Como si el 2020 no hubiera traído suficientes enigmas sociales, biológicos o naturales, estas cigarras se preparan para provocar otro fenómeno increíble de la naturaleza. Tras permanecer 17 años bajo tierra, estos insectos han decidido que 2020 es el año ideal para que millones de ellos salgan a la superficie.

cigarras

Después la pandemia global, la llegada de avispones asesinos y unos cuantos fenómenos derivados del cambio climático, millones de cigarras abandonarán la tierra para volar por los aires. De acuerdo con un comunicado de Virginia Tech, se estima que alrededor de 1.5 millones de cigarras por cada 0.4 hectáreas emerjan de la tierra.

Por suerte, los habitantes del suroeste de Virginia y algunas partes de Carolina del Norte y Virginia Occidental no deberán preocuparse por los insectos, ya que éstos son inofensivos para el ser humano. El único factor que debes tener en la mira es el canto que producen las cigarras

El verano llega con el estridente canto de estos insectos que utilizan el calor como una época ideal para aparearse. Los machos cantan ruidosamente para atraer a la mejor pareja, aunque algunos lo hacen para marcar territorio. Los árboles se llenarán de cigarras inspiradas y llenas de vida que han aguardado 17 años para vivir el momento crucial de su vida. 

 

¿Por qué las cigarras emergen en pleno 2020?

En realidad, aún no se tiene una explicación certera de por qué las cigarras deciden abandonar la tierra cada 13 a 17 años. El 2020 no tiene nada en especial, tan sólo es el año en el que coincidieron un par de acontecimientos capaces de aumentar nuestro nerviosismo e incertidumbre.

Sin embargo, las cigarras no son parte de un mal augurio. Algunas teorías consideran que las cigarras salen cada cierto tiempo para evitar los ciclos de otros depredadores, pero estas sólo son algunas aproximaciones.

cigarras-insectos-canto

Virginia Tech asegura que no hay de qué preocuparse. El ruido de millones de aleteos llamará la atención, pero esta no es ninguna razón para atacar a la población de cigarras que espera ansiosamente la salida de su guarida (algo así como lo que nosotros haremos al pasar la pandemia).

Este es sin duda un fenómeno único en la naturaleza y poco común. Tal vez el aislamiento durante este año nos permita observar de otra forma estos ciclos de apareamiento en los animales y nos ayude a comprender que no somos los únicos que practicamos el encierro por un largo tiempo.

 

Sigue leyendo: Estos son los animales a los que más les tememos los humanos