El reto arquitectónico actual es convertir a las ciudades en templos de la naturaleza. El equipo de Stefano Boeri Architetti se ha dedicado a desarrollar asentamientos urbanos ecológicos y su próximo proyecto es la ciudad forestal de Liuzhou en China.

Primero fue el Bosque Vertical de Milán en 2015, una verdadera joya del hábitat urbano. Ahora será la ciudad forestal de Liuzhou, un área de 175 hectáreas ubicadas en la provincia de Guangxi. Esta zona montañosa será el escenario del modelo arquitectónico diseñado para el futuro del planeta.

ciudad-forestal-china-bosque-lizhou
Stefano Boeri

El objetivo de Boeri es crear espacios urbanos que sean capaces de enfrentar la emergencia climática. Los edificios están rodeados de árboles, plantas y arbustos de todo tipo. En total, la ciudad forestal estará compuesta por más de 40,000 árboles y 1 millón de plantas de más de 100 especies distintas.

También en Ecoosfera: Los techos verdes reducen la temperatura de los edificios

La capacidad de estas ciudades forestales es de más de 30,000 habitantes. Los servicios no serán un problema ya que contarán con todo lo necesario (escuelas, hospitales, oficinas, etc.), con la diferencia de que estarán rodeadas de naturaleza y construidas de manera sostenible. 

ciudad-forestal-china-bosque-lizhou
Stefano Boeri

La ciudad forestal de Liuzhou estará lista en 2020 y será la primera zona urbana de impacto cero, es decir, un asentamiento totalmente autosuficiente. La producción de energía constará de paneles solares. Además, la ciudad forestal está diseñada para absorber 57 toneladas de dióxido de carbono y producir 900 toneladas de oxígeno.

Esta es una apuesta de construcción que toma en cuenta la crisis climática como eje. Estos desarrollos urbanos con elementos ambientales están pensados para mejorar las condiciones de vida en el futuro cercano. Asimismo, plantean el inicio de desarrollos verdes que buscan disminuir la contaminación. 

ciudad-forestal-china-bosque-lizhou
Stefano Boeri

Boeri propone con su equipo proteger la biodiversidad a través de una silvicultura urbana. Esto significa que los aspectos principales de la ciudad forestal son: evitar el cemento, proteger los bosques, bloquear una posible expansión de la ciudad, reducir la contaminación y hacer de la naturaleza el componente esencial.

Crear ciudades forestales es comenzar una lucha contra un sistema de asentamiento que acaba con la vida a su alrededor. La propuesta es alimentar el entorno con edificios sostenibles y transformar países con nuevas áreas suburbanas verdes.

 

Sigue leyendo: Reforestar masivamente el planeta podría ser la clave ante la crisis climática