Para construir las ciudades del futuro debemos dejar atrás los automóviles

La dependencia a los automóviles privados es un obstáculo que debe ser superado mediante tecnologías no contaminantes y cambios en la urbanización.

En el corazón de Silicon Valley, en California, se encuentra El Camino Real, una de las avenidas comerciales más antiguas del oeste de Estados Unidos. Pero en los 75 kilómetros de El Camino Real hay muy poco espacio destinado al desarrollo residencial, situación que contrasta con la crisis de bienes raíces por la que atraviesa Silicon Valley. La mayoría de los terrenos están ocupados por edificios comerciales de uno o dos pisos, y cientos de personas tienen que desplazarse diariamente a trabajar en oficinas como las de Google, creando tráfico y contaminación.

El arquitecto y diseñador urbano Peter Calthorpe propone un ejercicio de imaginación: El Camino podría estar rodeado de edificios residenciales de tres a cinco pisos cada uno, con locales comerciales al nivel de la calle. Con esto podrían construirse 250,000 nuevos hogares en El Camino, lo cual ofrecería una solución a la escasez de viviendas en Silicon Valley, lo que mejoraría el aspecto del lugar y además reduciría las emisiones de carbono y el consumo de agua.

 

Ciudades con transporte autónomo, no privado

De acuerdo con la visión de Calthorpe, las ciudades del futuro no segregarán el trabajo del hogar y las áreas comerciales, y las personas no dependerán de los automóviles para moverse entre un espacio y otro. Tampoco habrá segregación de edad, poder adquisitivo y raza, como sucede en las expansiones urbanas actuales, especialmente en Estados Unidos.

El problema que se debe atacar es, de acuerdo con Calthorpe, la desconexión del entorno:

El problema del diseño urbano es que está destinado a los automóviles. (…) Es como si no existiera una opción, como si la única forma de moverse en una ciudad fueran los automóviles. Y, he aquí, la gente está usando demasiado sus autos: demasiado para el ambiente, para sus bolsillos, para la circulación, para el tiempo de las personas. Desde cualquier perspectiva, el uso excesivo del automóvil es algo negativo. No caminar es una receta para la obesidad. La calidad del aire influye en las enfermedades respiratorias.

En este El Camino imaginado, la gente volvería a recorrer las calles a pie, los niños caminarían a la escuela y los adultos al trabajo y a las tiendas. O podrían abordar un transporte público que recorrería toda la avenida de un extremo al otro. Este transporte público consistiría en una serie de vagones automatizados, sin chofer; una aplicación agruparía a los pasajeros según su destino, con el fin de minimizar el número de veces que cada vagón deberá detenerse.

Sin embargo, Calthorpe tampoco cree que los vehículos no tripulados resuelvan los problemas de transporte. Al contrario: los vehículos autónomos privados podrían agravar los problemas de contaminación y congestión vehicular. Por ello propone la alternativa de socializar el transporte e invertir menos espacio urbano en estacionamientos, como parte del New Urbanism.

Mucha de la tecnología capaz de hacer posibles estas innovaciones está siendo desarrollada precisamente en Silicon Valley, así que no sorprendería que sus beneficios (y posibles efectos inesperados) aparecieran primero en dicha franja.

 

* Imagen principal: The NYT



Una pareja reforestó todo un bosque como proyecto de vida (este fue el resultado) 🌲

Y ahora es refugio para cientos de animales en peligro de extinción.

La vida en pareja es indisociable de los proyectos a mediano y largo plazo. Toda relación requiere de que se forme un proyecto de vida en común que dé sentido a la existencia compartida.

Pero existen muy pocos casos donde un compromiso de amor muto se vea nutrido por una labor tan noble como la realizada por Léila y Sebastião Salgado, una pareja que en 20 años reforestó un bosque tropical en Minas Gerais, al sureste de Brasil.

Ahí había vivido Sebastião durante su infancia y juventud. En la preparatoria conoció a Léila, y ambos llegaron a vivir en París y en Londres, ya que su país pasaba por tiempos convulsos. Durante ese tiempo Sebastião estudió economía y estuvo a punto de trabajar para el Banco Mundial. Pero intempestivamente decidió que lo suyo era la fotografía, y su trabajo como fotoperiodista lo llevó a África, donde documentó el terrible genocidio de Ruanda.

