Bajo el argumento de la medicina regenerativa, científicos crearon 132 embriones quimeras de mezcla de mono y humano en un laboratorio de China. Según el líder de la investigación, Juan Carlos Izpisúa, esta es la primera vez en la historia que se generan híbridos entre células humanas y de macaco.

Izpisúa del Instituto Salk en California junto con su equipo de investigación, han creado lo que se conoce como células quimeras mezcla de humano y mono. Las quimeras son organismos cuyas células provienen de dos o más individuos. En los humanos este proceso puede producirse luego de un trasplante de órgano, donde las células de este último comienzan a crecer en el cuerpo del nuevo dueño. No obstante, los investigadores han llevado la creación de quimeras a un nivel que preocupa a los especialistas en ética.

embrion simio humano quimera
Salk

Izpisúa sigue la línea de investigación quimérica que se produce en los trasplantes de órganos. Argumenta que este tipo de investigaciones ayudan a comprender más sobre el desarrollo temprano, la progresión de enfermedades y el envejecimiento.

“Estos enfoques quiméricos podrían ser realmente muy útiles para hacer avanzar la investigación biomédica no solo en la etapa más temprana de la vida, sino también en la última etapa de la vida”, dijo.

No es la primera vez que el equipo crea quimeras entre humanos y animales 

De hecho, esta no es la primera vez que Izpisúa y su equipo crean quimeras entre humanos y animales. En 2017, el grupo de investigadores crearon la primera quimera entre humano y cerdo. Incorporaron células humanas en tejido de cerdo, no obstante, descubrieron que el entorno no resultó adecuado ya que las células humanas tenían una mala comunicación molecular. Por esta razón, decidieron utilizar una especie más cercana; macacos.

embrión mono y humano
Izpisúa, J.

En la más reciente investigación, el equipo utilizó cajas de Petri para insertar células madre de humano en embriones de macaco. Así, los embriones quimera mezcla de humano y mono se controlaron en el laboratorio durante 19 días, antes de ser destruidos. Izpisúa explica que en esta ocasión las células madre humanas “sobrevivieron y se integraron con una mayor eficiencia relativa que en los experimentos anteriores en tejido porcino”.

El debate ético detrás de las quimeras

El argumento del equipo de investigación se basa en que los resultados del experimento podrían ayudar a entender de mejor manera el desarrollo de enfermedades en humanos y ayudar a prevenirlas. Además, bajo su perspectiva, la creación de embriones quiméricas entre humanos y mono, se realizó bajo medidas estrictas de ética y de la mano de agencias reguladores.

Sin embargo, la comunidad científica se encuentra dividida ante este tipo de experimentaciones. Incluso muchos especulan que experimentaciones de esta clase se llevan a cabo en laboratorios de China, para sortear problemas legales.

embrion simio humano
Belmionte Lab / Salk institute

Bajo la perspectiva de un gran número de miembros de la comunidad científica, crear células híbridas, aunque fuese en etapas tempranas, es jugar a abrir la caja de Pandora de las quimeras entre humanos y animales. Misma que no está a discusión y debería considerarse como un delito.

Lamentablemente la ciencia ficción parece rebasar cada día la realidad y no estamos preparados para este tipo de eventualidades. No existe un consenso a nivel mundial que prohíba y castigue este tipo de acciones. Países como China, se muestran relajados ante experimentaciones de laboratorio de este tipo. Deberíamos estar preparados legalmente para un futuro donde la ciencia cruce los límites entre la búsqueda del bienestar humano y la ruptura de la ética, y así evitar la apertura de la caja de Pandora.

Referencias:
Izpisúa, J. Tan, T. Wu, J. Chenyang, S. Weizhi, J. Chimeric contribution of human extended pluripotent stem cells to monkey. Cell. DOI

Sigue leyendo: La eugenesia y la modificación genética, el dilema ético del futuro