Medio ambiente
Sci-innovación
Cosmos
Natura
Beneficios D
Orbe cultural
Ecotech
Noticias
Hazlo fácil

CINE

La ciencia de ‘No Mires Arriba’, ¿puede ser cierta? (lo investigamos)

Por: Ecoo sfera4 de enero de 2022

El argumento catastrófico se ha repetido en la ciencia ficción una y otra vez. Desde obras literarias hasta producciones cinematográficas han explorado la idea de que algún día el planeta se enfrente con un desastre que culmine con la destrucción de la humanidad. Y aunque las historias suelen brillar por sí mismas, la verdadera joya yace en la reacción del público que decide colocarse ante las narrativas de distintas formas. Adam McKay ha desatado una sátira de aire catastrófico entre los cinéfilos con su nueva película Don’t Look Up (No Mires Arriba), pues muchos se preguntan qué tan real puede ser, la ciencia nos brinda una explicación para entenderlo mejor.

La estudiante de doctorado en Astronomía, Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence) descubre un cometa que se precipita hacia la Tierra. Ella y el profesor Randall Mindy (Leonardo DiCaprio) intentan poner al mundo sobre aviso para evitar que se agoten los seis meses en que estiman que ocurrirá la colisión. Sin embargo, la presidenta Orlean (Meryl Streep) y su gabinete no los toman en serio, por lo que deciden lanzar la historia en los medios de comunicación. Con la presión mediática encima, finalmente la presidente de los Estados Unidos decide tomar cartas en el asunto. Pero sus esfuerzos de desviar el cometa se ven frustrados por el magnate tecnológico Peter Isherwell, quien decide que el cometa contiene recursos sumamente valiosos.

Imagen: Don’t Look Up

La explicación científica de No Mires Arriba

Si bien parece una historia más de sátira que de ciencia pura como otras de la talla de Interstellar, No Mires Arriba en realidad tienen bases científicas bastante sólidas. Adam McKay no emprendió tal viaje narrativo desprotegido del cobijo científico, así que lo que se puede observar en la película podría suceder en la vida real. Para asegurarse de ello, McKay trabajó muy de la mano con la Dra. Amy Mainzer, una ex investigadora senior en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, quien ahora enseña ciencias planetarias en la Universidad de Arizona.

Como era de esperarse, la consultora científica principal de la película es especialista en cometas y asteroides conocidos como NEO (Objetos Cercanos a la Tierra). La NASA designó de esta manera a todos los cuerpos celestes con el potencial de acercarse peligrosamente a la Tierra. Y de hecho el Laboratorio de Propulsión a Chorro tiene su propia división que se encarga de monitorear los cielos para emitir alertas en caso de que algún NEO se acerque demasiado a nosotros.

En una entrevista, Mainzer dio una explicación sobre las posibilidades de colisión de los objetos cercanos a la Tierra y cómo su investigación influyó en No Mires Arriba. Con este preámbulo confirmó que mucho de lo que puede observarse en la película, puede suceder en la vida real. La astrónoma no sólo ayudó en la narrativa de la producción cinematográfica, sino que se empapó en toda la creación desde el diseño del vestuario hasta las premisas científicas.

Seis meses son suficientes para un evento catastrófico

Una de las cuestiones que más hizo ruido en el público, fue el lapso de tiempo desde que el cometa fuera descubierto por Kate Dibiasky, hasta que finalmente se impactara con la Tierra. Se ha puesto en duda que un cuerpo que proviene del espacio profundo colisione con nuestro planeta en un periodo de tiempo relativamente corto. Sin embargo, la misma Mainzer brindó una explicación del porqué esta premisa de No Mires Arriba es de hecho, muy precisa.

En una entrevista dejo claras las razones por las cuáles eligió a un cometa de periodo largo para hacer de protagonista en No Mires Arriba. Dijo que un cometa con tales características tiene el tamaño y la velocidad suficientes para golpear la Tierra de forma realista. En sus propias palabras “a veces puede haber una brecha muy corta desde que encontramos una de estas cosas hasta que se acercan más al Sol, porque se mueven tan rápido [...]. Encontramos el objeto a finales de marzo y por a principios de julio, ya se estaba acercando al Sol. Por lo tanto, en este caso, seis meses desde el descubrimiento hasta el acercamiento o impacto cercano es bastante realista para esta clase de objeto”.

Es por esto que el NEO seleccionado para el film haya sido un cometa y no un asteroide. La explicación es muy sencilla, los cometas tienen órbitas alargadas lo que significa que se mueven a velocidades más grandes que los asteroides. Además suelen ser de mayor tamaño, por lo que un cometa era la mejor opción para introducirlo en la narrativa de la película.

El cometa está basado en uno real

Para la creación del NEO que termina por destruir la Tierra en el film, Mainzer tomó como inspiración uno real; el cometa NEOWISE que se descubrió en marzo de 2020. Exactamente el 27 de marzo de aquel año, el Near-Earth Object Wide-field Infrared Survey Explorer NEOWISE (de ahí su nombre) de la NASA, detectó un gran cometa. Se le nombró homónimamente al telescopio y se estimó que medía cerca de 5 kilómetros de diámetro, el mismo tamaño que el cometa de No Mires Arriba.

Imagen: NEOWISE visto desde la Tierra

Afortunadamente para nosotros, el caso del cometa NEOWISE resultó tener un desenlace distinto al de la película. Se acercó al Sol en julio de ese mismo año para luego alejarse, aunque se volverá a acercar a la Tierra en unos 6 mil 800 años.


Recomendados: Enlaces promovidos por Taboola: