas de manera que causan problemas catastróficos”.

 

Y es que, literalmente, cualquier cosa que hagamos tiene una huella ecológica, desde encender el motor de un auto hasta tener un hijo. El cuento de Walter ocurre durante una tormenta atípica en la Universidad Estatal de Misisipi, en el momento en el que los personajes se dan cuenta de que las “tormentas atípicas” comienzan a ser la norma y no la excepción.

 

Más real que la ficción

A diferencia de la ciencia ficción, que tiende a la distopía (esos pequeños cambios que pudieron modificar la historia conocida, como si Hitler hubiera ganado la segunda guerra mundial en El hombre en el castillo, de Philip K. Dick), la ficción climática lidia con otra serie de convenciones y supuestos: no existen los villanos, puesto que las fuerzas de la naturaleza, por destructivas y poderosas que parezcan, son ciegas frente a las necesidades humanas. Sin embargo, hemos sido nosotros, los humanos quienes las pusimos en nuestra contra. Suena un poco a romanticismo, pero para Walter, tiene que ver más con la política:

“Hay algo muy abrumador sobre el estado en el que estamos. Mira lo que podría pasar con cada grado de calentamiento. Al dejar el Acuerdo de París y con el gobierno federal intentando hacer fracking y extraer carbón de los bosques nacionales, etc., se siente como si estuviéramos apresurando el final”.

Para Walter, el reto de este tipo de ficción reside en que los escritores hablen de todo esto “sin parecer regañones o didácticos; porque la ficción muere cuando se vuelve regaño. El absurdo de todo esto, el humor de condenados a muerte, hacia allá va mi mente”.

Esperemos que el mundo nos dure lo suficiente como para ver la ficción climática como una ficción, no como una profecía autocumplida.



Los efectos y beneficios para tu cuerpo y mente de tener plantas en el hogar

Tener plantas en espacios interiores no solo embellece los espacios, también beneficia tu salud física y mental.

Lo sabemos, no solo se trata de decorar nuestro espacio. Tener plantas en tu hogar o en tu oficina, aporta algo más que la belleza implícita en ellas. Hay algo de frescura y acompañamiento, de calma y vitalidad, que las plantas proveen a nuestro espacio físico –y que se traduce en cómo nos sentimos–.

Los beneficios mentales de estar en contacto con plantas en interiores, ya han sido documentados. Por ejemplo, sabemos que aumentan satisfacción y mejoran el ánimo. Pero también ya hemos confirmado, gracias al estudio publicado en 2015 por el Journal of Physiological Anthropology, que las plantas impactan positivamente en nuestro sistema cardiovascular y sistema nervioso. Es decir, las plantas en interiores  traen beneficios específicos para tu salud.  

Nuestros resultados sugieren que la interacción activa con plantas de interior puede reducir el estrés físico y psicológico. Esto ocurre a través de la supresión de actividad en el sistema nervioso simpático y la presión arterial diastólica, además de promover sentimientos confortables y de alivio.

Rodearte de plantas cotidianamente, en tu casa o tu lugar de trabajo, es especialmente importante si consideramos que tal vez pases buena parte de tu existencia en interiores. El mismo estudio calcula que el estilo de vida promedio entre la población urbana incluye pasar un 85% de tu vida al interior.  

plantas-interiores-fotos-casa

Obviamente esta información nos remite a la noción fundamental de que la naturaleza es, literalmente, medicina para los seres humanos. Y si como sociedad decidimos, tristemente, distanciarnos de la naturaleza, ahora debemos procurar un reacercamiento con ella, para lo cual, entre otras cosas, traerla a nuestros espacios cotidianos sin duda ayuda.  

 



Tu bloqueador solar está destruyendo los arrecifes del mundo

Es simple: si tu bloqueador solar está en tu piel y te metes al mar, terminará en el coral (y lo va a envenenar).

Es un buen reto. Cómo protegernos de la agresividad del sol (intensificada gracias a debilitamiento de la capa de ozono por actividad humana), y al mismo tiempo no alimentar esta inercia de destrucción del medioambiente. Lo anterior viene el caso, pues hoy está plenamente probado que el bloqueador solar afecta severamente a los arrecifes de coral. 

Cada año se vierten alrededor de 14,000 toneladas de bloqueador solar en los mares del mundo. Cabe señalar que no todo es por contacto directo con el mar, también un porcentaje viene en desagües de hoteles y hogares que desembocan en el mar.

Algunos de los ingredientes químicos presentes en cremas solares han demostrado ser particularmente tóxicos para los arrecifes. Los corales han reportado decoloración, imposibilidad de reproducción y otros síntomas, tras la exposición constante a estas sustancias. Esto, junto con el calentamiento global y los desarrollos costeros, han provocado que, por ejemplo y según National Geographic, en tan solo 50 años se haya perdido el 80% de los corales que habían en el Mar Caribe.

arrecife-coral-crema-solar

¿Cuáles son las sustancias más dañinas para los corales que puede tener tu bloqueador solar?    

Podrías por empezar revisando si tu crema solar incluye alguno de estos ingredientes (y en caso de que sí, evitarla):

1. Oxybenzone
2. Octinoxate
3. Octocrylene
4. Octisalate 
5. Enzacamene
6. PABA
7. Homosalate
8. Avobenzone

¿Hay marcas de bloqueador o crema solar que sean amigables con los corales y la naturaleza?

Si, por suerte en años recientes se han creado cremas solares que aparentemente no dañan los corales y demás vía marina, pero que te protegen con efectividad contra los efectos nocivos de los rayos del sol. Por ejemplo, investigando un poco, encontramos a All Good, y su bloqueador solar reef friendly, o la marca Safe Sea, en Europa.   

Además de hacer un esfuerzo por encontrar una crema solar que no destruya los arrecifes de coral, también sugerimos evitar el uso de este productos cuando no sea indispensable, y tal vez sustituirlo por camisas de manga larga, sombreros y otras formas de protegerte del sol sin recurrir al bloqueador.