Cuando por fin la pareja pudo volver a Brasil tras el fin de la dictadura, y desgastado de tanto documentar el sufrimiento humano, Sebastião se encontró con que en su antiguo hogar también había ocurrido un genocidio. Sólo que éste fue perpetrado contra la naturaleza: ya no había bosque en Valle del Río Doce. Quedaba un yermo territorio sin vida animal a la vista.

Pero cuando todo parecía perdido, Léila le propuso a su compañero hacer de la reforestación de Valle del Río Doce su proyecto de vida. Y así fue como dieron inicio, en 1998, a un proyecto que implicó la creación de una organización ambiental, llamada Instituto Terra, la cual ha fomentado, desde entonces, el desarrollo sustentable de esta zona.

Antes y después del bosque en Valle del Río Doce:

pareja-reforesta-bosque-reforestacion-masiva-brasil-conservacion-ambiental

Casi 3 millones de árboles fueron plantados.

Ahora, este santuario es hogar de cientos de especies en peligro de extinción, entre ellas aves, mamíferos, anfibios y reptiles, además de casi 300 árboles distintos. Pero nadie los llevó ahí: ellos simplemente regresaron al bosque que les había sido arrebatado debido a la deforestación masiva y otras intromisiones humanas.

La labor de esta pareja se ha extendido más allá de los confines de Valle del Río Doce y Minas Gerais, y ha permeado hasta otros estados de Brasil que comparten este gran territorio natural que es el bosque atlántico, y que se extiende hasta Paraguay y Argentina. Además, desde el año 2002 cuentan con una escuela medioambiental, y hasta diciembre de 2012 se desarrollaron más de 700 proyectos de desarrollo sustentable, conservación y restauración.

En el siguiente corto documental puedes ver más de este proyecto, que sin duda es un hermoso ejemplo de cómo dar sentido a la existencia compartida. Si quieres saber más de la labor fotográfica de Sebastião Salgado –y en caso de que no lo hayas visto–, puedes ver el maravilloso documental La Sal de la Tierra, hecho por su hijo, Juliano Ribeiro Salgado.

 

*Imágenes: 1) Luiz Maximiano; 2) Instituto Terra



4 estrategias económicas para un urbanismo saludable

Especialistas en desarrollo urbano comparten 4 valiosas lecciones para un óptimo urbanismo.

En 1949, el 8 de noviembre fue declarado por la ONU como el Día Mundial del Urbanismo. A partir de esta fecha múltiples universidades del mundo crearon licenciaturas y posgrados enfocados al estudio sobre el mejoramiento de las ciudades. Actualmente más de la mitad de la población mundial vive en centros urbanos, y se calcula que en el 2030 al menos 6,000 millones de personas vivirán en urbes.

De acuerdo a la estadística anterior, sobra decir que el desarrollo de las ciudades es crucial para el futuro de la humanidad. Además de los aspectos básicos del urbanismo, tales como la arquitectura y la planeación territorial, la economía resulta elemental para garantizar una calidad de vida deseable. 

En una participación que tuvieron en el Skoll World Forum, los especialistas en urbanismo Jonathan K. Law y Shaina Doar, compartieron las grandes lecciones que toda ciudad debiese considerar en la búsqueda de un funcionamiento integral y equilibrado. 

Las ciudades serán el centro de atención de los problemas sociales, pues la mayoría estarán ubicados en estos lugares. El futuro urbano dependerá de múltiples factores pero sin duda el económico es el que asegurará un lugar dentro de las oportunidades de proyectos de vida. 

Sus recomendaciones son las siguientes:

  1. Identificar las vocaciones económicas de cada ciudad: con el tiempo cambian las tendencias productivas de las urbes. Es necesario ubicarlas y potencializarlas mediante la cooperación de todos los sectores: público, emprendedores sociales y privado.

  1. Conectar al capital humano con los empleadores: Es necesaria la implementación de estrategias para que los empleadores localicen y aprovechen a las mejores mentes de acuerdo con sus necesidades productivas.

  1. Atraer inversión y talento: Es importante elaborar un plan de largo plazo para atraer inversiones y talentos. Una especie de rejuvenecimiento de las ciudades.

  1. Crear la infraestructura correcta: los distintos sectores de la ciudad deberán unirse para generar la infraestructura de acuerdo a sus respectivas necesidades: sector público, privado y social.