En el 2011 nació en Filipinas el habitante número 7 mil millones, en un mundo donde más del 50% de la población –es decir, más de 3 mil millones– vive en la ciudad.

Esta densidad poblacional y creciente urbanización es apabullante, y al parecer lo será todavía más: se calcula que para el 2050 habrá más de 9,500 millones de personas, la mayoría de las cuales vivirán en ciudades.

ciudades-mas-grandes-pobladas-mundo

 

¿Cuáles son, ahora mismo, las ciudades más grandes y pobladas?

Con datos actualizados sobre la densidad poblacional, el usuario de Reddit Dadapp94 muestra gráficamente las áreas urbanas más grandes a escala, del 1 al 50 y catalogadas según el continente donde se encuentran:

ciudades-mas-grandes-pobladas-densidad-poblacional-urbes-mundo

Lo interesante es que para esta cartografía de la masividad urbana se tomó en cuenta no sólo lo que tradicionalmente era delimitado como “ciudad”, sino las extensiones de las ciudades tradicionales que se han dado en llamar “áreas urbanas”.

Es el caso de México, ciudad que se constituye no sólo por la Ciudad de México, sino por la denominada Zona Metropolitana del Valle de México, la cual abarca otras entidades periféricas, como el Estado de México.

ciudades-mas-grandes-pobladas-densidad-poblacional-urbes-mundo

Así, esta área urbana en México alcanza la impresionante cifra de 22 millones de habitantes en un territorio de 7954 kilómetros cuadrados.

Por su parte, y si se toman en cuenta sus cuatro prefecturas, Tokio es la ciudad más poblada, con más de 34 millones de personas viviendo sobre un territorio de 8,304.87 de kilómetros cuadrados.

Esta visualización de la masificación y el futuro aún más denso que le aguarda a las ciudades –y a sus habitantes– abre la puerta a cientos de reflexiones que giran en torno a una cuestión vital: ¿cómo hacer sustentables a estas ciudades?

ciudades-mas-grandes-pobladas-densidad-poblacional-urbes-mundo

Un imperativo de nuestra generación –y las que están por heredar este mundo urbanizado– es lograr hacer de las ciudades hábitats tan resilientes como todos los ecosistemas de la naturaleza.

La cuestión no está solamente en que haya un control demográfico, sino en que todos tomemos acciones ecológicas, directas y a todos los niveles –individual, barrial, laboral, político–, orientadas a planear las ciudades a partir de enfoques sustentables, y siempre bajo una filosofía del buen vivir urbano para estar en equilibrio con la naturaleza.